Archivo de etiquetas | "Irán"

African countries processes to follow in 2018

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

African countries processes to follow in 2018

Fecha 28/12/2017 por Raimundo Gregoire Delaunoy

With the arrival of a new year, it is important to analyze some important topics that will fill the African agenda of international and specifically, interafrican, issues during the current year. So, this article will present some countries that should be tracked in 2018 as they will possibly face important changes and strong (and sometimes hard) sociopolitical processes.

Raimundo Gregoire Delaunoy | December 28th, 2017

(Fotografía: Agencias)

Only by looking the electoral calendar of Africa for 2018 it seems that it will be an important year. There will be nine presidential elections and 15 legislative ones, which will be complemented with others like local elections, referendums or municipal processes. Even more, Cameroon, Egypt, Democratic Republic of Congo, Mali, Madagascar, Mauritius, Sierra Leona, South Sudan and Zimbabwe will choose a new President. So, just talking about elections it will be a year full of expectations.

At the same time, there are key events that are developing in Africa and that, obviously, will be part of 2018’s agenda por this continent. For example, the dispute of the Nile, the tasks of the new chief of the MINURSO, the immigration issues in Northern Africa but also in Eastern and Central Africa, the transformation of the African Union, advances in the African integration, the rise of terrorism, the drug traffic routes and the fight against hunger, among others. Different and tough challenges for a continent that has improved in a lot of aspects but that still confronts eternal social conflicts and, surely, a lack of a deeper integration as a whole. As Julius Nyerere declared, the fragmentation of Africa still causes damage to the path that will give Africans better life conditions.

In the following paragraphs, the context of different countries will be analyzed, so that the study of such a huge continent can be realized in a less dense way.

Egypt

Abdelfatah Al Sisi’s announcement of running for the presidential election – which should be held on Mars 26th– confirmed what all Egyptians knew, it is, he will not hold out­ the power and he will continue with his ambitions. And if there was any doubt in relation to his rivals, now everything is clear, as all of the other candidates have ended their presidential dream and al Sisi’s victory is only a matter of time.

It is true that he saved the country from the Muslim Brotherhood -a group that tried to be seen as a moderate islamist political party but that finally tried to establish changes that would have conducted Egyptian society into a more conservative one- but Egypt still faces the problem of discrimination against women, Christian minorities (nearly 10% of the country’s population) and secular sectors of the society.­ Also, the threat of terrorism is very active in the Egyptian territory and specially in the Sinai. The attacks of last months are a demonstration of this and reflect the fragile security context of the country. The situation worsens if the analysis deepens in topics like the economic reality of Egypt, the corruption and the strong-hand leadership of al Sisi, who never hesitates before sending to prison political rivals, islamists, ONGs representatives and anyone who opposes to him.

Even if the lack of civilian liberties has been a problem through decades, there was a hope that after Hosni Mubarak’s fall a new paradigm could be established, specially in freedom to express, religious liberty and, maybe the most important, the end of that deep and strong relation between politics and military in the government or power. Sadly, none of those situations have changed and, even worse, Egypt faces 2018 with lot of problems and big challenges in those issues. Then, it will be a key moment for the future of the country. The reforms are waiting and al Sisi has the opportunity to rectify the path and give, once again, hope to the Egyptians.

Libya

If there is a country that faces a crucial year for its social, political and economic re-order, it is Libya. Since the fall of Muammar al Gaddafi (in 2011), the former stable country has become into a semi-failed state. Two governments and two Parliaments, slavery, immigration crisis, difficulties for the oil production and social discontent. Also, the strong menace of Al Qaida of the Islamic Maghreb (AQIM) and the Islamic State, among other terrorist groups. So, the Libyan scenario doesn’t seem to be very well during 2018. Nevertheless, there are some challenges for the Maghrebian country.

During the last months was revealed the existence of numerous human-trafficking networks and, even worse, the practice of slavery in the Libyan territory. The dramatic issue generated summits, meetings and political compromises in Sub-Saharan Africa, the Maghreb, the European Union and the Organization of the United Nations (ONU), among others. However, this conflict should be solved as possible and, therefore, has to be one of the priorities for the Libyan authorities.

The problem is that in 2018 the expectations turn around two sociopolitical key facts, it is, the reconciliation process that brings with itself a new Constitution for the country and the correct realization of the presidential and legislative elections. Thus, the first step is to work for the re-construction of the state infrastructure, as with this goal being achieved all the further projects should be faced with more strength and order. This is why the oil situation is other of the key topics for Libya in 2018. Since 2017, the numbers of oil production and exportation have been showing a positive trend, so one of the ambitions should be the consolidation of this process. With oil, new Constitution, national reconciliations and a stronger and better state apparatus, the other challenges –as fight against immigration (and slavery), terrorism, separatism and ethnic conflicts (tebou and amazigh claims) should be developed in a better context, it is, one with high levels of chaos and violence but at least with the hope given by a newly created process of rebirth of the Libyan state and society.

South Sudan

The peace talks have failed and the future of the country will be shaped, once again, by violence, poverty and other conflicts associated to the main problem, that is, hunger, displacement and immigration. To avoid this, or at least soften the consequences, the efforts of the international community (and the government, of course) should be directed to the cessation of hostilities. In this scenario, the AU5 (an African Union commission of five countries) will have the great opportunity to recover the path and return the trust to an African solution as external powers like the European Union have not been able to establish as a trustful partner in this process.

The Nile conflict

Recently, Sudan, Egypt and Ethiopia met in the Ethiopian capital, Addis Abeba, to solve the dispute about the Grand Ethiopian Renaissance Dam (GERD), which has been involving these three countries and other ones, as Eritrea, in the conflict. While the image of seeing the governments of the three named states trying to find a final agreement is a positive step, the fact that Sudanese troops were deployed in the Eritrean border makes it impossible to assure that the problem will be ended in a peaceful way. Even more, the “Nile Conflict” involves countries that normally have faced diplomatic and/or military confrontations. That is the case, for example, of the ties between Sudan and Egypt, Ethiopia and Eritrea, Sudan and Eritrea and Ethiopia and Egypt. So, it is clear that a little spark could start a big fire and, therefore, the “Nile Conflict” should be solved as soon as possible.

Cameroon, Democratic Republic of Congo, Mali and Zimbabwe: recovery through presidential elections

For different reasons, this countries have been fighting for establishing a re-order of its social, political and economic situation. In Cameroon, the Anglophone region –which waves the flag of separatism- continues to give strong headaches to the government and riots that still generate disorder and, the worst, deaths. In the Democratic Republic of Congo, the challenge of eradicating the ‘Kabila Clan’ from the control of the country has been a very tough issue. So, the main goal in this giant state should be the organization and development of transparent and democratic elections. In Mali, another African semi-failed state, the division is still a great obstacle in the process of re-order of a country that has been facing conflicts –separatism of the Azawad region, rise of terrorism groups that formerly were not active in the Malian territory, consolidation of the governments power and drug and human trafficking- since 2012. Finally, in Zimbabwe, the end or Robert Mugabe’s era was a very good step but the next challenges seem to be even more difficult and heavy. The construction of a new state –as Mugabe was the only leader in the independent Zimbabwe-, which implies the modernization of the political structure and a huge change in the Zimbabwean social map is just the beginning of a long process.

So, these countries will need to do well in the presidential elections that will be held during 2018. Not only for having a president but, the most important, to return the hope of a better future for their population. Wars, divisions and corruption should be left aside and the African community should be able to help in this process. The same for the United Nations.

The Horn of Africa and the challenge of facing intern and extern sources of conflicts

Al Shabaab’s presence in Somalia is just enough to be worried about this region but if we add the recent political (and social) convulsions in Kenya –due to the still contested presidential election’s results- the outlook gets darker. Unfortunately, the Yemen conflict and the Arab-Iran-Turkey crisis have splitted into the Horn of Africa and, specially, into Somalia, a country that needs the help of states like United Arab Emirates, Saudi Arabia, Qatar and Turkey. About this latter context, the situation seems to be very cloudy, as the net of political supports has been changing in the last months and still is in motion.

Therefore, 2018 should be an opportunity to demonstrate that Somalia and Kenya –but also Ethiopia, which has given some tiny hints of a depressurization of the social and political situation- can reach balanced and strategic diplomacy objectives, in order that the Horn of Africa can avoid more tension in the region and, in consequence, to prevent a high risk of conflict. The decision that will be made in relation to Al Shabaab, ties with external powers, the Nile issue and political reconciliation will be key elements.

The Maghrebian context

Algeria, Morocco and Mauritania can be categorized as countries that have maintained the status quo and, also, the equilibrium in their social and political aspects. Surely, with risks –among others, Bouteflika’s health and Kabilia’s movement in Algeria; the social protests in the Rif and the raise of the life’s cost in Morocco; and the authoritarian rule of Abdelaziz in Mauritania- but with some stability. Different is the situation of Libya (already analyzed) and Tunisia. This latter has confronted economic crisis, political disfunction and protests of Tunisians that year after year lose hope of the country’s recovery.

Nevertheless, there is a silent topic that should be observed with a lot of care during 2018. It is the relation between Morocco and the Polisario and Algeria, which should change as in 2017 two important facts took place. The first, and most important, the official return of Morocco into de African Union. The second, the appointment of the Canadian Colin Stewart  and the German Horst Kohler as the new head of the MINURSO and as the new General Secretary Personal Envoy for Western Sahara, respectively.

With these movements and the permanent hostilities witnessed along 2018, the Sahara conflict should not be forgotten. Even if the risk of a military conflict is nearly nonexistent, the political consequences of this issue could threaten, once again, the political cohesion of the Maghreb and regional blocks of integration, including the African Union.

Countries looking for the democratization of their state and society

For different reasons, Equatorial-Guinea, Central African Republic, Angola, South Africa and Madagascar have the obligation of advancing towards democracy and/or social reconstruction. In Equatorial Guinea, Teodoro Obiang Nguema has been in power for 38 years and is the oldest African governor. In December, he faced another coup attempt and, as all the previous ones, he survived. However, the opposition will not stop their fight, even if the use of military abuses (detentions and repression) is one of the most recurrent strategies of the current government in order to confront the political and social rivals.

Central African Republic is still facing one of the most difficult and long peace processes in Africa, so in 2018 the goal is to achieve more objectives and to continue fostering arrangements, reconciliation and social peace. Concerning, Angola, South Africa and Madagascar, they will have new challenges. In Angola, there is a new (and younger) president, while in South Africa the corruption scandals are a big threat to Zuma’s era. Finally, Marc Ravalomanana, ousted and exiled president of the country, will try to return to power after he suffered a coup d’etat in 2009. He will do that amid political, economic and social crisis, so the scenario does not seem to be very calm in 2018.

Nigeria, the big leader in trouble

Oil? Not really. Sure it will be one of the most important topics, which explains many of economic,political or social processes that take place in Nigeria, but during 2018 the agenda should keep a special place for the territory conflicts. The first of them is one already known and is the current presence of Boko Haram in different regions of the country and, mainly, in the northeast part of the territory. Nevertheless, the main issue will be the territorial disputes between farmers (of Central region of Nigeria) and nomadic herdsmen (coming from the North), a conflict that should worsen due to the difficulties to find the necessary amount of water for agricultural activities and works. The clashes have already erupted and only in 2016 they took the life of nearly 2.500 people, a number that should be analyzed with special attention in a country that has within its margins more than 100 ethnical groups and also faces the threat of separatists from Biafra and terrorists of Boko Haram.

Liberia, with the hope of better times

With George Weah recently sworned as the new President of the country, Liberia starts a new political cycle, in which a former football star will be in charge of changing the country’s image but, the most important, of strengthening the sociopolitical transition that has been taking place in the westerner African state. The challenge will be very big, the same as the hopes and expectations of seeing a well carried transition in this state used, unfortunately, to see riots, political division and lack of democracy.

Final comments

Apart from the conflicts that were described in the previous paragraphs, it should be said that Africa, as a continent, will be facing problematic trends or contexts such terrorism, integration difficulties, fight against corruption, fragile situation of some states, economic growth, gender equality, relations with the European Union and United States of America and the advance of Turkey, China, Qatar, Saudia Arabia, Iran and United Arab Emirates.

These big challenges will be an opportunity for Africa, a continent that should demonstrate to itself and to the world –particularly, to the major powers- that African countries and leaders have the capacity and the will to affront this situations. In this context, the reform of the African Union, specially those about the origin of the funds, should have an important place and weight in the African agenda of 2018.

Comentarios (0)

kambiz-jalali

Etiquetas: , , , , , , , ,

Entrevista a Kambiz Jalali, embajador de Irán en Chile

Fecha 24/02/2010 por Raimundo Gregoire Delaunoy

“Los iraníes vivimos con la naturaleza y ella es parte de nuestra vida”

Iran Daily Brief

Iran Daily Brief

Tras las rejas de seguridad aparece una bonita y amplia casa, aunque bastante sencilla y con una agradable sensación de tranquilidad.  Árboles, el canto de los pájaros y así, repentinamente, se abre la puerta de la residencia oficial del Sr. Kambiz Jalali, embajador de la República de Irán en Santiago, Chile.

Una agradable mujer avisa que el máximo representante de la misión iraní en tierra chilena pronto llegará.  Es así que, apenas unos minutos más tarde, aparece la figura de este hombre.  Su pausado andar, su profunda mirada y la tranquilidad de su hablar ya entregan bastante acerca de su personalidad. 

Muy educado, bastante agradable y siempre bajo un signo de reflexión.  Da la impresión que mientras se le hacen preguntas, va analizando a la persona que tiene al frente.  Es que así es él, una persona magnética y enigmática. Culturalmente, algo distante, pero muy cercano en su trato.  Tal cual lo es su país, la República de Irán.

Raimundo Gregoire Delaunoy | 24 de febrero, 2010
Entrevista realizada en la Embajada de Irán
Santiago, Chile

¿Qué representa para usted, en su concepto,  la República Islámica de Irán?

Está ubicada en Medio Oriente y tiene un territorio de 1.648.000 kilómetros cuadrados.  Tiene cerca de 70 millones y para mí es tan antiguo como la historia y tan fresco como la mañana.

Quisiera que me contara qué siente la población iraní respecto a Persia y la historia de Irán.

Estamos orgullosos de nuestra historia, que tiene cerca de 15.000 años de antigüedad.  Fue el primer imperio del mundo y el más grande en la historia del ser humano.  En casi 1.400 años Irán cambió y pasó a ser un país islámico, pero también tiene una historia previa de 1.600 años como un pueblo zoroastrista y monoteísta.  Estamos orgullosos de nuestra historia, pero también de lo que es ahora, es decir, una república islámica.

Ya que hablaba del Zoroastrismo, quisiera que me contara sobre la situación actual de esta religión en Irán.

El zoroastrismo tiene 3.750 años de antigüedad en Irán.  Zoroastro fue el primer profeta monoteísta y todo empezó en el norte de Irán, específicamente, en Azerbaiyán.  Ahora, los zoroastrianos viven en Irán y son parte de nuestra sociedad, aunque también se les puede ver en una parte de Azerbaiyán.

Hablando de religión, en Irán existen minorías religiosas y, en este sentido, me gustaría saber cómo conviven entre sí y respecto a la mayoría musulmana.

Todos tienen los mismos derechos, sin discriminación.  Los judíos, cristianos y zoroastrianos tienen representación en el parlamento.  Vivimos con los judíos desde hace casi 2.700 años, con una gran convivencia.  Con los cristianos y zoroastrianos ocurre lo mismo.  Viven felices y en paz, entre ellos, y también con el resto de la población musulmana.

La vida en Irán, una mirada general

En ciertas partes del mundo, la población parece estar alejada de la realidad de otros países o continentes.  Es así que muchas veces aparecen las preguntas acerca de cómo es vivir en regiones bastante lejanas y, en teoría, diferentes.

Justamente, esto es algo que ocurre con la República Islámica de Irán, que para muchos se trata de un país atractivo, aunque desconocido.  Es por esto que aparecen distintas versiones respecto a cómo es la sociedad iraní y, en este sentido, qué mejor que conocer la visión del Sr. Jalali.

Muchas veces la gente ve a Irán como un país diferente y lejano culturalmente.  ¿Qué le diría a esas personas?

En mi visión, creo que parte de la cultura del ser humano es la misma.  Creo que todos pensamos lo mismo.  Queremos justicia e igualdad y estamos en contra de todo tipo de discriminación.

Quisiera que me hablara sobre las razones que permiten explicar una teocracia como la existente en Irán.

Siempre ha sido un país religioso.  Tiene una historia religiosa y siempre monoteísta.  Empezó con Zoroastro, por casi 1.600 años, para luego cambiar, durante 1.400 años, a un mundo islámico.  Es por esto que la religión no es algo nuevo en Irán.  Llevamos 1.400 años como un pueblo islámico y los iraníes han aceptado esta religión, pues la gente percibe al Islam como algo justo, equilibrado, pacífico e incluyente para todas las personas.  En la visión islámica, todos somos iguales y nadie tiene preferencia sobre otros. 

Respecto a las minorías étnicas, como los árabes, azeríes, baluches y otros, ¿cómo esa la convivencia?

Todos son iraníes.  Baluches, kurdos, turcos y todos son iraníes, sólo que su dialecto es diferente.  Pero todos son parte de Irán, aunque cada región del país tiene sus raíces.  Hace miles de años que vivimos juntos, todos somos iraníes y la única diferencia es el dialecto.

¿Cómo es la vida en Irán fuera de las grandes ciudades?

Hay muchos nómades, que se mueven con su ganado.  También hay pueblos que viven en partes rurales.  Sin embargo, respecto a necesidades como agua, sanidad y médicos, tienen acceso a todo lo que necesiten.  En cuanto a los nómades, cuando ellos se mueven, también los acompañan escuelas, es decir, los profesores se van con ellos.  Ahora, ciertamente la vida rural es muy diferente a lo que se ve en las grandes ciudades.  Todo es más sencillo y con un ambiente más sano.  Tienen aire limpio, no hay polución y no hay mucho tráfico.  Es la ventaja que tienen las zonas rurales.

¿En qué parte del país se encuentran los nómades?, ¿qué origen étnico tienen?

Hay bajtiaris, kashgíes, baluches y kurdos.  Cada uno de estos grupos tiene su idioma, sus ceremonias, bailes, ritos y trajes típicos.  

Hablando de la cultura iraní, los persas desarrollaron importantes estudios de astronomía y por eso quisiera saber cuál es la situación actual de la astronomía en Irán y cómo lo hacen para compatibilizar el estudio de los astros con la religión.

Es interesante y me recuerda el cuento de los reyes magos.  Lo de la astronomía en Irán no es algo nuevo y está involucrado en la historia de Irán.  Casi todos los iraníes de los últimos 2.500 años tienen una relación entre las estrellas y la vida personal.  Creemos que Dios ha creado el cielo y el universo, de manera que cada estrella es símbolo de alguna persona.  El universo es inmenso y está encima de nosotros.  Es un símbolo del poder de Dios y por eso la astronomía tiene una larga historia en Persia y ahora en Irán.  En general, los astros tienen gran importancia en las culturas asiáticas, como China, Japón e India.

En este sentido, ¿cree que el iraní, en general, tiene una buena relación con la naturaleza?

Sí, los lazos son muy estrechos, porque nosotros vivimos con la naturaleza y ella es parte integrante de nuestra vida, especialmente en zonas rurales y en las ciudades más chicas.  Además, Irán tiene distintos climas y en cada momento puedes encontrar, al mismo tiempo, lugares con -10°C y otros con 30°C.  En algunas regiones podrás ir al mar y en otras tendrás la opción de esquiar en las montañas.  También, una parte del país está en el desierto y es así que tenemos diversidad climática y geográfica.

Relacionado con lo último, ¿piensa que la variedad climática y geográfica se ve reflejada en los habitantes de cada una de las diversas regiones?

Desde el punto de vista de la gastronomía hay diferencias.  Por ejemplo, en el norte están más acostumbrados a comer pescados, mariscos y vegetales, mientras que en el centro se come carne roja.  La vestimenta también es diferente.  Piense que el norte de Irán es similar al sur de Chile, asi que hay limones, arroz y hojas de té.  Están más dedicados a la agricultura, mientras que en el sur y el este hay más ganadería.

La cultura, algo esencial en la cultura iraní

La información acerca de la República Islámica de Irán suele ser bastante subjetiva y, en ocasiones, bastante precaria.  Sin embargo, y a pesar de eso, pocos pueden soslayar la importante e histórica influencia cultural de la antigua Persia y del actual Irán.  Es así que su historia ha entregado grandes avances, intensos estudios e imperecederos legados, tal cual sugiere el embajador.

¿Cómo ve la expresión cultural de su país?

Tiene una historia de casi 15.000 años, dividido en tres partes: pre-Islámica, Islámica y actual.  Cada una tiene sus particulares características.

En Irán siempre ha existido un gran impulso a la cultura y el arte en general, ¿de dónde viene esta tendencia?

Irán es un país cultural.  El espíritu literario viene de la poesía y toda la historia del país está llena de grandes poetas del mundo, como Hafiz y Saadi.  La poesía iraní es muy famosa y es una de las primeras del mundo en desarrollarse.  La medicina también ha sido algo muy relevante en la historia iraní y ya hemos hablado del cine anteriormente.  Y ahí también está la filosofía.  Es una historia de 3.000 años y podemos decir que Irán es cuna de cultura.

Me interesa hablar del cine iraní.  En las últimas dos décadas ha tenido un gran desarrollo la industria cinematográfica iraní, aunque siempre con mucha sencillez y, por lo mismo, contrastando con el cine más comercial.  ¿Por qué se produce este fenómeno del cine iraní?

Después de la Revolución Islámica dejamos el cine tipo Hollywood, más comercial, acercándonos hacia un paradigma más filosófico.  Los temas son más sencillos, pero explican la realidad de las vidas de la gente.  El estilo iraní podría ser catalogado como “cine arte” y su influencia es que muestra temas muy sencillos, pero muy comunes para toda la gente del mundo.  Por eso, muchos se sienten identificados en este tipo de cine.  Digamos que las películas iraníes permiten que cada cual pueda sentirlo y verlo. 

Más allá de la parte cultural o artística, también hay muy buena ingeniería, química y otras materias.  ¿Cree que esto demuestra la preocupación en general por los estudios?

Seguro.  Actualmente, casi 45 millones de iraníes son menores de 35 años, pero todos son graduados de la universidad.  En todas las ramas, tenemos un capital humano inmenso.  Por ejemplo, la capacidad universitaria en Irán es cercana a 3.000.000 alumnos por año y el 68% de ellos son mujeres.  Es así que en Irán hay una gran capacidad de tener seres humanos educados.  En todas las ramas, no sólo en lo científico. 

Me gustaría que me explicara, a grandes rasgos, cómo funciona el sistema universitario en Irán.

Hay universidades estatales y privadas, pero también hay estudios online, es decir, a través de Internet.  Los alumnos más destacados ingresan a los establecimientos del estado, que son los mejores y, además, son gratuitos.  Pero para poder entrar a estas universidades, deben dar exámenes de ingreso, los cuales son muy exigentes.  Los estudiantes que tienen éxito en estas pruebas pueden ir a las universidades estatales, mientras que los otros deben ir a las privadas.

¿Cómo definiría a la música iraní?

Primero, se debe decir que tiene una gran historia.  Es un estilo relajante, filosófico y con mucho ánimo.  Siempre ha ganado premios internacionales, por su estilo profundo e influyente. 

Respecto al deporte, uno se pregunta por qué Irán no logra destacar en deportes masivos a nivel mundial.

En relación a los deportes, los practicamos todos, pero ciertamente faltan campeones mundiales en algunas disciplinas como tenis y golf.  En fútbol somos potencia asiática, mientras que el vóleibol y básquetbol están desarrollándose.  Ahora, sí, nos faltan campeones internacionales en estos deportes y usted tiene razón en eso. Por contrapartida, en lucha libre y artes marciales, Irán es muy fuerte, lo mismo que en el levantamiento de pesas.  Recordemos que la lucha libre es deporte nacional en Irán, al igual que la equitación y el polo.  Este último nació en Irán. Por ejemplo, cada musulmán debe aprender arquería, natación y equitación.  Los demás deportes son un asunto de gusto personal. 

Reflexiones finales

Entrar en la dimensión real de la historia de la humanidad es algo que parece imprescindible, aunque, en paralelo, puede ser un tanto difícil.  Sin embargo, no puede olvidarse todo lo que ha ocurrido en los miles de años que tiene este planeta, dentro de lo cual destaca la existencia y desarrollo de notables civilizaciones.

Una de ellas fue el Imperio Persa, que aunque hoy ya no existe como tal, sigue muy presente con otro nombre, es decir, la República Islámica de Irán.  Y, al igual que hace décadas, siglos o milenios atrás, el territorio iraní sigue siendo cuna de estudios y desarrollo.

Por más que se generen construcciones mediáticas de realidad y visiones subjetivas sobre este país, lo mejor será intentar conocerlo en persona.  Entonces, quizás las palabras del Sr. Kambiz Jalali permitan generar mayor precisión respecto a lo que cualquiera podría encontrar en tierras que, contrario a lo que muchos piensan, tienen bastante más que petróleo y gas.

“Su gente es muy hospitalaria y amistosa.  Quienes vayan a Irán disfrutarán por las buenas relaciones que tendrán con la gente de allá.  En la parte turística, hay patrimonio de la humanidad y ahí aparecen grandes monumentos históricos de 3.000 ó 2.500 años.  Hay un buen desarrollo del ecoturismo y así se puede conocer desierto, bosque, montañas, etcétera.  En pocas palabras, Irán es un país que no es posible imaginarlo, pero que tiene muchos encantos”, expresa el embajador, para luego terminar la entrevista y, amablemente, mantener una cordial conversación durante algunos minutos más.

Luego, lo mismo del principio, pero ahora a la inversa.  Volver a ver los árboles, nuevamente escuchar el canto de los pájaros y así cruzar el umbral de la puerta de entrada y salida.  La bandera iraní sigue flameando.  Su historia, también.

 

Raimundo Gregoire Delaunoy
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl
@Ratopado

Comentarios (0)

espana

Etiquetas: , , , , , , ,

Mahmoud Ahmadinejad, Brazil’s new partner?

Fecha 1/12/2009 por Raimundo Gregoire Delaunoy

The controversial President of the Islamic Republic of Iran has begun a new trip in which he has included two African countrsies (Gambia and Senegal) and three South American (Bolivia, Brazil and Venezuela) ones. Nevertheless, the big deal of this tour is what the Iranian leader could concrete in Brazilian territory, a place in which Iran’s most important political authority wants to establish and strengthen strategical ties.

Raimundo Gregoire Delaunoy | December 1, 2009
espana  (available in Spanish)

Agencias

Agencias

It is not big news to see Mahmoud Ahmadinejad in Bolivia because he was there in 2007. Neither it is to see him holding hands with Luiz Inácio Lula Da Silva, since they had already met in two other previous meetings but never before in Brazil. And even less surprising will be the visit of Ahmaedinejad to Venezuela, a country in which he will meet with one of his great allies, Hugo Chávez.

The present tour of the Iranian Head of State in South América is part of a process that began some years ago and, specifically, since the main political authority of Iran assumed the presidency in 2005.

Summarizing in a few lines what has been Mahmoud Ahamedinejad’s mandate may seem to be imposible but what can be said is that his foreign policy has been dominated by the constant tensions with the European Union and United States, the main protagonists of the Western World. Also, his relation with Israel can be considered as ominous because the Iranian President has denied the holocaust. And that is not all, because the denial of the Jewish slaughter complicated his ties with the Arab world, since not all of those states share his particular vision about that historical fact.

Neither does he enjoy good relations with Iraq, since the old quarrel for the eighties’ war (1980-1988) and the ideological differences have obstructed a greater approach between these two nations that should have a more conciliatory influence, not only between them, but also in all the adjoining region. Regarding the Persian Gulf (or Arab Gulf, as the Arabs say), today’s Iranian government has been involved in conflicts with Bahrein and the United Arab Emirates, just to mention some examples, and far beyond of this specific situations, the concrete thing is that Arab-Iranian relations, without being bad, are far from being good. The fact that Morocco decided to move further away, diplomatically, from Iran is a demonstration that the suspicions of a “chiist exportation” affects the Iranian external relations.

Also, it is necessary to mention that the external policy of Iran has been focused in the search of new partners in Central Asia and that’s tathe reason that explains why Ahmadinejad has improved Iran’s ties with Tayikistan and Afghanistan. At the same time, he benefits from the support of powerful countries such as Russia and, in a less degree, China, two nations that derange western states in the Iranian nuclear project issue, because they have not been so hard in comparison to the European Union and the Unites States postures.

So, it is not strange that the Iranian leader looks for a deeper influence in South America, since Ahmadinejad has understood that in this region he can find “friends”. In fact, he has the consent of Hugo Chávez and Evo Morales but until some days ago this alliances were not more than a commitment between a powerful country (Iran) and two states without a big influence in the world.
Nevertheless, this reality changed drastically with the visit of the President Ahmadinejad to Brazil.

After the meeting with his homologous Luiz Inácio Lula Da Silva, it is clear that both governments have sealed a pact of mutual support. The fact that the Brazilian enterprise Petrobras continues working in Iranian territory and that a commercial agreement between both governments was signed and that they decided to suppress the visas for diplomats from both countries or that they established an agreement about cultural exchange is not more than secondary measures. Yes, because the relevant fact is that Brazil’s government will support the Iranian nuclear power project and, at the same time, Iran has committed to back Brazilian intentions for becoming a permanent member of the Security Council of the United Nations Organization (UNO).

This mutual help can be used by Mahmoud Ahmadinejad to demonstrate that he has a real support in South America. Now, he will have a big and important partner as Brazil, a country that has taken the responsibility of establishing as the main leader of Latin America and, from this position, insert itself in the world politics as an influent country.

This is also a demonstration of the Brazilian ambitious bet. It is not a mere coincidence that Lula Da Silva’s government is involving in the Middle East conflict. Neither it is the organization of the Football World Cup in 2014 and the Olympic Games in 2016. It is not a chance that since some time ago Brazil decided to return European citizens to Europe, imitating the policies of Europe. And, even less, to see and active diplomacy in the last years, which hast given Brazilian government a big influence in Latin America and, to a less extent, in Africa. Brazil wants to have an hegemonic role in the region and for that purpose it needs strategical support.

Nevertheless, this game is risky because the excessive pragmatism that has been established as the basis of its external relations can bring some problems. Lula Da Silva may win some important partners as Iran but he can also lose other relevant friends as the United States, the European Union, Russia, Japan, India and China, among others.

So, the Brazilian government will have to move with great caution in order to maintain a balance to keep satisfactory relations with all countries. Can it be possible? How many obvious problems will he have to ignore to obtain more support? Until when will the neighbouring states accept this maquiavelic policy?

We will see.

 

Raimundo Gregoire Delaunoy
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl
@Ratopado

Comentarios (0)

reino_unido

Etiquetas: , , , , , , , ,

Mahmoud Ahmadinejad, ¿el nuevo socio de Brasil?

Fecha 1/12/2009 por Raimundo Gregoire Delaunoy

El controvertido presidente de la República Islámica de Irán ha dado inicio a una nueva gira, en la cual ha incluido dos países africanos (Gambia y Senegal) y tres sudamericanos (Bolivia, Brasil y Venezuela). Sin embargo, la gran relevancia de este viaje es lo que pudo concretar el mandatario iraní en tierras brasileñas, ya que es ahí donde la principal autoridad política de Irán busca afianzar lazos estratégicos.

Raimundo Gregoire Delaunoy | 1 de diciembre, 2009
reino_unido (disponible en inglés)

 

Agencias

Agencias

No es una gran novedad ver a Mahmoud Ahmadinejad en Bolivia, pues ya estuvo ahí en 2007. Tampoco es verlo de la mano con Luiz Inácio Lula Da Silva, ya que en dos oportunidades previas se habían reunido, aunque nunca en Brasil. Y aún menos sorpresa causa el paso de Ahmadinejad por Venezuela, país en el cual se reunirá con uno de sus grandes aliados, Hugo Chávez.

La actual visita del mandatario iraní por Sudamérica corresponde a un proceso iniciado hace unos años y, específicamente, desde que la principal autoridad política de Irán asumiera la presidencia en 2005.

Resumir en unas líneas lo que ha sido el mandato de Mahmoud Ahmadinejad parece imposible, pero sí se puede decir que su política exterior ha estado dominada por las constantes tensiones con la Unión Europea y Estados Unidos, los grandes referentes de occidente. También, ha tenido una nefasta relación con Israel, ya que el presidente iraní ha llegado a negar el holocausto. Esto último es algo que le ha traído problemas con el mundo árabe, pues no todos aquellos estados comparten su particular visión acerca de la matanza de judíos ocurrida durante la época del nazismo.

Tampoco goza de buenas relaciones con Iraq, pues las viejas rencillas por la guerra de los años ochenta (1980-1988) y las diferencias ideológicas han impedido un mayor acercamiento entre dos naciones que debiesen tener un rol más conciliador, no sólo entre ellas, sino que también en toda la región colindante. Respecto a los países del Golfo Pérsico (o Arábigo, según los árabes), el actual gobierno iraní ha tenido conflictos con Bahrein y Emiratos Árabes Unidos, por dar dos ejemplos, y, más allá de estos hechos puntuales, lo concreto es que las relaciones árabe-iraníes sin ser malas están lejos de ser buenas. Que Marruecos decidiese alejarse, diplomáticamente, de Irán es una demostración que las sospechas de una “exportación del chiismo” afectan las relaciones exteriores iraníes.

También es necesario mencionar que la política exterior iraní ha buscado nuevos socios en Asia Central y así es que ha afianzado sus lazos con Tayikistán y Afganistán. En paralelo, goza de cierto apoyo por parte de dos gigantes como Rusia y, en menor medida, China, dos naciones que generan una permanente molestia, en las potenciales occidentales, respecto al asunto del plan nuclear iraní, ya que ellos no han sido tan duros con Irán en comparación a las posturas de la Unión Europea y Estados Unidos.

En este contexto, queda claro que el gobierno de Mahmoud Ahmadinejad ha encontrado diversos obstáculos en pos de su objetivo final -sea este la energía nuclear o la bomba atómica- pero, al mismo tiempo, siempre ha logrado establecer relaciones amistosas con importantes o estratégicos países.

Por eso, no debiese extrañar que el mandatario iraní siga afianzando su influencia en Sudamérica, pues Ahmadinejad ha entendido que en esta región puede encontrar “amigos”. De hecho, ya cuenta con el beneplácito de Hugo Chávez y Evo Morales, pero estas alianzas hasta hace unos días no pasaban de ser un compromiso entre un país poderoso (Irán) y dos estados sin gran influencia en el contexto mundial.

Sin embargo, dicha realidad cambió drásticamente con la visita del presidente Ahmadinejad a Brasil. Tras los encuentros con su homólogo Luiz Inácio Lula Da Silva, quedó en claro que ambos gobiernos sellaron un pacto de apoyo mutuo. Que la estatal brasileña Petrobras siga trabajando en territorio iraní, que se firmara un acuerdo comercial, que se suprimieran las visas para los diplomáticos de ambos países o que se estableciera un acuerdo de intercambio cultural no son más que medidas secundarias. Sí, porque lo relevante es el hecho que el gobierno de Brasil apoyará el plan iraní de energía nuclear pacífica, mientras que Irán se comprometió a darle apoyo a Lula Da Silva en su intención de ingresar como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Esto último sirve para que Mahmoud Ahmadinejad demuestre que cuenta con un apoyo real en Sudamérica. Ahora tendrá un socio de peso como Brasil, un estado que ha tomado la responsabilidad de establecerse como el gran referente de Latinoamérica y, desde esa posición, insertarse en la política mundial como un país de peso.

También, es la demostración de la ambiciosa apuesta brasileña. No es una mera coincidencia que el gobierno de Lula Da Silva esté involucrándose en el conflicto de Medio Oriente. Tampoco lo es que organice el Mundial de Fútbol del 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016. No es casualidad que hace un tiempo Brasil decidiese devolver europeos a Europa, imitando las políticas migratorias del Viejo Continente. Y, menos aún, la activa diplomacia de los últimos años, la cual le ha permitido generar un foco de influencia en Centroamérica, Sudamérica y, en menor medida, África. Brasil quiere tener un rol hegemónico en la región y para eso necesita apoyo estratégico.

Sin embargo, este juego es arriesgado, pues el excesivo pragmatismo que ha establecido como base de sus relaciones exteriores le puede traer problemas. Quizás gane un importante socio como Irán, pero puede perder otros que siguen siendo demasiado relevantes como Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia, Japón, Sudáfrica, India y China.

Entonces, al gobierno brasileño no le queda otra que moverse sigilosamente y dejar contentos a todos. ¿Será posible aquello?, ¿cuántas problemáticas obvias tendrá que pasar por alto para conseguir más apoyo?, ¿hasta qué punto le aguantarán sus vecinos esta política algo maquiavélica?

Ya se verá.

 

Raimundo Gregoire Delaunoy
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl
@Ratopado

Comentarios (0)

mahmoud-ahmadinejad

Etiquetas: , , ,

Elecciones presidenciales en Irán, ¿una bomba de tiempo?

Fecha 20/06/2009 por Raimundo Gregoire Delaunoy

Apenas conocidos los primeros resultados de la primera vuelta electoral, la inquietud se apoderó de la esfera política y social iraní. Claro, porque el actual presidente, el conservador Mahmoud Ahmadinejad, obtenía un aplastante triunfo sobre su principal rival, el «reformista» Mir Hossein Moussavi. En paralelo, diversos gobiernos daban cuenta de su postura ante los hechos y comenzaba el debate acerca de si realmente hubo un fraude electoral.

Raimundo Gregoire Delaunoy | 20 de junio, 2009

Murad Sezer/Reuters

Murad Sezer/Reuters

Ha pasado más de una semana y las protestas en las calles no sólo se mantienen, sino que adquieren cada vez más fuerza, al igual que la represión de las mismas por parte de las fuerzas policiales.  Este dato no deja de ser algo accidental o meramente anecdótico y es una importante demostración del descontento existente en las calles de Teherán.  De hecho, tras la revolución del Shá, en 1978, no se tenían recuerdos de manifestaciones tan potentes, inagotables y violentas como las que se están realizando en estos momentos.

Es así que lo acontecido el fin de semana pasado, en las elecciones presidenciales, deja espacio a muchas dudas.

Primero, porque se suponía que la disputa entre Ahmadinejad y Moussavi sería muy reñida y con un pequeño margen de diferencia.  Tanto así, que se especulaba con una posible segunda vuelta electoral.  Sin embargo, aquello no aconteció, pues según las cifras oficiales, el actual mandatario iraní obtuvo cerca del 63% de los votos, en tanto que su contendiente apenas sumó un 34% de las preferencias.  Estos números, ciertamente, dan cabida a una serie de cavilaciones y reflexiones.

En un primer momento, se pudo pensar que se trataría de la espontánea respuesta de los electores que debían resignarse ante una clara derrota, pero que en vez de hacerlo, recurrían a la violencia.  Se trata de un razonamiento bastante lógico, pero tras este pensamiento se esconde un motivo de peso.  En países como Irán, donde existe represión, la gente no realiza maniobras tan arriesgadas, a menos que sea algo que sobrepase los límites de la paciencia o que tenga relación con aspectos elementales como los derechos humanos, las precarias condiciones de vida, las injusticias sociales, la falta de modernización y la imposición de paradigmas que no todos comparten, entre otros.  Y no es que el gobierno iraní padezca todos estos males, pero sí presenta varios síntomas relativos a este tipo de “malas administraciones”.

El asunto es que la violenta respuesta del pueblo de Irán ha sido el espejo perfecto para externalizar una serie de situaciones que mantienen con inseguridad y disconformidad a la sociedad iraní.  Y este punto va más allá de los problemas económicos a los cuales ha tenido que hacer frente Mahmoud Ahmadinejad (como la inflación, por dar un ejemplo) o de la eterna lucha del actual presidente iraní por llegar hasta el final con su plan de energía nuclear.

No queda duda que el estilo conservador y la rebeldía ante Occidente, algo propuesto por Ahmadinejad,  le ha servido para generar muchos simpatizantes, pero, al mismo tiempo, ha captado firmes detractores.  Dentro de este último grupo se encuentran muchas mujeres, cansadas de las estrictas leyes islámicas, pero también trabajadores que no ven una justa repartición de los ingresos obtenidos por los recursos naturales (especialmente gas y petróleo).  A ellos se suman estudiantes universitarios, que parecen agotados de una sociedad y una política conservadora.  Y, finalmente, desde el exilio, los miles de iraníes diseminados por el mundo.  Desde Francia, Estados Unidos e Inglaterra, por dar tres ejemplos, llegaron las voces de alerta y reclamo ante los últimos comicios presidenciales.

Por eso, lo que está ocurriendo en las calles de Teherán debiese ser un llamado de atención para el gobierno de Mahmoud Ahmadinejad, quien debiese asumir que la situación es muy delicada y que en cualquier momento se le puede complicar aún más.  Sí, porque las dudosas elecciones no sólo han sido impugnadas por el pueblo iraní, sino que también por importantes sectores o destacadas personalidades de Irán.  Personajes como Shirin Ebadi –ganadora del Premio Nobel de la Paz-, algunos líderes religiosos menores y diversos activistas y políticos han demostrado la preocupación por lo que está aconteciendo.  Incluso, se ha dicho (aunque no hay confirmación oficial) que Ali Larijani, presidente del Parlamento iraní, habría criticado y responsabilizado al primer ministro de Irán por la ola de protestas y violencia.

En paralelo, gobiernos de distintos países han llamado a la calma, mientras que otros, como Canadá y Francia, han ido más allá y han considerado como funesto y lamentable el accionar de Mahmoud Ahmadinejad y del líder espiritual, Ali Khamenei.  Por contrapartida, China ha entregado un firme respaldo al ganador de las elecciones, cosa que también han realizado gobiernos de otros estados, como Venezuela y Cuba.  Estados Unidos sólo se ha remitido a decir que “el mundo está viendo todo”, mientras que el Reino Unido e Israel han declarado que no se referirán mucho respecto a esta situación.

Y quizás en algo realmente importante, el Consejo de Guardianes declaró que podrían llevar a cabo un recuento aleatorio del 10% de los votos válidamente emitidos el fin de semana pasado.  Esto último permite inferir que la posibilidad de un fraude electoral no es tan lejana, pues este organismo es uno de los de mayor influencia en la política iraní.  Constituido por seis líderes religiosos e igual cantidad de juristas, uno de sus deberes es velar por el correcto funcionamiento de los procesos electorales y el hecho que asumir una revisión de los escrutinios está admitiendo, aunque sea en forma indirecta, que las sospechas no son un mero capricho.  Alguien podrá decir que se trata de un tongo, ya que el Consejo de Guardianes es presidido por el ayatollah Ahmadjanati, que apoya al actual mandatario iraní, pero de todas formas es un antecedente al cual habrá que poner atención.

Mientras, las detenciones de opositores al régimen de Ahmadinejad siguen aumentando, al igual que el control mediático, lo que ha significado, por ejemplo, que se hayan censurado páginas web que entregaban informaciones diferentes a las de los medios oficiales.  Lo mismo ha ocurrido con los periodistas extranjeros, a quienes se les ha dicho que deben abandonar el país y no se les permite cubrir el devenir de las protestas.  Esto último tiene como objetivo “tapar” la cruda realidad, que es la dura represión con la cual las fuerzas policiales están sofocando las manifestaciones públicas, que siguen pidiendo la anulación de los comicios.

Según cifras oficiales, ya han muerto cerca de 20 personas, pero se estima que el total de víctimas sería cercano a 150.  Nada de extrañar, si se toma en cuenta el mensaje entregado por Ali Khamenei, líder espiritual de Irán y que está por sobre el poder político de la nación, quien declaró que “en caso de sangre derramada, ustedes (los opositores) serán los responsables”.  Aquella frase, expresada el jueves pasado, no deja de ser alarmante, pues da pie a una libre actuación de los Guardianes de la Revolución y de las milicias Basijs, los principales cuerpos de fuerzas leales al guía espiritual y al presidente del país.

Bajo este contexto, cabe preguntarse qué irá a pasar con este proceso, que cada vez se hace más intenso, violento y preocupante.  Aún más, si se toma en cuenta el hecho que Mir Hossein Moussavi afirmó que seguirá hasta el final y que está dispuesto a todo con tal de ganar esta lucha.  Da la impresión que ninguna de las partes involucradas en el conflicto entregará su brazo a torcer y eso es, justamente, lo peligroso de este asunto.

Ha llegado el momento en el cual Mahmoud Ahmadinejad y Ali Khamenei acepten que su discurso nacionalista, anti-occidental y pro-islamista les dio ciertos frutos, pero que ya no se puede seguir manteniendo.  La sociedad iraní ha dicho que no quiere esto, que busca nuevos cambios y paradigmas más acorde a la realidad del Irán de hoy.  Es cierto, sigue siendo una teocracia, pero quizás ya no todos lo desean.  Así como en 1979 se optó por eliminar el camino pro-occidental, quizás hoy el espíritu sea otro.  Sin embargo, así no lo entienden Ahmadinejad y Khamenei, que seguirán defendiendo a ultranza su “revolución.  Sí, porque en definitiva se trata de eso, implantar un nuevo momento histórico en la vida de Irán.

Claro que no será fácil, pues tendrán en Moussavi a un duro contrincante, que también intenta establecer un cambio, quizás no tan radical, pero donde sí se busca una mayor apertura hacia Estados Unidos y la Unión Europea.

Esa es la lucha de Irán.  Ya no tiene que ver con su plan nuclear, ni de las relaciones con Israel o con el colonialismo occidental.

La primera piedra ha sido arrojada.  La segunda, también.

¿Cuántas más vendrán?

 

Raimundo Gregoire Delaunoy
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl
@Ratopado
Fotografía: Murad Sezer / Reuters

Comentarios (0)

bandera-uma

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , ,

El Magreb dentro del mundo árabe-musulmán, ¿ser o no ser?

Fecha 23/05/2007 por Raimundo Gregoire Delaunoy

Por su ubicación geográfica, el Magreb aparece como una zona geopolítica de alta importancia y, por lo mismo, se convierte en un área estratégica.  Establecido en el norte de África, se constituye como un punto de encuentro, no sólo entre los estados que lo componen, sino que entre las diversas culturas, razas y religiones colindantes.

 Raimundo Gregoire Delaunoy  | 23 de mayo, 2007
francia (disponible en francés)

bandera-umaPara entender la realidad del Magreb es necesario ir más allá de sus límites.  En términos más precisos, se trata de vislumbrar al “vecindario” completo.  Hacia el sur limita con el África Negra; por el norte se encuentra con el mundo mediterráneo y la Europa Latina; en el borde oriental choca con Medio Oriente y Asia; y, hacia la parte occidental se hunde en el Océano Atlántico.  Entonces, se pueden desprender algunas conclusiones, que aunque parezcan demasiado obvias, es bueno recordarlas.

En primer lugar, el Magreb es africano, pero de población mayoritariamente árabe y musulmana.  En segundo lugar, en las costas mediterráneas se fusionan el legado europeo (francés, español, italiano y griego) y el de otras civilizaciones (fenicios, turcos, árabes y cartagineses).  En tercer lugar, junto al sur europeo, Turquía, Líbano e Israel forman una zona marítima común.  En cuarto lugar, el Magreb es la puerta de entrada a Europa, África, Asia y Medio Oriente.  Finalmente, junto a los países árabe-africanos, poseen cerca del 70% de la población árabe del mundo[1].

Es así que hablar del Magreb significa hacer mención a un “camino de caminos”, los cuales conducen a diversas regiones geopolíticas.  Pero no sólo se trata de términos físicos o territoriales, sino que también involucra la variable ideológica o religiosa.

Ya se ha dicho que el Magreb forma parte de África y, por ende, de la Unión Africana (UA); también se conoce la existencia de la Unión del Magreb Árabe (UMA); y, obviamente, es parte del mundo mediterráneo.  Ahora bien, dichas uniones, salvo la UMA, no tienen relación con la religión o la cultura de los países.  Entonces, si apelamos a estos elementos, nos encontramos con la real amplitud del mundo magrebí.  Como países eminentemente árabe-musulmanes, son parte insoslayable de la visión cósmica del universo islámico y árabe y, entonces,  no debiera extrañar que los integrantes de la UMA tengan un campo de acción, pero ya no sólo en África, sino que también en una dimensión que no tiene límites físicos: Argelia, Libia, Marruecos, Mauritania y Túnez son estados miembros de la Liga Árabe y la Organización de la Conferencia Islámica.

Concretamente, la Unión del Magreb Árabe (UMA) aún carece de la fuerza necesaria para establecerse como una organización de influencia mundial o continental.  Sólo tiene injerencia en lo relativo a los países magrebíes, pero debido a su debilidad estructural y al escaso tiempo de vida[2], todavía no se ha podido constituir como un bloque poderoso y capaz de imponer sus términos.

Con este contexto, todo indica que los países por sí solos pueden tener más peso que la UMA.  En la práctica los hechos son así, ya que Argelia y Marruecos, pero especialmente el primero de ellos, son importantes actores dentro del mundo árabe y musulmán.  A ellos se suma Egipto, un estado que no pertenece al Magreb, pero que sí está en África.  La República Árabe de Egipto es un país que siempre ha tenido relevancia en la política mundial, quizás bajo el eterno recuerdo de la grandilocuencia de la antigua civilización egipcia, pero no se puede desconocer su peso dentro del entorno árabe y musulmán.

Para darse cuenta de la importancia de estas naciones se hace imperioso realizar un análisis de la situación política, económica y social en el Magreb, el África árabe-musulmana[3], Medio Oriente, Egipto y la Península Arábiga.  A ellos, hay que sumarle las minorías musulmanas en India y China[4], la región separatista de Chechenia, Bosnia-Herzegovina y otros estados islámicos del mundo[5].

En términos políticos, Turquía, Irán, Egipto, Irak, Palestina y Arabia Saudita son los países de mayor influencia, no sólo en el seno de la Conferencia Islámica o la Liga Árabe (en caso que corresponda), ya que también poseen un alto grado de injerencia en la diplomacia internacional.  La importancia de estas naciones radica, esencialmente, en la historia de sus pueblos, el liderazgo natural que han llevado durante siglos y la contingencia actual que los envuelve.

Turquía lucha por ingresar a la Unión Europea, mientras se acentúan las diferencias entre los grupos laicistas e islamistas; Irán prosigue con su programa nuclear y hace un tiempo anunció el inicio del proceso industrial del enriquecimiento de Uranio; Egipto busca evitar la instauración de una teocracia y enfrenta a la Fraternidad Musulmana; Irak sigue sumido en los problemas originados por la invasión de las fuerzas internacionales y por la guerra civil entre sunitas y chiítas; Palestina no cesa en sus intenciones legítimas y ajustadas a derecho de convertirse en un estado, pero debe buscar una solución a las divisiones internas y la difícil convivencia del gobierno de unidad; y, finalmente, Arabia Saudita mantiene sus vínculos con Estados Unidos, se establece como el  bastión del wahabismo y, últimamente, ha tenido un rol importante en el conflicto palestino-israelí.

En lo referente al comercio y la economía mundial, se repiten Irán, Irak y Arabia Saudita, a los cuales se unen Indonesia, Nigeria, Kuwait y los Emiratos Árabes Unidos.  Todos los países en cuestión poseen importantes reservas de petróleo, lo que les otorga gran relevancia a la hora de fijar precios y, por ende, entregarle estabilidad a los mercados bursátiles nacionales e internacionales.  Pero en estados como Irán e Indonesia, no sólo reciben ingresos por la explotación del “oro negro”, sino que también gracias al gas, un bien que cada vez se hace más valioso.  A tal nivel llega la dependencia de otras naciones en el gas o el petróleo iraní, que, por ejemplo, China y Rusia han sido acérrimos defensores del gobierno de Mahmoud Ahmadinejad.  A ello se suma el hecho que en marzo pasado se inauguró un gasoducto –ubicado en territorio iraní y armenio-, que permitirá a la vecina Armenia conseguir gas por medio de un abastecedor que no sea Rusia.

En el aspecto socio-cultural, Irán, Turquía, Arabia Saudita, Palestina, Egipto y Argelia aparecen como los principales centros impulsores de movimientos reformistas o, por el contrario, tradicionalistas del Islam.  Mientras Turquía se muestra ante el mundo como una nación musulmana, pero de gobierno laico, en Arabia Saudita, Egipto y Argelia destacan corrientes o grupos radicales como los wahabitas, la Fraternidad Musulmana y el Frente Islámico de Salvación.  Dichas tendencias político-religiosas –el caso de estas dos últimas- aparecen con la fuerza necesaria para transformar sociedades.  Mientras la Fraternidad Musulmana lucha por aquello, el Frente Islámico de Salvación ya tuvo un papel trascendente en la reconstrucción del país y en la política argelina.  En Irán, pero específicamente en Qom, se desarrolla el más alto estudio del Islam, destacando la rigurosidad de los teólogos.

En cuanto a Palestina, se produce una atractiva fusión entre distintas tendencias islámicas, diversas ideologías políticas –muchas de ellas arraigadas en un sustento socialista o marxista- y las diferentes estructuras culturales.

Situación actual del Magreb

Tomando en cuenta el sucinto análisis del mundo árabe-musulmán, cabe preguntarse cuáles son las reales posibilidades del Magreb.  ¿Hasta dónde puede llegar el poder y la influencia de las naciones magrebíes? ¿tienen un sustento lo suficientemente sólido para convertirse en un cuarto centro árabe e islámico, tras Medio Oriente, la Península Arábiga y Egipto? ¿el sueño de un Gran Magreb, líder del universo árabe-musulmán, es real o fantasía?

Para contestar estas preguntas, es importante conocer el hoy de la región.  En este sentido, hay que destacar que a pesar de las notorias diferencias entre los estados magrebíes, no se puede soslayar el hecho que poseen una historia bastante similar.  Es cierto, con distintos matices y procesos que no siempre fueron de la mano, pero, superficialmente, se podría establecer la siguiente secuencia:

colonización – independencia – falta de estructura política – falta de recursos – problemas  étnicos – gobiernos totalitarios – socialismo – apertura hacia el liberalismo – lenta democratización – crecimiento económico – aparición del terrorismo – mano dura con los grupos terroristas – resurgimiento de movimientos religiosos extremos

Claro, no todos los países pasaron por la misma línea de sucesos, pero se podría decir que esa es la columna vertebral.  Ahora bien, ¿cuál es la utilidad de esta espiral secuencial?  Bueno, sirve para entender el proceso por el cual ha pasado el Magreb y que, por lo mismo, ha impedido un mayor progreso –en los campos políticos, económicos y sociales- de la región.

Económicamente, existe una desigualdad evidente.  Los índices de PIB per cápita (2007) de Libia, Argelia y Túnez están por sobre los de Marruecos y Mauritania[6].  Las cifras son inapelables y muestran a Libia con 5.271 dólares, Argelia con 4.027 y Túnez con 3.180.  Bastante más abajo se ubican Marruecos y Mauritania, con 1.989 y 1.194, respectivamente.  Lo más preocupante es que mientras Mauritania posee la mayor tasa de crecimiento para el 2007, con una proyección del 10.6%, Marruecos apenas llega a un 3.3%, siendo el más bajo del Magreb.  Túnez, Argelia y Libia se ubican entre los dos polos, al registrar una proyección de crecimiento de 6.0%, 5.0% y 4.6%, respectivamente[7].  Cabe recordar que la tasa de crecimiento de África está fijada en 5.9% para el 2007, lo cual nos demuestra que muchos países africanos –especialmente los productores de petróleo- están creciendo a un ritmo mayor al de los magrebíes.

Como era de esperar, Argelia posee el mayor PIB de la zona (137.178 billones de dólares), seguido por Marruecos (61.110), Libia (38.800), Túnez (33.080) y Mauritania (3.537)[8].

Sin embargo, otros índices permiten ser más optimistas.  Es el caso de la inflación, que salvo el caso de Libia (24,4% en 2005)[9], todos los países del Magreb poseen registros de un solo dígito: Marruecos y Túnez, 2%; Mauritania, 5,1% y Argelia, 5,5%[10].  El promedio africano es de un 10,6%, lo cual demuestra la tendencia a la estabilidad de los precios no sólo en el Magreb, sino que también a lo largo de todo el continente.

Política y socialmente, las diferencias también son bastante explícitas.  En Túnez, Ben Alí gobierna desde 1987, siendo elegido Presidente en las elecciones de 1989, 1994, 1999 y 2004.  Para poder participar en los comicios de 2004, se debió realizar una modificación a la Constitución, para que así pudiese aspirar a un cuarto mandato[11].  Pero lo peor no es que en los últimos 20 años gobierne la misma persona, sino que la manera de establecer y manejar el poder.  Desde comienzos del régimen de Ben Alí se han llevado a cabo diversas protestas, demandas y acusaciones por parte de asociaciones de Derechos Humanos, acusando al Presidente tunecino de violar los derechos inalienables de toda persona.  Las torturas y detenciones se han convertido en algo normal dentro de este tipo de gobierno, que goza de poder absoluto, ya que en las últimas elecciones legislativas arrasó y se constituyó como la principal fuerza política.

En Argelia la situación no parece estar mejor y tras 15 años de inestabilidad, luchas armadas y lo que muchos consideran como una guerra civil, el poder parece tambalear.  Aun cuando se han celebrado elecciones presidenciales y legislativas, el ambiente está pletórico de rivalidades, muchas de ellas provenientes de hace décadas.  Uno de los principales problemas ha sido la irrupción del FIS como una importante fuerza política, en detrimento del FLN, acostumbrado a ser el partido de gobierno y amplio dominador en los comicios.  Al igual que su vecino Túnez, la represión por parte del gobierno y sus fuerzas de seguridad ha minado el proceso de lenta democratización.  A este gran problema se suman las constantes revueltas en la inagotable Kabilia, la difícil situación de etnias como los beréberes y los tuaregs y el siempre latente y presente peligro de grupos terroristas, dentro del cual destaca el Grupo Salafista para la Predicación y el Combate, el cual es uno de los principales aliados y brazos armados de Al Qaeda en el norte de África.

En Libia, Muammar al Gaddafi lleva 38 años en el poder y no ha dado grandes señales de cambiar el sistema imperante.  Si bien abandonó los métodos terroristas y los programas de construcción de armas de destrucción masiva, aún queda un manto de interrogantes por sobre la aparente pasividad del gobierno libio.  Su bonanza económica y una diplomacia mucho más inteligente le han permitido gozar de más estabilidad en los últimos años.  El último incidente tiene que ver con las cinco enfermeras búlgaras y el médico palestino, condenados a muerte luego de ser declarados culpables de haber infectado con SIDA y en forma voluntaria a 426 niños en el Hospital de Benghazi, en 1998.  La Unión Europea ha tenido una activa participación en el hecho y en enero de este año amenazó a Libia con “revisar” las relaciones en caso de no llegarse a una solución “positiva, equitativa y rápida”.

En Marruecos, se viven momentos de relativa calma y la mayor preocupación del rey Mohamed VI parece estar centrada en el desarrollo económico y cultural del reinado.  Atrás quedaron las malas experiencias del pasado, experimentadas, principalmente, por Hassan II en la década de los años setenta.  Hoy, Marruecos realiza intensos y sistemáticos intercambios y acuerdos comerciales, culturales y sociales con España, Bélgica, Burkina Faso, Malí y Camerún, entre otros países.  A pesar de tener estabilidad interna, el mayor problema tiene que ver con la cuestión del Sahara Occidental, que aún no ha sido definida.  En lo social, otro de los inconvenientes se relaciona con la inmigración ilegal, no sólo de marroquíes, sino que de africanos, los cuales utilizan a Marruecos e Islas Canarias como vía de ingreso hacia Europa. El tema humanitario y los abusos cometidos por las fuerzas marroquíes y españolas se han establecido como dos puntos fijos en la agenda de conversaciones entre Marruecos y España.

En Mauritania, hace poco se realizaron las primeras elecciones democráticas y transparentes de toda la historia, que culminaron con la victoria de Sidi Ould Cheikh Abdallahi en la segunda vuelta electoral.  El caso mauritano ha sido todo un ejemplo, ya que la transición democrática tuvo un camino menos sufrido que en el caso de otras naciones.  Para muchos, el actual reto de la República Islámica de Mauritania será saber mantener la institucionalidad y los elementos propios de la democracia, al mismo tiempo que deberá bregar por una serie de problemas, que han postrado a los mauritanos a vivir en la pobreza durante décadas.  Otro gran desafío tiene que ver con las pugnas entre la población árabe y beréber del norte mauritano y los habitantes negroafricanos del sur del país.  En años anteriores, estas diferencias provocaron sangrientas luchas y movilizaciones, las cuales incluso derivaron en problemas limítrofes entre Senegal y Mauritania.

¿Hacia dónde se dirige el buque magrebí?

Entonces, analizando la situación económica, política y social del Magreb las conclusiones comienzan a brotar espontáneamente.  Existen, como era de esperar, elementos que juegan a favor y en contra del mundo magrebí y sus pretensiones de transformarse en un referente del universo árabe-musulmán.  Claro, muchos caerán en la inevitable comparación con los otros ejes del mundo árabe e islámico, pero lo cierto es que aquello no es justo, ni tampoco correcto.  No se pueden comparar realidades tan distintas, ya que a pesar de tener una religión común y, en algunos casos, una cultura y un idioma compartido, las notorias diferencias geográficas, físicas y contextuales de una y otra región hacen estéril cualquier tipo de paralelo que busque establecer lo “mejor” y lo “peor”.

Efectivamente, el Magreb está a años luz de países ricos y desarrollados como Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y Qatar, los cuales poseen grandes e importantes reservas de petróleo en pequeñas superficies territoriales.  Algunos de estos países apenas superan el millón de personas[12] y, por lo mismo, logran un nivel de vida demasiado alto en comparación al resto de las naciones árabes y musulmanas.  Respecto al Medio Oriente, Egipto y otras naciones asiáticas, la brecha se ha acortado y, de hecho, los índices económicos son bastante parejos.  De todas formas, la tarea no sólo incluye igualar o superar las tasas de crecimiento del PIB, los niveles de inflación o la balanza de pago.  Se trata de establecer una buena distribución de las riquezas y de educar a las masas.

Culturalmente, el Magreb nada tiene que envidiar a otras zonas del mundo, ya que posee una exquisita y especial fusión de elementos culturales, raciales y religiosos, que le otorgan un atractivo sin iguales.  Durante años se produjo un intercambio mercantil entre europeos, africanos y asiáticos, lo cual derivó en transmutaciones de la cultura.  Es así que el arte, la literatura, la arquitectura, la gastronomía y la pintura, por dar algunos ejemplos, presentan cánones y estilos incomparables y muy propios de esta zona.  Al mismo tiempo, la mezcla racial entre beréberes, árabes, negros, blancos europeos y otros pequeños grupos minoritarios entregan una composición étnica interesante y de gran trascendencia.  En ella se unen el nomadismo y el sedentarismo; el tribalismo africano y los sistemas modernos.

Quizás la aparición de líderes políticos de real peso a nivel internacional y un  vuelco hacia Oriente, mediante la oposición ante Occidente, podrían darle un rol más protagónico al Magreb.  Hoy, en una época de divisiones religiosas, muchas veces no se puede ser amigo de unos y otros.  Lamentablemente, la política actual y la diplomacia mundial obligan a establecer alianzas permanentes, aunque forzosas.  Es lo que ha ocurrido con la crisis nuclear iraní, con la famosa “guerra contra el terrorismo” y la crisis del pueblo palestino.

Tal vez, el error magrebí ha sido fijarse en los puntos de desencuentro más que en los de encuentro y, por ello, la Unión del Magreb Árabe sólo es un compromiso firmado.  Si eliminan sus fronteras ideológicas, si adoptan una postura abierta al diálogo y si buscan la solución a sus problemas limítrofes, entonces quizás logren entablar un lugar de reunión en el cual la conversación y los acuerdos sean lo principal.  Si aquello ocurre, podrán tener un mensaje único e inequívoco, capaz de ser comprendido por todo el mundo árabe y musulmán.  Recién ahí, la Conferencia Islámica y la Liga Árabe los mirarán con más respeto y les otorgarán las responsabilidades y el puesto que, previa demostración de aquello, les pertenece.

Pero si continúan en el balancín eterno, pensando si les conviene apoyar a Irán, Palestina e Iraq o si es mejor mantener  buenas relaciones con la Unión Europea y Estados Unidos, entonces no tendrán un lugar.  Ni en la comunidad europea y sajona, ni en el mundo árabe-musulmán. Ni en occidente, ni en oriente.

Ni en el Magreb, ni en el Mashrek.



[1] Según los datos estadísticos de la Guía del Mundo 2007, el Magreb aporta con el 23.08% de la población árabe total; si se le suman los otros estados africanos (43.80%), el total de los países árabe-africanos es de 66.88%).

[2] Hay que recordar que la Unión Africana se estableció recién en febrero de 1989.

[3] Defino como “África árabe-musulmana” a la zona que abarca países que sin ser parte del Magreb poseen una importante cultura árabe y/o musulmana y una población que, aunque negroide, presenta ciertos rasgos arábigos, moros o beréberes.  Hablamos de Malí, Níger, Chad, Djibouti, Sudán y Somalía.

[4] Se estima que en China habría al menos 30 millones de musulmanes.  En India, el número sería cercano a los 130 millones.

[5] Afganistán, Albania, Azerbaiyán, Bangladesh, Benín, Brunei, Burkina Faso, Camerún, Comoros, Costa de Marfil, Gabón, Gambia, Guinea, Guinea-Bissau, Guyana, Indonesia, Kazajstán, Kirguistán, Maldivas, Mozambique, Nigeria, Pakistán, Senegal, Sierra Leona, Suriname, Tayikistán, Togo, Turkmenistán, Uganda y Uzbekistán.

[6] Fuente: Fondo Monetario Internacional

[7] Ibid

[8] Fuente: Fondo Monetario Internacional.  Las cifras de Libia corresponden a 2005.

[9] Fuente: Banco Mundial

[10] Fuente: Fondo Monetario Internacional

[11] La Constitución establecía que un Presidente podía ejercer como tal sólo tres veces.

[12] Entre los tres estados suman 8.472.507 habitantes.

Comentarios (0)

bandera-reino-unido-quemada

Etiquetas: , , , , , ,

Tensión entre Irán y el Reino Unido, un «problemita» demasiado problemático

Fecha 10/05/2007 por Raimundo Gregoire Delaunoy

Las relaciones entre Irán y las principales potencias occidentales están en un punto muerto. El pasado viernes 23 de marzo, las fuerzas navales de la Guardia Revolucionaria detuvieron a 15 marinos británicos, acusándolos de haber ingresado en forma ilegal a las aguas jurisdiccionales iraníes. ¿Qué se puede esperar en el corto plazo? ¿acaso este nuevo problema es una fase más del lógico proceder de ambos países?

Raimundo Gregoire Delaunoy | 10 de mayo, 2007

bandera-reino-unido-quemadaTras la captura y apresamiento de los 15 militares -catorce hombres y una mujer- el Ministro de Relaciones Exteriores de Irán declaró que los detenidos estaban en buenas condiciones y que sus familiares, así como el gobierno británico podrían estar tranquilos al respecto.

La primera reacción por parte del Reino Unido fue exigir la inmediata liberación de sus militares, rechazando el accionar del gobierno iraní y catalogándolo como algo arbitrario e injusto. Según Tony Blair, Primer Ministro del Reino Unido, la embarcación británica cumplía con una inspección de rutina, avalada por la Organización de Naciones Unidas (ONU), dentro de la zona marítima iraquí y jamás habrían sobrepasado la frontera, invadiendo territorio iraní.

Por contrapartida, Irán respondió con un reclamo formal ante la encargada de negocios del Reino Unido en Teherán. Además, la nación persa argumentó que los marinos habrían penetrado en forma ilegal al interior de la zona en cuestión y que, por lo mismo, los han apresado para someterlos a interrogatorios, en los cuales los acusados habrían reconocido y aceptado las acusaciones formuladas por el gobierno de Irán.

Curiosamente, al día siguiente Mahmoud Ahmadinejad, Presidente de la República Islámica de Irán, suspendió su viaje a Estados Unidos, ausentándose de la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, que realizaría una votación acerca de posibles nuevas sanciones al estado asiático, debido al incumplimiento de las obligaciones impuestas por la misma organización respecto al tema del enriquecimiento de Uranio.

Durante el fin de semana, hubo «fuego cruzado» de palabras, pero ninguna de ambas partes retrocedió en sus posturas, lo cual dejó a la deriva y sin solución al actual foco de enfrentamiento entre las dos naciones.

El lunes la situación cambió, aunque se agravó luego que el principal responsable de los asuntos navales de Irak, el General Hakim Yesam, declarara que los marinos británicos habían sido, efectivamente, detenidos fuera del territorio marítimo iraquí. Aún más, Yesam dijo que los militares europeos habían detenido a un barco mercantil en aguas iraníes, para luego abordarlo y, en consecuencia, provocando la intervención de las fuerzas navales de Irán.

El principal problema de este asunto es que este choque se produce en medio de la tensión existente entre Irán y el Reino Unido, Estados Unidos y otros integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU, a propósito del programa nuclear iraní y su negativa para detenerlo. De hecho, el sábado pasado el organismo dependiente de la ONU confirmó el establecimiento de nuevas sanciones económicas y comerciales a Irán, ante lo cual la el estado islámico reaccionó diciendo que a partir de ahora suspendería su colaboración con la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

Cabe preguntarse, entonces, qué irá a suceder en el corto plazo, ya que al problema de la crisis nuclear se suman el tema de los marinos británicos y el rechazo ruso hacia las restricciones impuestas a Irán por parte del Consejo de Seguridad. Además, a pesar que la ulterior resolución de este último organismo contó con la aprobación de todos sus miembros, es sabido que Sudáfrica, Qatar e Indonesia han mostrado ciertas dudas respecto al proceso y sus procedimientos. De hecho, los representantes qataríes e indonesios propusieron un «desarme total en Medio Oriente», lo cual incluía a Israel.

Pero la división más importante se encuentra dentro de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, ya que Rusia y China han sido las principales piedras de tope para las intenciones de Estados Unidos, Reino Unido y Francia, que buscan poner término al enriquecimiento de Uranio de Irán, acusándolo de tener serias intenciones de construir armas nucleares.

A nivel de rumores, se dice que Estados Unidos tendría elaborado un plan de ataque a puntos estratégicos en Irán. Al mismo tiempo, Irán ha señalado que no va a paralizar su programa nuclear, alegando su inocencia y el derecho a realizar actividades destinadas a la producción de nuevos métodos energéticos que puedan ayudar a su desarrollo. Y ante las constantes amenazas de sus rivales, Mahmoud Ahmadinejad se ha encargado de dejar en claro que continuarán hasta el final de las consecuencias y que están preparados para todos, incluso para una agresión física. Es por esto que las declaraciones hechas hoy por Tony Blair sólo sirvieron para aumentar la tensión, luego que dijera que «espero que consigamos que (las autoridades iraníes) se den cuenta de que tienen que liberarlos………si no, pasaremos a una fase diferente».

En definitiva, puede sonar a exageración decir que el problema de los marinos detenidos pueda transformarse en un bomba de tiempo. Sin embargo, no sería la primera vez que las grandes potencias de Occidente esperan por un mínimo detalle o un hecho de poca envergadura para así tener la justificación de un ataque armado. Especialmente cuando se trata de invadir un territorio rico en recursos naturales como gas y petróleo.

Ahora bien, seguramente el gobierno del Reino Unido esperará un tiempo y evitará un choque directo, pero la presión ejercida por Estados Unidos y, en menor medida, por la Unión Europea puede ser un impulso fatal. También es importante destacar que George W. Bush y Tony Blair están viviendo su último mandato y, por lo mismo, quizás no les tiemble la mano a la hora de optar por una nueva partida de ajedrez. Ya no en Afganistán, en Iraq o en Somalía, sino que en Irán.

Y ganas de atacar a la nación islámica no les faltan.

 

Raimundo Gregoire Delaunoy
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl
@Ratopado

Comentarios (0)

ahmadinejad-talabani

Etiquetas: , , , ,

Irán e Iraq, dos países con una gran responsabilidad

Fecha 16/01/2006 por Raimundo Gregoire Delaunoy

A lo largo de su historia, el mundo musulmán ha luchado por un sitial que ellos consideran merecido. Más allá de ser escuchados y entendidos en sus mensajes, se han preocupado por expandir sus ideas y, en los últimos sesenta años, han expresado en forma clara que ellos no vienen a ser los acompañantes de Occidente. Quieren poder. Necesitan ejercer influencias. Auguran tiempos mejores. Sin embargo, ¿por qué han fracasado en este intento?, ¿cómo se explica, a grandes rasgos la débil unión -si es que existe- entre dichos estados?

Raimundo Gregoire Delaunoy | 16 de enero, 2006

ahmadinejad-talabaniDurante el siglo veinte las naciones islámicas parecieron estar condenadas a un lugar secundario dentro de la política internacional. Si bien hubo ciertos hechos que remecieron el contexto mundial, la gran mayoría de los países musulmanes estuvieron centrados en sus disputas internas y, salvo casos excepcionales, poco peso tuvieron en los conflictos internacionales de gran escala.

Sin embargo, la cuestión palestina, la expansión demográfica del Islam en África, el reformismo islámico en Irán, la llegada de Saddam Hussein al poder en Iraq y el nacimiento de Al Qaeda tendieron a cambiar el clima político de Medio Oriente y, más que eso, establecieron un nuevo mapa dentro del universo islámico y, por supuesto, del mundo.

Lamentablemente, la guerra entre Irán e Iraq confirmó que ambos países representaban –en aquel entonces- dos ejes distintos de poder y, lo más importante, se mostraban ante el mundo occidental como dos estados de población mayoritariamente musulmana, pero con matices que, en vez de aunarlos, los dividían. Mientras el ayatollah Jomeini destacaba por su rigurosidad y devoción religiosa, Hussein aparecía ante el mundo como un seguidor del Islam, pero casi por obligación. Se podría decir que ambos líderes seguían y profesaban la misma religión, mas la manera de sentir dicho credo era distinta. El primero era un fiel devoto, en tanto que el segundo rozaba los límites del laicicismo. De todas formas, tanto Irán como Iraq se establecieron como los máximos referentes del chiísmo y, consecuencialmente, su accionar significó una modificación total y radical dentro del mapa político internacional y, también, al interior del mundo islámico.

Si en 1979 el derrocamiento del shá y los consecuentes paradigmas políticos del gobierno teocrático iraní trajeron consigo un aislamiento de Irán, en 1991 la Guerra del Golfo Pérsico vino a demostrar, por un lado, la peligrosidad y belicosidad del régimen de Hussein y, por otro lado, dio claras luces acerca del interés occidental en los gobiernos de los países petroleros, dentro de los cuales destacaban Irán e Iraq.

Pero más allá de estos hechos, lo realmente importante es darse cuenta de las profundas diferencias existentes entre dos países, que por medio de sus políticas nacionales se convirtieron en íconos y ejes del Islam. Y esta influencia no sólo se limita a lo político, sino que también se arrastra hacia lo religioso y, aún más importante, a lo social. Ahora bien, cuesta entender que dos naciones fronterizas, islámicas y de mayoría chiíta puedan haber llegado a tener tales disimilitudes -las cuales quedaron de manifiesto en la larga guerra sostenida entre ambos durante 1980 y 1988- y, aún más, parece ilógico que tanto Irán como Iraq no hayan realizado mayores gestiones para pulir sus diferencias y buscar un frente común ante, lo que ellos han denominado, la prepotencia, la decadencia y el materialismo occidental. Y es este punto en particular –la división entre ambas naciones- lo que ha impedido que el mundo islámico logre estabilizarse y ordenarse como un bloque uniforme, al menos en lo que a sus posturas frente a Occidente se refiere.

Ya es sabido que intentar descubrir nexos culturales entre los cerca de 1.200 millones de musulmanes es un imposible y, aún más, un absurdo. Sin embargo, sí se puede aspirar a juntarlos en torno a una idea o un concepto común, que tenga directa relación con su postura frente al mundo occidental. Y para lograr esto se hace imperioso contar con países que estén dispuestos a asumir el liderazgo en torno a esta misión.

Entonces, cabe preguntarse quiénes podrían asumir un rol tan importante como es el de reordenar el seno interno de la política internacional islámica. Iraq está inmerso en una guerra civil entre chiítas y sunitas y, al mismo tiempo, presenta el problema de la ocupación de las fuerzas internacionales lideradas por Estados Unidos; Irán parece estar más preocupado de continuar con sus planes nucleares que de abrirse al mundo; Arabia Saudita mantiene su apertura hacia Europa y Norteamérica y, en particular, mantiene nexos con empresas occidentales; Turquía pugna por ingresar a la Unión Europea; y, finalmente, Egipto está sumido en lo que es el discutido mandato de Hosni Mubarak y el triunfo de la Fraternidad Musulmana en las últimas elecciones parlamentarias.

 

Resumiendo, se puede apreciar que los países que podrían o, más bien, deberían tomar la batuta en torno a una unión islámica no están en condiciones de hacerlo y, por lo tanto, pensar en un mundo musulmán reorganizado es algo un tanto utópico. Y esto último no es tan ilógico, si se piensa que ni siquiera conflictos como la invasión estadounidense en Iraq o la eterna lucha del pueblo palestino por conformar un estado propio han suscitado el apoyo unánime de todas las naciones islámicas. La situación es aún más incierta si se toman en cuenta conflictos como el que tienen Argelia y Marruecos por el Sahara Occidental o la lucha del pueblo afgano contra los talibanes en Afganistán. Y qué decir de las pugnas internas entre los miembros de la Liga Árabe.

En conclusión, mientras los propios musulmanes no resuelvan sus conflictos, no podrán lograr lo que ha sido uno de sus grandes anhelos, como es aunarse en pos de un objetivo común: la independencia frente al poderío de Occidente. Y gran responsabilidad de este fracaso lo tienen países como Irán e Iraq, que son naciones dominantes y de gran influencia, no sólo por su historia, sino que también por su importancia en el mapa geopolítico y religioso. Ahora, ha llegado el momento en que ambos estados asuman que el siglo veintiuno viene a entregarles el protagonismo que tanto han buscado.

Dependerá de ellos si son capaces de recibir esta oportunidad histórica y tomar las decisiones que les permitan trazar los nuevos límites de la política internacional.

 

Raimundo Gregoire Delaunoy
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl
@Ratopado

Comentarios (0)

Los desafíos del Covid-19

En diciembre de 2019 comenzaba uno de los momentos más complicados del siglo XXI. Mientras el mundo seguía con su cotidianeidad, China se esforzaba para ocultar el avance de una nueva gripe, pero que, a diferencia de otras, parecía ser demasiado contagiosa y letal.

[…] Seguir leyendo

Encuestas

La integración político-social africana es:

View Results

Cargando ... Cargando ...

Podcast