Archivo de etiquetas | "Mahmoud Ahmadinejad"

espana

Etiquetas: , , , , , , ,

Mahmoud Ahmadinejad, Brazil’s new partner?

Fecha 1/12/2009 por Raimundo Gregoire Delaunoy

The controversial President of the Islamic Republic of Iran has begun a new trip in which he has included two African countrsies (Gambia and Senegal) and three South American (Bolivia, Brazil and Venezuela) ones. Nevertheless, the big deal of this tour is what the Iranian leader could concrete in Brazilian territory, a place in which Iran’s most important political authority wants to establish and strengthen strategical ties.

Raimundo Gregoire Delaunoy | December 1, 2009
espana  (available in Spanish)

Agencias

Agencias

It is not big news to see Mahmoud Ahmadinejad in Bolivia because he was there in 2007. Neither it is to see him holding hands with Luiz Inácio Lula Da Silva, since they had already met in two other previous meetings but never before in Brazil. And even less surprising will be the visit of Ahmaedinejad to Venezuela, a country in which he will meet with one of his great allies, Hugo Chávez.

The present tour of the Iranian Head of State in South América is part of a process that began some years ago and, specifically, since the main political authority of Iran assumed the presidency in 2005.

Summarizing in a few lines what has been Mahmoud Ahamedinejad’s mandate may seem to be imposible but what can be said is that his foreign policy has been dominated by the constant tensions with the European Union and United States, the main protagonists of the Western World. Also, his relation with Israel can be considered as ominous because the Iranian President has denied the holocaust. And that is not all, because the denial of the Jewish slaughter complicated his ties with the Arab world, since not all of those states share his particular vision about that historical fact.

Neither does he enjoy good relations with Iraq, since the old quarrel for the eighties’ war (1980-1988) and the ideological differences have obstructed a greater approach between these two nations that should have a more conciliatory influence, not only between them, but also in all the adjoining region. Regarding the Persian Gulf (or Arab Gulf, as the Arabs say), today’s Iranian government has been involved in conflicts with Bahrein and the United Arab Emirates, just to mention some examples, and far beyond of this specific situations, the concrete thing is that Arab-Iranian relations, without being bad, are far from being good. The fact that Morocco decided to move further away, diplomatically, from Iran is a demonstration that the suspicions of a “chiist exportation” affects the Iranian external relations.

Also, it is necessary to mention that the external policy of Iran has been focused in the search of new partners in Central Asia and that’s tathe reason that explains why Ahmadinejad has improved Iran’s ties with Tayikistan and Afghanistan. At the same time, he benefits from the support of powerful countries such as Russia and, in a less degree, China, two nations that derange western states in the Iranian nuclear project issue, because they have not been so hard in comparison to the European Union and the Unites States postures.

So, it is not strange that the Iranian leader looks for a deeper influence in South America, since Ahmadinejad has understood that in this region he can find “friends”. In fact, he has the consent of Hugo Chávez and Evo Morales but until some days ago this alliances were not more than a commitment between a powerful country (Iran) and two states without a big influence in the world.
Nevertheless, this reality changed drastically with the visit of the President Ahmadinejad to Brazil.

After the meeting with his homologous Luiz Inácio Lula Da Silva, it is clear that both governments have sealed a pact of mutual support. The fact that the Brazilian enterprise Petrobras continues working in Iranian territory and that a commercial agreement between both governments was signed and that they decided to suppress the visas for diplomats from both countries or that they established an agreement about cultural exchange is not more than secondary measures. Yes, because the relevant fact is that Brazil’s government will support the Iranian nuclear power project and, at the same time, Iran has committed to back Brazilian intentions for becoming a permanent member of the Security Council of the United Nations Organization (UNO).

This mutual help can be used by Mahmoud Ahmadinejad to demonstrate that he has a real support in South America. Now, he will have a big and important partner as Brazil, a country that has taken the responsibility of establishing as the main leader of Latin America and, from this position, insert itself in the world politics as an influent country.

This is also a demonstration of the Brazilian ambitious bet. It is not a mere coincidence that Lula Da Silva’s government is involving in the Middle East conflict. Neither it is the organization of the Football World Cup in 2014 and the Olympic Games in 2016. It is not a chance that since some time ago Brazil decided to return European citizens to Europe, imitating the policies of Europe. And, even less, to see and active diplomacy in the last years, which hast given Brazilian government a big influence in Latin America and, to a less extent, in Africa. Brazil wants to have an hegemonic role in the region and for that purpose it needs strategical support.

Nevertheless, this game is risky because the excessive pragmatism that has been established as the basis of its external relations can bring some problems. Lula Da Silva may win some important partners as Iran but he can also lose other relevant friends as the United States, the European Union, Russia, Japan, India and China, among others.

So, the Brazilian government will have to move with great caution in order to maintain a balance to keep satisfactory relations with all countries. Can it be possible? How many obvious problems will he have to ignore to obtain more support? Until when will the neighbouring states accept this maquiavelic policy?

We will see.

 

Raimundo Gregoire Delaunoy
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl
@Ratopado

Comentarios (0)

reino_unido

Etiquetas: , , , , , , , ,

Mahmoud Ahmadinejad, ¿el nuevo socio de Brasil?

Fecha 1/12/2009 por Raimundo Gregoire Delaunoy

El controvertido presidente de la República Islámica de Irán ha dado inicio a una nueva gira, en la cual ha incluido dos países africanos (Gambia y Senegal) y tres sudamericanos (Bolivia, Brasil y Venezuela). Sin embargo, la gran relevancia de este viaje es lo que pudo concretar el mandatario iraní en tierras brasileñas, ya que es ahí donde la principal autoridad política de Irán busca afianzar lazos estratégicos.

Raimundo Gregoire Delaunoy | 1 de diciembre, 2009
reino_unido (disponible en inglés)

 

Agencias

Agencias

No es una gran novedad ver a Mahmoud Ahmadinejad en Bolivia, pues ya estuvo ahí en 2007. Tampoco es verlo de la mano con Luiz Inácio Lula Da Silva, ya que en dos oportunidades previas se habían reunido, aunque nunca en Brasil. Y aún menos sorpresa causa el paso de Ahmadinejad por Venezuela, país en el cual se reunirá con uno de sus grandes aliados, Hugo Chávez.

La actual visita del mandatario iraní por Sudamérica corresponde a un proceso iniciado hace unos años y, específicamente, desde que la principal autoridad política de Irán asumiera la presidencia en 2005.

Resumir en unas líneas lo que ha sido el mandato de Mahmoud Ahmadinejad parece imposible, pero sí se puede decir que su política exterior ha estado dominada por las constantes tensiones con la Unión Europea y Estados Unidos, los grandes referentes de occidente. También, ha tenido una nefasta relación con Israel, ya que el presidente iraní ha llegado a negar el holocausto. Esto último es algo que le ha traído problemas con el mundo árabe, pues no todos aquellos estados comparten su particular visión acerca de la matanza de judíos ocurrida durante la época del nazismo.

Tampoco goza de buenas relaciones con Iraq, pues las viejas rencillas por la guerra de los años ochenta (1980-1988) y las diferencias ideológicas han impedido un mayor acercamiento entre dos naciones que debiesen tener un rol más conciliador, no sólo entre ellas, sino que también en toda la región colindante. Respecto a los países del Golfo Pérsico (o Arábigo, según los árabes), el actual gobierno iraní ha tenido conflictos con Bahrein y Emiratos Árabes Unidos, por dar dos ejemplos, y, más allá de estos hechos puntuales, lo concreto es que las relaciones árabe-iraníes sin ser malas están lejos de ser buenas. Que Marruecos decidiese alejarse, diplomáticamente, de Irán es una demostración que las sospechas de una “exportación del chiismo” afectan las relaciones exteriores iraníes.

También es necesario mencionar que la política exterior iraní ha buscado nuevos socios en Asia Central y así es que ha afianzado sus lazos con Tayikistán y Afganistán. En paralelo, goza de cierto apoyo por parte de dos gigantes como Rusia y, en menor medida, China, dos naciones que generan una permanente molestia, en las potenciales occidentales, respecto al asunto del plan nuclear iraní, ya que ellos no han sido tan duros con Irán en comparación a las posturas de la Unión Europea y Estados Unidos.

En este contexto, queda claro que el gobierno de Mahmoud Ahmadinejad ha encontrado diversos obstáculos en pos de su objetivo final -sea este la energía nuclear o la bomba atómica- pero, al mismo tiempo, siempre ha logrado establecer relaciones amistosas con importantes o estratégicos países.

Por eso, no debiese extrañar que el mandatario iraní siga afianzando su influencia en Sudamérica, pues Ahmadinejad ha entendido que en esta región puede encontrar “amigos”. De hecho, ya cuenta con el beneplácito de Hugo Chávez y Evo Morales, pero estas alianzas hasta hace unos días no pasaban de ser un compromiso entre un país poderoso (Irán) y dos estados sin gran influencia en el contexto mundial.

Sin embargo, dicha realidad cambió drásticamente con la visita del presidente Ahmadinejad a Brasil. Tras los encuentros con su homólogo Luiz Inácio Lula Da Silva, quedó en claro que ambos gobiernos sellaron un pacto de apoyo mutuo. Que la estatal brasileña Petrobras siga trabajando en territorio iraní, que se firmara un acuerdo comercial, que se suprimieran las visas para los diplomáticos de ambos países o que se estableciera un acuerdo de intercambio cultural no son más que medidas secundarias. Sí, porque lo relevante es el hecho que el gobierno de Brasil apoyará el plan iraní de energía nuclear pacífica, mientras que Irán se comprometió a darle apoyo a Lula Da Silva en su intención de ingresar como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

Esto último sirve para que Mahmoud Ahmadinejad demuestre que cuenta con un apoyo real en Sudamérica. Ahora tendrá un socio de peso como Brasil, un estado que ha tomado la responsabilidad de establecerse como el gran referente de Latinoamérica y, desde esa posición, insertarse en la política mundial como un país de peso.

También, es la demostración de la ambiciosa apuesta brasileña. No es una mera coincidencia que el gobierno de Lula Da Silva esté involucrándose en el conflicto de Medio Oriente. Tampoco lo es que organice el Mundial de Fútbol del 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016. No es casualidad que hace un tiempo Brasil decidiese devolver europeos a Europa, imitando las políticas migratorias del Viejo Continente. Y, menos aún, la activa diplomacia de los últimos años, la cual le ha permitido generar un foco de influencia en Centroamérica, Sudamérica y, en menor medida, África. Brasil quiere tener un rol hegemónico en la región y para eso necesita apoyo estratégico.

Sin embargo, este juego es arriesgado, pues el excesivo pragmatismo que ha establecido como base de sus relaciones exteriores le puede traer problemas. Quizás gane un importante socio como Irán, pero puede perder otros que siguen siendo demasiado relevantes como Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia, Japón, Sudáfrica, India y China.

Entonces, al gobierno brasileño no le queda otra que moverse sigilosamente y dejar contentos a todos. ¿Será posible aquello?, ¿cuántas problemáticas obvias tendrá que pasar por alto para conseguir más apoyo?, ¿hasta qué punto le aguantarán sus vecinos esta política algo maquiavélica?

Ya se verá.

 

Raimundo Gregoire Delaunoy
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl
@Ratopado

Comentarios (0)

mahmoud-ahmadinejad

Etiquetas: , , ,

Elecciones presidenciales en Irán, ¿una bomba de tiempo?

Fecha 20/06/2009 por Raimundo Gregoire Delaunoy

Apenas conocidos los primeros resultados de la primera vuelta electoral, la inquietud se apoderó de la esfera política y social iraní. Claro, porque el actual presidente, el conservador Mahmoud Ahmadinejad, obtenía un aplastante triunfo sobre su principal rival, el «reformista» Mir Hossein Moussavi. En paralelo, diversos gobiernos daban cuenta de su postura ante los hechos y comenzaba el debate acerca de si realmente hubo un fraude electoral.

Raimundo Gregoire Delaunoy | 20 de junio, 2009

Murad Sezer/Reuters

Murad Sezer/Reuters

Ha pasado más de una semana y las protestas en las calles no sólo se mantienen, sino que adquieren cada vez más fuerza, al igual que la represión de las mismas por parte de las fuerzas policiales.  Este dato no deja de ser algo accidental o meramente anecdótico y es una importante demostración del descontento existente en las calles de Teherán.  De hecho, tras la revolución del Shá, en 1978, no se tenían recuerdos de manifestaciones tan potentes, inagotables y violentas como las que se están realizando en estos momentos.

Es así que lo acontecido el fin de semana pasado, en las elecciones presidenciales, deja espacio a muchas dudas.

Primero, porque se suponía que la disputa entre Ahmadinejad y Moussavi sería muy reñida y con un pequeño margen de diferencia.  Tanto así, que se especulaba con una posible segunda vuelta electoral.  Sin embargo, aquello no aconteció, pues según las cifras oficiales, el actual mandatario iraní obtuvo cerca del 63% de los votos, en tanto que su contendiente apenas sumó un 34% de las preferencias.  Estos números, ciertamente, dan cabida a una serie de cavilaciones y reflexiones.

En un primer momento, se pudo pensar que se trataría de la espontánea respuesta de los electores que debían resignarse ante una clara derrota, pero que en vez de hacerlo, recurrían a la violencia.  Se trata de un razonamiento bastante lógico, pero tras este pensamiento se esconde un motivo de peso.  En países como Irán, donde existe represión, la gente no realiza maniobras tan arriesgadas, a menos que sea algo que sobrepase los límites de la paciencia o que tenga relación con aspectos elementales como los derechos humanos, las precarias condiciones de vida, las injusticias sociales, la falta de modernización y la imposición de paradigmas que no todos comparten, entre otros.  Y no es que el gobierno iraní padezca todos estos males, pero sí presenta varios síntomas relativos a este tipo de “malas administraciones”.

El asunto es que la violenta respuesta del pueblo de Irán ha sido el espejo perfecto para externalizar una serie de situaciones que mantienen con inseguridad y disconformidad a la sociedad iraní.  Y este punto va más allá de los problemas económicos a los cuales ha tenido que hacer frente Mahmoud Ahmadinejad (como la inflación, por dar un ejemplo) o de la eterna lucha del actual presidente iraní por llegar hasta el final con su plan de energía nuclear.

No queda duda que el estilo conservador y la rebeldía ante Occidente, algo propuesto por Ahmadinejad,  le ha servido para generar muchos simpatizantes, pero, al mismo tiempo, ha captado firmes detractores.  Dentro de este último grupo se encuentran muchas mujeres, cansadas de las estrictas leyes islámicas, pero también trabajadores que no ven una justa repartición de los ingresos obtenidos por los recursos naturales (especialmente gas y petróleo).  A ellos se suman estudiantes universitarios, que parecen agotados de una sociedad y una política conservadora.  Y, finalmente, desde el exilio, los miles de iraníes diseminados por el mundo.  Desde Francia, Estados Unidos e Inglaterra, por dar tres ejemplos, llegaron las voces de alerta y reclamo ante los últimos comicios presidenciales.

Por eso, lo que está ocurriendo en las calles de Teherán debiese ser un llamado de atención para el gobierno de Mahmoud Ahmadinejad, quien debiese asumir que la situación es muy delicada y que en cualquier momento se le puede complicar aún más.  Sí, porque las dudosas elecciones no sólo han sido impugnadas por el pueblo iraní, sino que también por importantes sectores o destacadas personalidades de Irán.  Personajes como Shirin Ebadi –ganadora del Premio Nobel de la Paz-, algunos líderes religiosos menores y diversos activistas y políticos han demostrado la preocupación por lo que está aconteciendo.  Incluso, se ha dicho (aunque no hay confirmación oficial) que Ali Larijani, presidente del Parlamento iraní, habría criticado y responsabilizado al primer ministro de Irán por la ola de protestas y violencia.

En paralelo, gobiernos de distintos países han llamado a la calma, mientras que otros, como Canadá y Francia, han ido más allá y han considerado como funesto y lamentable el accionar de Mahmoud Ahmadinejad y del líder espiritual, Ali Khamenei.  Por contrapartida, China ha entregado un firme respaldo al ganador de las elecciones, cosa que también han realizado gobiernos de otros estados, como Venezuela y Cuba.  Estados Unidos sólo se ha remitido a decir que “el mundo está viendo todo”, mientras que el Reino Unido e Israel han declarado que no se referirán mucho respecto a esta situación.

Y quizás en algo realmente importante, el Consejo de Guardianes declaró que podrían llevar a cabo un recuento aleatorio del 10% de los votos válidamente emitidos el fin de semana pasado.  Esto último permite inferir que la posibilidad de un fraude electoral no es tan lejana, pues este organismo es uno de los de mayor influencia en la política iraní.  Constituido por seis líderes religiosos e igual cantidad de juristas, uno de sus deberes es velar por el correcto funcionamiento de los procesos electorales y el hecho que asumir una revisión de los escrutinios está admitiendo, aunque sea en forma indirecta, que las sospechas no son un mero capricho.  Alguien podrá decir que se trata de un tongo, ya que el Consejo de Guardianes es presidido por el ayatollah Ahmadjanati, que apoya al actual mandatario iraní, pero de todas formas es un antecedente al cual habrá que poner atención.

Mientras, las detenciones de opositores al régimen de Ahmadinejad siguen aumentando, al igual que el control mediático, lo que ha significado, por ejemplo, que se hayan censurado páginas web que entregaban informaciones diferentes a las de los medios oficiales.  Lo mismo ha ocurrido con los periodistas extranjeros, a quienes se les ha dicho que deben abandonar el país y no se les permite cubrir el devenir de las protestas.  Esto último tiene como objetivo “tapar” la cruda realidad, que es la dura represión con la cual las fuerzas policiales están sofocando las manifestaciones públicas, que siguen pidiendo la anulación de los comicios.

Según cifras oficiales, ya han muerto cerca de 20 personas, pero se estima que el total de víctimas sería cercano a 150.  Nada de extrañar, si se toma en cuenta el mensaje entregado por Ali Khamenei, líder espiritual de Irán y que está por sobre el poder político de la nación, quien declaró que “en caso de sangre derramada, ustedes (los opositores) serán los responsables”.  Aquella frase, expresada el jueves pasado, no deja de ser alarmante, pues da pie a una libre actuación de los Guardianes de la Revolución y de las milicias Basijs, los principales cuerpos de fuerzas leales al guía espiritual y al presidente del país.

Bajo este contexto, cabe preguntarse qué irá a pasar con este proceso, que cada vez se hace más intenso, violento y preocupante.  Aún más, si se toma en cuenta el hecho que Mir Hossein Moussavi afirmó que seguirá hasta el final y que está dispuesto a todo con tal de ganar esta lucha.  Da la impresión que ninguna de las partes involucradas en el conflicto entregará su brazo a torcer y eso es, justamente, lo peligroso de este asunto.

Ha llegado el momento en el cual Mahmoud Ahmadinejad y Ali Khamenei acepten que su discurso nacionalista, anti-occidental y pro-islamista les dio ciertos frutos, pero que ya no se puede seguir manteniendo.  La sociedad iraní ha dicho que no quiere esto, que busca nuevos cambios y paradigmas más acorde a la realidad del Irán de hoy.  Es cierto, sigue siendo una teocracia, pero quizás ya no todos lo desean.  Así como en 1979 se optó por eliminar el camino pro-occidental, quizás hoy el espíritu sea otro.  Sin embargo, así no lo entienden Ahmadinejad y Khamenei, que seguirán defendiendo a ultranza su “revolución.  Sí, porque en definitiva se trata de eso, implantar un nuevo momento histórico en la vida de Irán.

Claro que no será fácil, pues tendrán en Moussavi a un duro contrincante, que también intenta establecer un cambio, quizás no tan radical, pero donde sí se busca una mayor apertura hacia Estados Unidos y la Unión Europea.

Esa es la lucha de Irán.  Ya no tiene que ver con su plan nuclear, ni de las relaciones con Israel o con el colonialismo occidental.

La primera piedra ha sido arrojada.  La segunda, también.

¿Cuántas más vendrán?

 

Raimundo Gregoire Delaunoy
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl
@Ratopado
Fotografía: Murad Sezer / Reuters

Comentarios (0)

bandera-reino-unido-quemada

Etiquetas: , , , , , ,

Tensión entre Irán y el Reino Unido, un «problemita» demasiado problemático

Fecha 10/05/2007 por Raimundo Gregoire Delaunoy

Las relaciones entre Irán y las principales potencias occidentales están en un punto muerto. El pasado viernes 23 de marzo, las fuerzas navales de la Guardia Revolucionaria detuvieron a 15 marinos británicos, acusándolos de haber ingresado en forma ilegal a las aguas jurisdiccionales iraníes. ¿Qué se puede esperar en el corto plazo? ¿acaso este nuevo problema es una fase más del lógico proceder de ambos países?

Raimundo Gregoire Delaunoy | 10 de mayo, 2007

bandera-reino-unido-quemadaTras la captura y apresamiento de los 15 militares -catorce hombres y una mujer- el Ministro de Relaciones Exteriores de Irán declaró que los detenidos estaban en buenas condiciones y que sus familiares, así como el gobierno británico podrían estar tranquilos al respecto.

La primera reacción por parte del Reino Unido fue exigir la inmediata liberación de sus militares, rechazando el accionar del gobierno iraní y catalogándolo como algo arbitrario e injusto. Según Tony Blair, Primer Ministro del Reino Unido, la embarcación británica cumplía con una inspección de rutina, avalada por la Organización de Naciones Unidas (ONU), dentro de la zona marítima iraquí y jamás habrían sobrepasado la frontera, invadiendo territorio iraní.

Por contrapartida, Irán respondió con un reclamo formal ante la encargada de negocios del Reino Unido en Teherán. Además, la nación persa argumentó que los marinos habrían penetrado en forma ilegal al interior de la zona en cuestión y que, por lo mismo, los han apresado para someterlos a interrogatorios, en los cuales los acusados habrían reconocido y aceptado las acusaciones formuladas por el gobierno de Irán.

Curiosamente, al día siguiente Mahmoud Ahmadinejad, Presidente de la República Islámica de Irán, suspendió su viaje a Estados Unidos, ausentándose de la sesión del Consejo de Seguridad de la ONU, que realizaría una votación acerca de posibles nuevas sanciones al estado asiático, debido al incumplimiento de las obligaciones impuestas por la misma organización respecto al tema del enriquecimiento de Uranio.

Durante el fin de semana, hubo «fuego cruzado» de palabras, pero ninguna de ambas partes retrocedió en sus posturas, lo cual dejó a la deriva y sin solución al actual foco de enfrentamiento entre las dos naciones.

El lunes la situación cambió, aunque se agravó luego que el principal responsable de los asuntos navales de Irak, el General Hakim Yesam, declarara que los marinos británicos habían sido, efectivamente, detenidos fuera del territorio marítimo iraquí. Aún más, Yesam dijo que los militares europeos habían detenido a un barco mercantil en aguas iraníes, para luego abordarlo y, en consecuencia, provocando la intervención de las fuerzas navales de Irán.

El principal problema de este asunto es que este choque se produce en medio de la tensión existente entre Irán y el Reino Unido, Estados Unidos y otros integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU, a propósito del programa nuclear iraní y su negativa para detenerlo. De hecho, el sábado pasado el organismo dependiente de la ONU confirmó el establecimiento de nuevas sanciones económicas y comerciales a Irán, ante lo cual la el estado islámico reaccionó diciendo que a partir de ahora suspendería su colaboración con la Agencia Internacional de Energía Atómica (AIEA).

Cabe preguntarse, entonces, qué irá a suceder en el corto plazo, ya que al problema de la crisis nuclear se suman el tema de los marinos británicos y el rechazo ruso hacia las restricciones impuestas a Irán por parte del Consejo de Seguridad. Además, a pesar que la ulterior resolución de este último organismo contó con la aprobación de todos sus miembros, es sabido que Sudáfrica, Qatar e Indonesia han mostrado ciertas dudas respecto al proceso y sus procedimientos. De hecho, los representantes qataríes e indonesios propusieron un «desarme total en Medio Oriente», lo cual incluía a Israel.

Pero la división más importante se encuentra dentro de los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, ya que Rusia y China han sido las principales piedras de tope para las intenciones de Estados Unidos, Reino Unido y Francia, que buscan poner término al enriquecimiento de Uranio de Irán, acusándolo de tener serias intenciones de construir armas nucleares.

A nivel de rumores, se dice que Estados Unidos tendría elaborado un plan de ataque a puntos estratégicos en Irán. Al mismo tiempo, Irán ha señalado que no va a paralizar su programa nuclear, alegando su inocencia y el derecho a realizar actividades destinadas a la producción de nuevos métodos energéticos que puedan ayudar a su desarrollo. Y ante las constantes amenazas de sus rivales, Mahmoud Ahmadinejad se ha encargado de dejar en claro que continuarán hasta el final de las consecuencias y que están preparados para todos, incluso para una agresión física. Es por esto que las declaraciones hechas hoy por Tony Blair sólo sirvieron para aumentar la tensión, luego que dijera que «espero que consigamos que (las autoridades iraníes) se den cuenta de que tienen que liberarlos………si no, pasaremos a una fase diferente».

En definitiva, puede sonar a exageración decir que el problema de los marinos detenidos pueda transformarse en un bomba de tiempo. Sin embargo, no sería la primera vez que las grandes potencias de Occidente esperan por un mínimo detalle o un hecho de poca envergadura para así tener la justificación de un ataque armado. Especialmente cuando se trata de invadir un territorio rico en recursos naturales como gas y petróleo.

Ahora bien, seguramente el gobierno del Reino Unido esperará un tiempo y evitará un choque directo, pero la presión ejercida por Estados Unidos y, en menor medida, por la Unión Europea puede ser un impulso fatal. También es importante destacar que George W. Bush y Tony Blair están viviendo su último mandato y, por lo mismo, quizás no les tiemble la mano a la hora de optar por una nueva partida de ajedrez. Ya no en Afganistán, en Iraq o en Somalía, sino que en Irán.

Y ganas de atacar a la nación islámica no les faltan.

 

Raimundo Gregoire Delaunoy
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl
@Ratopado

Comentarios (0)

Los desafíos del Covid-19

En diciembre de 2019 comenzaba uno de los momentos más complicados del siglo XXI. Mientras el mundo seguía con su cotidianeidad, China se esforzaba para ocultar el avance de una nueva gripe, pero que, a diferencia de otras, parecía ser demasiado contagiosa y letal.

[…] Seguir leyendo

Encuestas

La integración político-social africana es:

View Results

Cargando ... Cargando ...

Podcast