Archivo de etiquetas | "África Subsahariana"

Chad after Idriss Déby’s death: comments and projections

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Chad after Idriss Déby’s death: comments and projections

Fecha 2/05/2021 por Raimundo Gregoire Delaunoy

On April 20th, the longtime President of Chad was killed and, according to the official statement, no specific information was given. Beyond this confusing issue, the fact is that Idriss Déby, who had recently won the presidential election, is dead and, therefore the country is facing an unknown fate.

Raimundo Gregoire Delaunoy | May 2nd, 2021

In order to understand the situation, it is necessary to briefly explain  the context in which Deby’s death happened. As it would be too long to describe the whole scenario, the focus will be put on the latest circumstances that took place before the passing away of Idriss Déby.

Firstly, presidential elections were held on April 11th, in an electoral process that was boycotted by three of the main opposition candidates. These latter ones argued that the insecurity and the lack of transparency, among other problems, where an obstacle to democratic elections.

At the same time, Idriss Déby’s regime experienced clashes with the Front for Change and Concorde in Chad (FACT), a rebel group founded in 2016, that supposedly has 1.500 fighters and that has found shelter in the southern part of Libya’s territory. After fighting against Khalifa Haftar’s Libyan National Army (LNA), in 2017 they signed a pact of ‘non-agression’ with Haftar and in 2019 became part of this latter’s forces. As it can be seen, the FACT is composed by tchadian mercenaries that, due to their implication in the Libyan conflict, were able to form a well equiped strength. Nevertheless, it must be pointed out that, according to local and foreign sources, the FACT lost at least 300 fighters during the latest clashes -which started on April 11th, the day of the presidential election- against the Chadian government.

It is necessary to add that while the FACT members are mainly Tubus (an ethnical group spread through Chad, Libya and Niger), Idriss Déby was a Zaghawa. While this is not the main reason of the confrontation between the FACT and Déby’s regime, it could be relevant in the further events that could take place in the political and social arena. Why? Basically, because the Tubus would surely like to return to power and other ethnical grups, like the Arabs, could also have the same goal in mind. However, the Tubus and Arabs would not be the only ethnical groups implied in the fight for power as Déby’s nepotism generated annoyance and rage in the Zaghawa people. In fact, an opposition branch emerged during the latest years and confronted the abuse of power of the recently dead president. 

Finally, on April 19th,the official results of the presidential election, held on April 11th, were published. Idriss Déby won with 79.32% of the votes and therefore assured a sixth period as President of Chad. The participation rate was 64.81% and the process was contested by opposition parties and the civil society. Among other accusations, the main were political harassment, violence against civilians, imprisonment of political rivals and lack of transparency. As a matter of fact, Human Rights Watch published a report about the mentioned abuses.

What will happen now

The fight against terrorism is the main topic that keeps attention, as Idriss Déby played an important role in Sahel’s counterterrorism. For instance, Chadian forces joined the United Nations Multidimensional Integrated Stabilization Mission in Mali (MINUSMA) and also were part of the Multinational Joint Task Force (MJTF). Even more, Chad had sent some troops to Nigeria, in order to attack and control Boko Haram movements in that country. Now, the big question is what will happen but there should not be any big change in Chad’s approach to this issue. Albeit, in the short-term, Chadian forces could return to Chad, in order to maintain the internal security of the country and, especifically, to confront FACT and other rebel groups that, eventually, could follow the steps of the Military Command Council for the Salvation of the Republic (CCMSR), which has joined the FACT in its political-military fight against the Chadian government. In fact, there are reports about the withdrawal ()  of Chadian troops from the triple border. Also, France has already expressed its concern and Jean-Yves Le Drian, France’s Minister of Foreign Affairs, recently recognised that they have analysed if Chad will be able or not to accomplish the military engagements in the Sahel. Furthermore, it should be put on the table the possibility that AQMI and Islamic State decide to attack Chad, so that they force Chadian troops to return to the country and, therefore, allow the terrorists to achieve some victories in the Lake Chad and triple border areas. In this scenario, it is not a surprise that on April 27th 12 Chadian militaries were killed in an attack mady by terrorists in the Lake Chad region.

France has lost a big ally in the Sahel and, thus, it is a logical thing that Emmanuel Macron declared that France will support the Transitional Military Council (TMC). Security is one of the most important issues for the French government and Chad’s efforts in counter-terrorism are well appreciated by France, especially after Chad deployed 1.200 militaries in the triple border region (Mali, Niger and Burkina Faso), where Barkhane -whose headquarters are located in N’Djamena- is already fighting against terrorist groups.

The tie with France has been very strong in the military field, and, for example, Idriss Déby was able to send 2.000 troops in 2013 to northern Mali. That is why Chad is a key player for France in the Sahel. As a matter of fact, Déby confronted more than ten rebellions or attempted coups, highlighting those of 2006, 2008 and 2019, and in the two last ones, he received France’s military support, something that allowed him to continue in power.

Another relevant aspect will be the challenge of having a military-civilian transition that allows Chad to have stability and start a process of slow, but progressive democratisation. In regard to this issue, a transitional chart has been published and it created three main bodies. The most important is the Transitional Military Council (TMC) will be led by Mahamat Déby. The TMC will be in charge of the security aspects, the peace of the nation, the stability of the country and the main frameworks of cultural, political and economic affairs. A Transitional Government, composed by the Primer Minister and ministers, has also been established and its main task will be to “lead and implement the national policy defined by the Transitional Military Council”.  As it may be seen, it will not be an independent entity and it should work within the limits given by the TMC. Finally, the Transitional National Council -whose members will be chosen by the TMC’s President- is going to be responsible for the legislative function and will examine and adopt a new Constitution Project.

Currently, Mahamat Déby -Idriss Deby’s son- has come to power as the chief of the Transitional Military Council. Even though he has been described as a respected and well prepared leader, the problem is that the Chadian Constitution has been overtaken/surpassed. In fact, according to this latter one, in case of a void presidency, the President of the National Assembly should hold the attributions of the President and if there was an impediment for that, then the first Vice-President should come into power. Furthermore, article 82 of the Constitution establishes that the interim President cannot dissolve the National Assembly, nor change the Constitution or remove members of the government. Unfortunately, these three limitations have not been respected by the Transitional Military Council, which has argued that they have done that in order to preserve national security. In this context, those measures have been categorised as part of a military coup. Thus, the situation of the militaries will be a key issue, as a split of the Chadian forces could destabilize even more the social and political situation. Actually, there have been some testimonies of internal divisions within the Chadian army but there have been no official statement. So, until now, it seems that those informations are merely rumours or just opinions but, as expressed in this article, Mahamat Déby will have to face the challenge of conveincing the older generals of his capacities and, at the same time, keep united the ethnically mixed Chadian forces.

It must be pointed out that, on April 26th, Albert Pahimi Padacke was appointed as the new Prime Minister. This designation was rejected by the opposition, which has claimed that Padacke was a former member of Idriss Déby’s cabinet (he was Prime Minister between 2016 and 2018). Even if he participated in the recently held presidential election, obtaining the second place with nearly 10% of the votes, he is seen as a continuity of the old regime. Nevertheless, external powers, like the United States and France, have approved the appointment of Padacke. Basically, because he is a civilian and not a military, something that could reinforce the necessity of a civilian or civilian-military transition instead of a merely military transitional government. This latter issue is very relevant, as clashes between policemen and protesters have erupted in N’Djamena and the southern part of the country. The confrontations have left  at least six dead, 36 wounded and 12 arrested people. So, that is why it is so important that the TMC has already named a new government, which has been recognised by Saleh Kebzabo, main oppository of Idriss Déby. The leader of the National Union for Democracy and Renewal (UNDR) declared that they made this decision in order to be part of the transitional government. In regard to this latter one, it included some opposition members and even Lydie Beasssemda, the only woman that ran for the recently held presidential election (arriving in the third place). The fact that Mahamat Ahmat Alhabo, from the Party for Freedom and Development (PFD), has been appointed as Minister of Justice and Human Rights can be seen as a signal of conceding power to the opposition. Also, it must be highlighted that the cabinet will have 40 members and nine of them will be women. Finally, the creation of a Ministry of National Reconciliation and Dialogue -given to Acheick Ibn Oumar, a former rebel- seems to be interesting and, consequently, something to observe during the political process of the transition.

Another key issue is the relation between the rebel groups, the TMC and the transitional government. While the rebels of the FACT stated, on April 25th, that they were keen to a ceasefirse and talks that could lead to a political arrengement, the TMC rejected their offer and declared that there would not be any dialogue with them. Even more, the head of the TMC, Mahamat Déby, claimed that they would ask Niger to provide help in order to capture and bring to justice those ‘war criminals’. Some days later, on April 29th, the FACT knocked down a helicopter of the Chadian Armed Forces, worsening the situation and demonstrating that the military confrontation will not stop before an agreement is signed.

Finally, Chad’s situation has spread fears and worries along the Sahel and other bordering regions. For example, the Head of the Presidential Council of Libya, Mohammed Menfi, and the recently elected President of Niger, Mohamed Bazoum, held a phone call in which they shared views about the current situation in Chad. On the same line, on April 24th, Libya, Niger and Sudan expressed their concern about Chad’s situation and, among other issues, called for a meeting of the African Union Security Council. Menfi went beyond the diplomatic encounter and ordered the Libyan army to secure the southern border with Chad. On April 27th, South Sudan sent a security representative to Chad, while on April 29th a mission of the African Union arrived to N’Djamena. Its delegation should stay in the chadian capital until May 6th and will publish a report with conclusions not later of May 8th.

Conclusions

Idriss Déby was a symbol of an old school-type military leader, that is, one that used to wear the uniform and go the battle front. He was one of the last African autocrats or dictators coming from the militaries, such as Muammar Al Ghaddafi, Omar Al Bashir or Isaias Afwerki, that gave political stability but through autoritharism and a regime that put individual or collective freedom -and even Human Rights- under the security needs. While being able to make some tiny changes in Chad’s political system, he just disguised a leadership of a past era. Therefore, even if the sudden murder of Déby was a shock for the country -Chad was not prepared to a quick and unexpected transition- it may be an opportunity to democratise the institutionality of the country and, the most important, to strengthen Chad as a modern State. Being one of the poorest nations in the world, the task will be tough and very riskful, especially with the current context of insecurity, instability and changes in the Sahel and neighbouring regions or countries.  

In regard with the ideas exposed in the previous paragraph, there should be an análisis and revision of the political stability model based on authorisarism. In different contexts and with diverse variables, it has failed in a lot of African countries. The process of political and social change that started in the Maghrebian states in 2011 is a proof of that failure and Algeria, Libya and Tunisia are well demonstrated and studied cases. In the Sahel, Mali has tried to advance steps in the democratisation process but the security risks and the lack of good governance have become a massive osbtacle. Similiar situations affect other Sahelian states, such as Niger, Burkina Faso and Mauritania. Nevertheles, the bet for democratic stability has to be a priority. The big deal is how to compatibilise that task with the capacity of solving current problems and, especially, in urgent issues like counterterrorism, immigration, climate change, covid-19’s pandemic, social unrest and human development.

So, the current situation of Chad must be analysed taking into account the regional context, in which there are lot of menaces (terrorism, drug smuggling, person trafficking, climate change, intercommunity violence, poltical and social instability, among others), conflicts (war in Mali and Libya, Gerd dispute,  political and social instability in Central African Republic, weak stability in South Sudan and transition in Sudan, Niger and Mali) and even nearly failed States, Chad was seen as an example of stability and this allowed Idriss Déby to control the country with an iron fist. Now, Chad will face the mission of maintaining the stability but, at the same time, starting a democratisation process. If it is already a massive task for a nation that has no democratic tradition, the challenge seems even tougher due to the previously described current context.

In this scenario, it is probably that the main powers support the TMC and the transitional government, even if, according to some elements, it is against democratic principles. Actually, France has expressed its will to help Deby’s son and the United Nations has declared that Idriss Déby’s death was a “loss of an essential partner”, demonstrating that the securrity issues are far more relevant than democratic reforms. In the same line, Amina Abba Sidick, Minister of Foreign Affairs of Idriss Déby, has said that even democracy is essential, sometimes the reality makes impossible to avoid some situations or decisions, that is, to put the security as the priority issue. That is why he suggests to support the TMC in order to maintain the unity and stability of the country. As it can be seen, pragmatism seems to be the most accepted approach in the current context as regional and external powers know that the collapse of Chad could have disastrous consequences for the Sahel and bordering regions.

The present conflict will be a test for the G5 Sahel, in order to see if they can take the responsibility of mediating in the conflict. According to some information, the G5 Sahel asked Niger and Mauritania to play an active role in this issue, something that could also have positive consequences, in case of achieving good results, for the transitional processes that both countries are witnessing. If they are able to manage the current conflict towards a civilian transition that paves the way to more democratic institutionality in Chad, including transparent and democratic elections, they could strengthen their leadership as presidents of Mauritania and Niger, countries that also need to work hard for improvements in their quest for a stable and more democratic institutionalities. At the same time, it will be a good way to measure the extent of the diplomatic arms of France and if Emmanuel Macron will understand that his latest failures (Mali and Libya) impose him not to play an active role and just give the demanded support. Concerning other African countries, it will be a challenge for integration blocs (as CEDEAO, Sahelo-Saharian Community, African Union) and neighbouring States. In this point, it could be a good opportunity to see mediations from the Maghrebian countries or even from those coming from the Horn of Africa, as conflicts in the Sahel have direct implications for the mentioned regions.

Another relevant topic is the presence of thousands of mercenaries in Libya. Since last February, Libya has a national union government -something that happened after seven years of confrontation between the National Government (GNA) and Khalifa Haftar’s forces- and recently have been signed some agreements, including, among others, a cease-fire arrangement. Furthermore, different parties involved in the conflict have stated that it is imperative to expel or withdraw diverse mercenary forces that currently are involved in Libya. This could have important consequences for Chadian rebel groups that are based in Libya’s southern region but also for neighbouring countries. What could happen with the rebels, and especially the FACT, if they are compeled to quit Libyan territory but without being able to return to Chad? This is just one of the questions about this issue and, in fact, United Nations’ Security Councial has already expressed its concern about the future of nearly 25,000 thousand mercenaries that currently are in Libya.

The consolidation of a civilian transition will strongly depend on the ability of the FACT to be a leader of diverse rebel groups that represent different ethnical groups. The civil society can put a lot of pressure and, for example, the Union of Syndicats of Chad (UST), called the people to go on strike and to protest against a transition led by a military. Also, the participation of the rebels should be taken into account, as the FACT has already expressed, on April 24th, their desire of a cease-fire that is accompanied by a political solution to the conflict. In regard to this issue, it is important to recall that the FACT has a political purpose (to topple Déby) and, at least until now, they are just a rebel group trying to change the political scenario and not a terrorist grup. Thus, in order to have a strong and durable dialogue, they should be part of the transition, as an exclusion of them could lead to further confrontations between the FACT (and maybe other rebel groups that have declared their support to them) and the TMC. So, the latter one’s decision to do not negotiate with the FACT, officialized on April 25th, can be categorised as a mistake. However, there have been positive signals, as the announcement of a transitional government with civilians and opposition members in it, the support of the Syndical Confederation of Chad (CST) and the meeting between Mahamat Déby and representatives of the CNJT, among others.

It should be said that the current situation in Chad is a demonstration of how different political, social and military issues are so connected between them. Chad is part of the Sahel, a region that is always linked with the Maghreb, Wesstern Africa and the Horn of Africa. In these three geopolitical zones, diverse players are defending their interests and, therefore, complicating even more the board. For example, the dispute between Turkey and Qatar against United Arab Emirates and Saudi Arabia -even though there have been some approaches during the last weeks- is taking place in Libya  and Somalia, but also in the Eastern Mediterranean. In the case of Egypt, it is implied in the Gerd’s conflict (against Ethiopia and involving Sudan), has played an important role in Libya -where it confronts Turkey- and is always paying attention to what happens in its southern borders (that is whay Chad is very relevant for Egypt). Russia is a key actor in Central African Republic, but also in Libya and even in the Horn of Africa (mainly Sudan), while the United States and the European Union have a strong presence in the Sahel and Libya.  There are more examples of how connected the diplomatic moves and the geopolitical interest are, so it seems that the region composed by the Maghreb, the Sahel and the Horn of Africa may get even more attention and will witness the fight for power between the most powerful nations but also among regional or other international key players.

It is important to understand that Chad’s developments could aggravate the humanitarian situation in the country and in the Sahel, a region in which, according to a report published by UN on April 27th, 29 million people were in need of assistance. Even more, OCHA has established that 6,4 million people are in need of assistance in Chad but only 3,8 millions of them have been targeted. The country hosts 473,000 refugees and has 236,000 internally displaced people.  Futhermore, nearly 4 million people are facing alimentary insecurity, a number that could rise up to 5,1 millions during the June-August period. Finally, 15 of the 23 provinces have an alarming nutritional situation. Refugiados y desplazados.

Internally, it must not be forgotten that clashes between herders and farmers have been taking place in the Salamat region (Southeastern region of Chad) and this situation could worsen with the sum of various of the elements previously mentioned in this article.

Finally, it is impossible to project what will happen in the future, as it depends on the international developments taking place in Chad. In this regard, there are three main scenarios. The first one is that Idriss Deby’s son gives continuity to his father’s regime, something that could be very bad news for the Chadian people but good news to the regional or international powers that do not want to lose an excellent ally in their fight against terrorism in the Sahel and the Chad Lake Basin. The second one is a transitional period in which opposition forces progressively come into power. It could be through a national unity government or due to a well constructed relation between the official power (the 18-months TMC), the civil society and the political parties. The third one is the rupture of the regime and political institutionality, something that could lead to unpredictable or unknown scenarios. This should be the worst of all the situations, as it could plunge Chad into chaos and, therefore, worsen the already complex context of the Sahel, Horn of Africa and the North of Africa.

Comentarios (0)

Guinea en busca de más democratización y libertad

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Guinea en busca de más democratización y libertad

Fecha 20/10/2020 por Raimundo Gregoire Delaunoy

El domingo 18 de octubre se llevó a cabo la primera vuelta de la elección presidencial en Guinea. Lo ocurrido en este proceso electoral es fundamental para el avance de la estabilidad en el país y África Occidental.

Raimundo Gregoire Delaunoy | 20 de octubre de 2020

(Agencias)

A nivel interno, entre 1958 (independencia) y 1984 tuvo un régimen de partido único (bajo el mando de Ahmed Sékou Touré), el cual terminó con el golpe de estado de 1984. Luego, entre 1984 y 2008 (régimen de Lansana Conté), se estableció un período autoritario. En diciembre de 2008, falleció Conté y ocurrió un nuevo golpe de estado. Sin embargo, la junta militar cumplió el compromiso de organizar elecciones presidenciales dentro de dos años. Así, en diciembre de 2010, Alpha Condé venció y se convirtió en el primer presidente guineano elegido democráticamente. El país entraba, en teoría, a una etapa de mayor democratización, pero, con el paso del tiempo, Condé se fue transformando en un mandatario autoritario. Así, tras ganar los comicios presidenciales de 2015, tuvo un segundo mandato y en marzo de 2020 organizó un referéndum constitucional. A través de este último, aumentó el período de cinco a seis años, pero se mantuvo el máximo de diez años (un mandato y una reelección). Sin embargo, Alpha Condé consiguió un «reseteo» de los registros previos y, en caso de ganar, podría llegar a gobernar hasta 2032.

En este contexto, desde 2019 se han producido diversas y multitudinarias manifestaciones en Conakry, capital de Guinea. Una de ellas, en diciembre del año pasado, tuvo una adhesión de un millón de personas, aproximadamente. Lamentablemente, también ha habido mucha violencia y, según diversos informes de organizaciones nacionales e internacionales, han muerto entre 50 y 93 manifestantes.

En cuanto a la elección presidencial, la Comisión Electoral Nacional Independiente (CENI) validó 12 candidaturas, de las cuales dos (16,67%) corresponden a mujeres. En 2015, hubo ocho candidaturas y solo participó una mujer, (12,5%).

Los principales contendientes son Alpha Condé y Cellou Dalein Diallo, quienes se enfrentaron en las presidenciales de 2010 y 2015, siempre con triunfo para Condé. En 2010 lo hizo en una reñida elección -definida en la segunda vuelta y con el 52.52% de los votos-, mientras que en 2015 se impuso, con un mayor margen (57.85%), en la primera vuelta.

Los resultados oficiales no serán publicados antes del miércoles 21 de octubre. Mientras, Cellou Dalein Diallo se declaró vencedor y Alpha Condé no respalda dicha afirmación y espera los números finales.

Es importante recordar que África Occidental tiene países con buenos índices democráticos (Ghana y Benín, por dar dos ejemplos), pero también hay otros que han sufrido por la inestabilidad política y social. Es el caso, por ejemplo, de Togo (con una dictadura familiar de años), Gambia (fin de la dictadura en 2017), Guinea-Ecuatorial (dictadura desde 1979), Malí (golpes de estado en abril de 2012 y agosto de 2020) y Costa de Marfil (elecciones el 31 de octubre, en un contexto de desorden político y social, con protestas, violencia e incluso muertos). Además, Burkina Faso y Níger, al igual que Costa de Marfil, tendrán elecciones presidenciales a fines del presente año, las cuales también serán claves.

Por último, la Comunidad Económica de África Occidental (Cedeao) sigue con atención este proceso electoral, pero también la situación en los otros países de la región. Este importante bloque regional tiene la misión de demostrar que puede jugar un rol positivo y concreto en las crisis y los conflictos de sus estados miembros.

Comentarios (0)

Reporte – Crisis política y social de Malí

Etiquetas: , , , , ,

Reporte – Crisis política y social de Malí

Fecha 9/08/2020 por Raimundo Gregoire Delaunoy

El 5 de junio comenzaron una serie de manifestaciones en Bamako, capital maliense, pero también en otras ciudades del país. Aquello parecía un movimiento espontáneo que, como muchos otros, quizás terminaría diluyéndose por su falta de consistencia. Sin embargo, civiles, opositores al actual gobierno de Ibrahim Boubacar Keita (IBK) e incluso figuras religiosas lograron, con gran éxito, unirse y desafiar a IBK.  A casi dos meses del inicio de esta nueva etapa, que no es más que la continuidad o, si se prefiere, una consecuencia del conflicto que estalló en 2012, el M5-RFP (coalición integrada por el Movimiento del 5 de Junio y la Agrupación de Fuerzas Patrióticas) sigue poniendo sobre la mesa la necesidad de reformas sociales y políticas.

Raimundo Gregoire Delaunoy | 9 de agosto de 2020

(Fuente: Agencias)

La historia es bastante conocida. Casi en paralelo a la caída de Muammar al Gaddafi, miles de mercenarios, provenientes de Malí y Níger, vuelven a su país de origen. Así, comienza a organizarse una nueva rebelión tuareg en el Sahel, aunque esta vez centrada en Malí y, específicamente, en el norte del territorio maliense. Meses después, en marzo de 2012, un golpe de estado puso fin al régimen de Amadou Toumani Touré. Tras esto, Dioncounda Traoré, presidente de la Asamblea Nacional, es nombrado como el nuevo mandatario de Malí. Luego, a fines de abril, se produjo una nueva intentona golpista, aunque esta vez sin éxito. A partir de entonces, se generó la confluencia de tres variables, que son la fragilidad institucional del país, la mencionada “rebelión tuareg” y la entrada al conflicto de diversos grupos terroristas (principalmente Al Qaeda del Magreb Islámico, Movimiento por la Unidad de la Jihad en África Occidental y Ansar Dine).

Durante los siguientes años, Malí fracasaría en su intento de recuperar el control de todo su territorio, pero, aún peor, también sucumbiría al auge del terrorismo. Todo esto fue creando un escenario perfecto para un deterioro generalizado de la calidad de vida de la población del país. Así, en septiembre de 2013, asumió como presidente el experimentado Ibrahim Boubacar Keita (conocido como IBK), quien sería reelegido en agosto de 2018. En ambas elecciones, Keita derrotó a Soumaila Cissé.

En abril del presente año se llevaron a cabo unas polémicas legislativas, ya que se acusó a la Corte Constitucional de favorecer al partido de Ibrahim Boubacar Keita y, además, se pusieron en duda 31 resultados. Sin embargo, días antes, el 25 de marzo, la situación ya se había enrarecido, luego que Soumaila Cissé fuese raptado. En paralelo, los problemas mencionados previamente (terrorismo, deterioro de la calidad de vida y disputa por el territorio) seguían siendo parte del debate nacional. De esta forma, lo acontecido en los comicios legislativos y la “desaparición” de Cissé fueron los ingredientes perfectos para generar una “bomba de tiempo”. Esto último ocurrió casi dos meses después, ya que el 5 de junio comenzaron a desarrollarse una serie de protestas en todo Malí, las cuales crecieron en violencia y tensión durante julio. Hasta hoy, se estima que al menos 11 manifestantes fallecieron durante los choques con las fuerzas policiales.

Detrás de estas protestas se encontraba una alianza formada por el Movimiento del 5 de Junio y la Agrupación de Fuerzas Patrióticas (M5-RFP). Dicha coalición integraba a la sociedad civil -incluso hubo manifestaciones realizadas por mujeres-, a la oposición política y a religiosos. De hecho, el imam Mahmoud Dicko es considerado como uno de los grandes pilares y organizadores de este movimiento político-social.

Cuando todo parecía llegar a un punto sin retorno, Ibrahim Boubacar Keita declaró, el 5 de julio, que estaba dispuesto a disolver la Asamblea Nacional y conformar un gobierno de unidad nacional. Sin embargo, su propuesta no fue aceptada y se mantuvieron las manifestaciones. En los siguientes días, las protestas se intensificarían y, tras la muerte de civiles, se tomó la decisión de realizar plegarias en vez de protestas. Además, el 11 de julio, el primer ministro de Malí prometió que lo antes posible se generaría un “gobierno de apertura”. Luego, ante la inminente llegada del Eid al Kbir, conocida como Tabaski en las comunidades musulmanas de África Occidental, se hizo un llamado a la calma. Aprovechando esta “pausa”, una delegación de la Comunidad Económica de los Estados de África Occidental (Cedeao) intentó generar un consenso y, por ende, una solución pacífica. Lamentablemente, el 20 de julio se anunciaba que la misión había fracasado en su intento. Acto seguido, cinco presidentes de países vecinos (Costa de Marfil, Ghana, Níger, Nigeria y Senegal) dieron continuidad a lo hecho por la delegación de la Cedeao. Lamentablemente, nuevamente no hubo acuerdos.  

¿Qué pide el movimiento?

Entre las principales demandas se encuentran la renuncia de Ibrahim Boubacar Keita y la disolución de la Asamblea Nacional y la Corte Constitucional. Además, el M5-RFP exige investigaciones independientes sobre la violencia contra civiles, la cual, según dicho movimiento, habría generado 23 muertos.

Cabe consignar que la partida de Keita no fue parte de las peticiones en un primer momento, pero tras los choques, que derivaron en fallecidos, el movimiento sumó la renuncia de IBK como algo insoslayable.

Como respuesta a lo que pide el M5-RFP, IBK removió a los miembros de la Corte Constitucional y su hijo renunció a su puesto como diputado. Sin embargo, al no querer disolver la Asamblea Nacional, ni tampoco presentar su renuncia, el M5-RFP siguió adelante con sus peticiones.

…..qué sugieren los mandatarios de la Cedeao

Tras las visitas de una delegación del organismo regional y de cinco mandatarios, el lunes 27 de julio se llevó a cabo una cumbre extraordinaria (a través de videoconferencia), en la cual estuvieron los 15 jefes de estado y gobierno de los países miembros.

En resumen, la Cedeao recomienda al gobierno de Malí que nombre un gobierno de unidad nacional -cuyo poder sería compartido por IBK, la oposición y la sociedad civil- y que haga efectiva la renuncia inmediata de los 31 diputados que lograron sus escaños gracias a la polémica decisión de la Corte Constitucional. Sobre este último órgano, sugieren que se realice una restructuración del mismo, pero dentro del marco legal establecido por la Constitución de Malí. En este sentido, la Cedeao propone que, una vez que se lleve a cabo la elección parcial (por los 31 asientos) de la Asamblea Nacional, sea esta la que designe sus tres representantes. En caso de bloqueo, el presidente Ibrahim Boubacar Keita podría ampararse en los poderes excepcionales que le otorga el artículo 50 de la Constitución y nominar a los nueve integrantes de la Corte Constitucional.

La Cedeao también pidió una investigación formal sobre los disturbios ocurridos en Bamako y que dejaron un saldo de al menos 11 muertos (según algunas fuentes, los fallecidos serían hasta 23). En paralelo, el comunicado final de la cumbre puso énfasis en la necesidad de redoblar los esfuerzos en la búsqueda y el rescate de Soumaila Cissé.

Junto a lo anterior, la Cedeao apuesta por la creación de un “Comité de Seguimiento”, el cual tendría como objetivo verificar que las medidas sugeridas se lleven a cabo. Este “Comité de Seguimiento” contaría con la participación de la Unión Africana y la ONU, a lo cual se sumaría la presidencia de la Cedeao. Por último, este comité estaría integrado por representantes de la sociedad civil, Parlamento, gobierno, M5-RFP, mujeres, jóvenes y magistrados.

Se contemplan sanciones para quienes cometan actos en contra del proceso de normalización y la fecha límite para desarrollar esta propuesta sería el 31 de julio. En pocas palabras, se le pide a las partes en conflicto que actúen con rapidez y que lleguen a un acuerdo lo antes posible, para así comenzar la reconstrucción política y social de Malí.

……y la respuesta del movimiento a la propuesta de la Cedeao

Junto con declarar que el proyecto elaborado por los mediadores no tomaba en cuenta el contexto sociopolítico del país y los riesgos que implica el mandato de Ibrahim Boubacar Keita, el M5-RFP rechazó la propuesta de la Cedeao. También, lamentó que lo ofrecido por la Cedeao no fuese muy diferente a lo que ya presentó IBK.

Al respecto, volvieron a decir que la renuncia del actual presidente es parte de la solución, algo que la Cedeao considera innecesario y, aún más, como una “línea roja” que no debe ser cruzada.

Por medio de un comunicado, generado el 23 de julio, el M5-RFP se comprometió a organizar manifestaciones dentro del marco legal (respetando a la Constitución, resoluciones adoptadas a nivel internacional y acuerdos intercomunitarios) y en un contexto absolutamente pacífico.  Además, afirmó que evitaría generar un vacío de poder, para así asegurar que las discusiones con IBK no impliquen mayor inseguridad para la población del país. El texto entregado a la Cedeao termina con algo importante y es que el M5-RFP espera contar con el apoyo de la Cedeao en su “búsqueda de seguridad, paz y prosperidad socioeconómica, a través de la restauración de un Malí democrático, republicano y laico”.

El 28 de julio, el movimiento nuevamente rechazó la propuesta de la Cedeao, aunque ese mismo día se produjo un encuentro entre el primer ministro de Malí, Boubou Cissé, y el imam Mahmoud Dicko. En esta reunión, llevada a cabo en la casa de Dicko, el representante del gobierno maliense le pidió al líder religioso que se implique en la propuesta de IBK, para que así logre convencer al M5-RFP de integrarse al gobierno de unidad nacional. Al día siguiente se vivió una dura jornada para el proceso de acercamiento, ya que la oposición volvió a pedir la salida de IBK y cerró la puerta a la propuesta de Cissé. Junto a eso, los 31 diputados involucrados en la polémica legislativa anunciaron que no dejarían sus cargos. En paralelo, el primer ministro aseguró que no renunciará, a menos que el presidente se lo pida. En resumen, todo llegó a punto cero, lo cual adquirió mayor gravedad una vez que el M5-RFP anunciara que el lunes 3 de agosto retomaría la desobediencia civil. En este sentido, el 30 de julio llegaría algo de calma, ya que Mahmoud Dicko declaró que se podría encontrar una solución que no contemplara la renuncia de IBK. Junto a lo anterior, mencionó que la salida del primer ministro podría ser una parte del compromiso. Empero, el imam aparecería, unos días más tarde, llamando a una gran marcha el 11 de agosto y pidiendo que fuese una “convocatoria histórica”.

Comentarios sobre la situación de Malí

Mientras el M5-RFP y el gobierno mantienen su “gallito”, el país sigue sin progresar y, peor aún, la situación amenaza con agravarse. De hecho, según datos del último Afrobarómetro, del 23 de julio, el 86% de los encuestados consideró que Malí va en una “mala dirección”. Al respecto, parece haber un consenso nacional sobre el delicado contexto, ya que Sikasso es la región donde hay una mejor percepción, pero aún así el 78% optó por la respuesta “mala dirección”. A nivel político, el asunto es bastante similar, ya que el 90% de los cercanos a la oposición considera que el país va en una “mala dirección”, mientras que los simpatizantes del gobierno y aquellos que no se identifican con ningún bando suman 82% y 85%, respectivamente.

En cuanto al gobierno, IBK llegó a tener un 75% de aprobación, pero luego fue bajando. Esto se debe al hecho de no poder concretar una serie de medidas y reformas sociales. Por ejemplo, según un Afrobarómetro de julio de 2018, en apenas cuatro ítems había un respaldo popular sobre ciertos asuntos. Se trata de la prevención de la violencia política en el período electoral (66%), mejoramiento de los servicios de salud básicos (62%), prevención de conflictos violentos entre comunidades (61%) y el fomento de los derechos y las oportunidades a favor de las mujeres (61%). En los restantes 15 temas, la aprobación fue igual o menor a 50%, destacando la mala evaluación en estabilidad de los precios (79%), reducción de la brecha entre ricos y pobres (78%), mejoramiento de la vida de los pobres (75%), creación de empleos (74%), suministro fiable de electricidad (71%), lucha contra la corrupción en la administración pública (71%), seguridad alimentaria para todos (66%), gestión de la economía (65%), tomar en cuenta las necesidades de los jóvenes (64%) y reducción de la criminalidad (63%). Como se puede ver, hay un alto rechazo en temas tan importantes como pobreza, desigualdades, corrupción, alimentación y seguridad, demostrando que, tal cual expresó la analista Niagalé Bagayoko, se trata de una “crisis multidimensional”.

Respecto a lo anterior, es necesario mencionar que hay asuntos que se vienen desarrollando hace varios años, como la brecha entre ricos y pobres. Así, en 2001, el 66% de los encuestados consideraba que el gobierno de aquel entonces lo estaba haciendo “mal” o “muy mal” en la lucha contra la desigualdad. En 2005, la cifra llegaba a 67% y en 2008 trepaba a un histórico 83%, en tanto que en 2012, en plena crisis política y social (especialmente en seguridad), se mantenía muy alto (80%). En 2014 y 2017 llegaría a 75 y 79%, respectivamente. Los números hablan por sí solos y demuestra que el problema de la gran brecha entre los más ricos y los más pobres no es responsabilidad de IBK, sino que de todos quienes han gobernado en los últimos 15 años.  Lo mismo ocurre con la gestión de la economía (62% en 2008, 69% en 2012, 56% en 2014 y 65% en 2017), mejoramiento de las condiciones de vida de los pobres (77% en 2008, 75% en 2012, 71% en 2014 y 75% en 2017) y la creación de empleos (55% en 2005, 72% en 2008, 73% en 2012, 68% en 2014 y 65% en 2017). Al revisar las cifras, se puede concluir que IBK no lo ha hecho mucho mejor que sus antecesores, pero tampoco lo ha hecho peor.

Se puede decir, entonces, que es un proceso que se mantiene desde hace mucho tiempo.  Hay una crisis política que se arrastra desde 2012, agravada por la situación de la seguridad. A pesar de esto, sigue habiendo un alto grado de apoyo al sistema de elecciones, ya que, en 2014, el 85% estaba a favor de elegir candidatos por medio de votaciones. En 2017, la cifra era 81%. En ambos casos, bastante parecido a lo que se podía apreciar en 2002 (82%), 2005 (86%), 2008 (81%) y 2012 (82%). Sin embargo, sería importante conocer la opinión de la gente sobre la transparencia de los procesos electorales. Esto, pues, en 2014, el 83% pensaba que las elecciones se habían desarrollado con plena transparencia o con pequeños problemas, mientras que en 2017 había bajado al 76%. Tras la polémica que ocurrió en las legislativas de 2020, ¿cuál sería el nuevo porcentaje? Lo mismo pasa con la Comisión Electoral, con una confianza, por parte de los encuestados, de 40% en 2012, 68% en 2014 y 51% en 2017.

En cuanto a la democracia, un 62% la apoyaba en 2012, mientras que aquella cifra aumentaría en 2014 (75%) y luego bajaría en 2017 (67%). En paralelo, el rechazo a las dictaduras de un hombre se mantiene sobre 80% desde 2012, con históricos montos de 86% y 87% en 2014 y 2017, respectivamente. La mayoría también suele mirar con recelo a los gobiernos de partido único (77% en 2012, 84% en 2014 y 76% en 2017) y a los regímenes militares (58% en 2012, 64% en 2014 y 66% en 2017). En resumen, se puede llegar a la conclusión que hay un evidente rechazo al trabajo de los políticos e incluso de instituciones como la Comisión Electoral, pero que aún se mantiene un fuerte apego respecto de la democracia. Sin embargo, ese descontento (un 61% consideraba, en 2017, no estar satisfecho con el funcionamiento de la democracia) debe ser tomado en cuenta, pues indican que no debe haber una reformulación del sistema, pero sí reformas urgentes.

Relacionado con lo anterior, a pesar de la desconfianza respecto de los políticos y de la violencia en ciertas regiones del país, se debe destacar que la libertad de expresión sigue teniendo una buena percepción por parte de la gente. De todas maneras, se debe poner atención al hecho que, según un Afrobarómetro de diciembre de 2018, el 40% se consideraba “nada libre” o “no muy libre” a la hora de expresar sus opiniones. Este resultado es mayor que aquellos de 2008 (15%), 2012 (30%) y 2014 (24%). Entrando en profundidades, es importante tomar en cuenta que apenas el 55% de los jóvenes entre 18 y 35 años declaró que se siente “algo libre” o “totalmente libre” en este ítem, mientras que los hombres (63%) se sienten con mayor libertad que las mujeres (54%). A estos datos se debe agregar que aquellos que nunca vivieron en la pobreza (68%) se sienten más libres que quienes tienen han vivido bajo una elevada pobreza (51%).

Algo de importancia es la participación en reuniones comunitarias. En este punto, lo más destacable es la diferencia entre el medio urbano y rural. En el primero, el 47% estaría dispuesto a participar, mientras que en el segundo la cifra llega a 70%. Al respecto, los resultados son de 2017 y cabe preguntarse cuáles serían los porcentajes hoy, tomando en cuenta que ha habido mucha violencia intercomunitaria. Más allá de eso, lo concreto es que en los sectores rurales -que es donde hay más choques entre comunidades- hay un mayor grado de participación en encuentros comunitarios, lo cual se podría explicar, entre otros motivos, por la desconfianza hacia los políticos y las fuerzas de seguridad, por un lado, y por el sentimiento de pertenencia a su comunidad, por el otro lado. Situación similar se vive a la hora de asociarse con otros para discutir un problema. En este ítem, el medio rural volvió a superar al urbano, ya que la respuesta afirmativa fue de 55% y 39%, respectivamente. Algo que llama la atención es que apenas el 46% de las personas entre 18 y 35 años se asociaría con otros para hablar sobre algún conflicto o situación problemática, en tanto que en el mayor porcentaje de intención positiva se ubica en el rango de 36 a 55 años, aunque apenas un 57%. Esto permite entender el por qué de los violentos choques ocurridos durante junio y julio en Bamako y otras ciudades del país. Claramente, mucha gente ya no tiene ganas de sentarse a debatir sobre los problemas que los afectan. Por último, la cantidad de ciudadanos que iría a una protesta o manifestación es otro tema que debe ser analizado. En este sentido, en 2012, el 73% decía que nunca lo haría, pero luego bajaría bastante en 2014 (46%) y 2017 (52%). A la inversa, en 2012, el 20% dijo no haber asistido a una manifestación en los últimos 12 meses, pero que lo haría si se presentara la oportunidad, lo cual varió bruscamente en 2014 y 2017, llegando a un 44% y 37%. A su vez, el porcentaje de personas que fue a una protesta se mantuvo estable (entre el 7% y 10%). Estos números permiten concluir que la gente está más dispuesta a ir a la calle y expresar lo que siente. Es algo que va de la mano con lo que ha ocurrido en la actual crisis, ya que la sociedad civil ha tenido un importante rol en las manifestaciones organizadas por el M5-RFP.

Conclusiones

Sin dudas, la respuesta del gobierno de IBK ha sido tardía, pero lo importante es que poco a poco empieza a generar cambios. Por ejemplo, se nombró a los nuevos integrantes de la Corte Constitucional, que era una de las peticiones del M5-RFP. Además, se formó un nuevo gabinete, acotado y con la misión, bajo el mando del primer ministro, de generar un gobierno de unidad nacional. Al respecto, la “hoja de ruta” de IBK tiene como una de las grandes prioridades lograr que el M5-RFP entre a este nuevo gobierno. En paralelo, se puso énfasis en retomar las condiciones mínimas que permitan el retorno de la “paz social”, lo cual incluye, entre otras medidas, una investigación sobre las muertes ocurridas en julio y la aplicación del artículo 39 del personal de Educación. En este contexto, es urgente que se siga avanzando en las principales reivindicaciones de los manifestantes, para así ir mejorando el clima político y social.  

Relacionado con esto último, es necesario generar un punto de encuentro entre el actual gobierno y la oposición, pero también entre la clase política en general y las necesidades del ciudadano común. Por eso, será vital que el M5-RFP comprenda que debe ceder y acercar las posiciones ante un gobierno que, tarde y presionado por la situación, finalmente optó por apostar por el diálogo y buscar una solución que evite un descalabro de la institucionalidad democrática del país. La naciente Coalición por el Sahel podría ser integrada en el proceso de estabilización del país.

En cuanto a la solución, esta debe ser generada por los actores directos del conflicto en Malí. Sin embargo, la participación de actores regionales, como la Cedeao parece ser apropiada. Es momento que los organismos de integración africanos demuestren que están a la altura y que no necesitan los buenos oficios de organismos multilaterales externos (UE, Estados Unidos, etc.). Al respecto, el rol de la ONU debe ser de observador y mediador, pero no más que eso. No se debe olvidar que la presencia militar ha generado rechazo hacia ciertos países, pero también hacia la injerencia extranjera. En este punto, es relevante que se evite un escenario como el que vive Libia, donde diversos actores se han involucrado. Esto ha distorsionado al conflicto en sí, pues a este mismo -que es lo central del asunto- se han sumado las pugnas geopolíticas entre otros estados ajenas al conflicto principal. Es así que el fracaso de la Cedeao ha sido un paso atrás, pero el regreso de Goodluck Jonathan, como mediador, podría fortalecer los esfuerzos llevados a cabo por la Cedeao. Así, es fundamental que este bloque de integración siga apoyando el proceso de diálogo de Malí y no solo para conseguir la estabilidad de dicho país, sino que también para seguir avanzando en la anhelada búsqueda de mayor democracia en la región. En resumen, se debe encontrar una solución debido al contexto nacional y regional.

La solución del conflicto debe tener una mirada amplia y de largo plazo. Si bien la crisis política y la inseguridad son los detonantes del actual proceso, este no es más que una consecuencia o una continuidad de aquel que comenzó en 2012. Así, se deben buscar soluciones a distintos problemas y, por lo mismo, se deberá involucrar a diversos sectores políticos y sociales. Aún más, hay temas (como el terrorismo) que merecen tener una visión regional, pues ningún país podrá ponerle fin sin la ayuda de sus vecinos.

Es fundamental que todas las partes involucradas comprendan que la defensa de la democracia y de su institucionalidad deben estar por sobre los intereses particulares de uno u otro grupo. Malí logró construir una incipiente democratización en los años 90, pero en el siglo XXI fue sufriendo una progresiva destrucción de lo conseguido. Esto último, entre otros motivos, por el mal desempeño de los políticos.

Parece ser que el imam Mahmoud Dicko no tiene intenciones de ser presidente o algo así. De hecho, le acomoda estar por detrás de los poderes, para así controlar y “fiscalizar” a quienes toman las decisiones. Será necesario contar con su presencia al momento de negociar con grupos terroristas, especialmente con aquellos que cuentan con buenas relaciones con Dicko. Sin embargo, se debe tener en cuenta que la islamización del conflicto político y social sería un gran retroceso. Si bien resulta erróneo establecer la participación del imam solo en el plano religioso, no se debe olvidar lo que ha ocurrido, por ejemplo, con los islamistas en Marruecos, Túnez y Egipto. En todos estos casos, supieron aprovechar el descontento transversal de la sociedad, para luego llegar al poder e intentar realizar reformas tendientes a una sociedad más conservadora o, si se prefiere, más “islamizada”. Esto no quiere decir que en Malí vaya a pasar eso mismo -las comparaciones no son recomendables-, pero es importante ir viendo si Dicko y los islamistas tienen otras intenciones.

En medio de un contexto regional muy preocupante y con diversas amenazas -sequía, choques intercomunitarios, terrorismo, inmigración, inestabilidad sociopolítica y conflictos en zonas cercanas-, Malí no se puede dar el lujo de caer y generar otro “tierra de nadie”. Es importante que el Estado recupere el control territorial, para que así pueda ejercer su poder y, por ende, sus medidas en materia de seguridad. Sin embargo, al igual como ha pasado en otros países de la zona, se debe tomar mucho cuidado a la hora de reforzar la seguridad, ya que ha habido diversos casos de violaciones a los derechos humanos, llegando incluso a cometer verdaderas matanzas contra civiles (por parte de las fuerzas estatales y de grupos terroristas), pero también se han producido intensas confrontaciones entre las comunidades que habitan en la región.

El M5-RFP comienza a dar señales de evidentes diferencias y una demostración de aquello es el tema de la renuncia de IBK. Mientras los sectores más duros no ceden en su afán de sacar al actual presidente, otros grupos, incluyendo al mismo Mahmoud Dicko, no tienen como principal prioridad la partida del actual mandatario. Esto último puede generar, con el desgaste propio del paso del tiempo, una fractura al interior del M5-RFP. Además de lo anterior, no se debe olvidar que este movimiento tiene mucha adhesión en Bamako, pero no así en otras regiones del país. Desde este punto de vista, la misión de la Cedeao fracasó en su intento de generar acuerdos, pero significó un apoyo fundamental para IBK, ya logró validarlo como presidente. Esta situación se refuerza con la reciente declaración de la Unión Africana, que apostó por sumarse a las propuestas elaboradas por la Cedeao. En resumen, si IBK logra manejar bien la relación con el M5-RFP, el actual conflicto podría tener, eventualmente, un mejor futuro.

Un tema que no se debe olvidar son las elecciones de 2023, ya que si bien el movimiento parece ser espontáneo y con objetivos de corto plazo, sí puede haber líderes, partidos políticos o grupos que estén pensando en los comicios presidenciales de 2023. Es el caso, por ejemplo, de la Coordinación de Movimientos, Asociaciones y Simpatizantes del imam Mahmoud Dicko (CMAS), una agrupación formada en enero de 2020 y que tiene como objetivo las elecciones legislativas, que aún no tienen fecha, e incluso las presidenciales de 2023.

Si bien la pandemia del Covid-19 no ha sido un detonante de la actual crisis, puede jugar un rol. Esto, pues una mala gestión del gobierno agravaría las tensiones, pero un buen manejo permitiría que IBK ganara más apoyo.  

Por último, la situación actual del país es el reflejo de un proceso histórico que mezcla una deficiente administración del Estado y crisis de confianza respecto de las instituciones estatales y políticas. Lo que actualmente ocurre es la explosión de un material acumulado durante años, período en el cual no se solucionaron grandes problemas en temas como educación, salud, justicia, servicios básicos (agua y electricidad), descentralización y gobernabilidad. Aún peor, a partir de 2012 se sumó una crisis en la seguridad, la lucha contra el terrorismo y el control efectivo del territorio. En este escenario, el Estado y la población de Malí deben actuar con rapidez, fomentar la puesta en marcha de medidas concretas y consolidar una política de diálogo y acuerdos.

Raimundo Gregoire Delaunoy
@Ratopado
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl


 

Comentarios (0)

Abiy Ahmed, un digno y merecido ganador del Premio Nobel de la Paz

Etiquetas: , , , , , , ,

Abiy Ahmed, un digno y merecido ganador del Premio Nobel de la Paz

Fecha 11/10/2019 por Raimundo Gregoire Delaunoy

Más allá de lo que digan los eternos críticos, que nunca encuentran algo bueno y que siempre ven dobles lecturas donde no las hay, el Premio Nobel de la Paz sigue siendo un importante hito anual. No solo porque es un potente símbolo, sino que por el hecho de premiar, en forma concreta, a quienes luchan por un mejor mundo. Suena cliché, pero es real.

Raimundo Gregoire Delaunoy | 11 de octubre de 2019
(originalmente publicado en Cooperativa.cl)

Sin embargo, es cierto que ciertas nominaciones o premiaciones habían generado polémica en los últimos. Por ejemplo, los premios entregados a Barack Obama (2009) y la Unión Europea (2012). Junto a ellos, la nominación de Greta Thunberg en la presente versión del Premio Nobel de la Paz.

Es por eso que darle el Premio Nobel de la Paz a Abiy Ahmed, actual primer ministro de Etiopía, no solo es algo justo, sino que también un tremendo espaldarazo para esta importante institución. Al respecto, cabe resaltar lo más evidente, es decir, Ahmed firmó la paz con la vecina Eritrea y puso término al “estado de guerra” que imperaba desde 2000. En este sentido, es necesario recordar que Etiopía y Eritrea enfrentaron una guerra entre 1998 y 2000, la cual finalizó con el Acuerdo de Argel (2000). Sin embargo, las tensiones se mantuvieron hasta 2018, año en el cual ambas partes acordaron dejar atrás décadas de conflicto y, entre otras cosas, asumir las fronteras establecidas en el Acuerdo de Argel.

Apenas ocurrido esto, algo tan básico como realizar llamadas telefónicas desde un país al otro pudo concretarse. Después, seguirían otros hitos, como reapertura de embajadas, apertura de fronteras, creación de comisiones, visitas recíprocas, circulación de personas y, lo principal, un aire de paz en una zona (el Cuerno de África) que ha sufrido por males como el terrorismo, la sequía, las disputas fronterizas y la carencia de una integración social, política y económica.

Pero esto no fue todo, ya que los “nuevos aires” impulsados por Abiy Ahmed –quien también realizó grandes reformas internas, tendientes a democratizar al estado etíope y a buscar un equilibro étnico- llegaron a los demás países de la región. Es así que Eritrea y Somalía restablecieron sus relaciones diplomáticas, en tanto que Djibouti y Eritrea destrabaron su situación y, tras diez años, normalizaron sus nexos. Por si fuese poco, Eritrea, Etiopía y Somalía firmaron un acuerdo de cooperación política, económica, social, cultural y securitaria, a lo cual sumaron la generación de una comisión conjunta tripartita. Todo esto, promoviendo la paz regional. Lo anterior ha sido acompañado por otros movimientos, los cuales han incluido avances en los vínculos bilaterales de los estados de la región y, quizás lo principal, en los asuntos multilaterales del Cuerno de África. Y aunque ha habido algunos problemas, como la disputa marítima entre Kenya y Somalía o una polémica entre Eritrea y Djibouti (la cual fue solucionada), no se puede negar que los progresos han sido evidentes.

Además, se han creado diversos proyectos de integración, los cuales incluyen líneas ferroviarias, creación de más vuelos entre los países de la región, mayor comercio, construcción de autopistas, inversión en puertos, seguridad fronteriza, lucha contra el terrorismo y disminución de visados para los africanos.

Hoy, a pesar que falta mucho para que el Cuerno de África pueda respirar tranquilo, el trabajo de Abiy Ahmed asegura que, más allá de las dificultades que han aparecido y seguirán emergiendo, el proceso va bien encaminado. Etiopía y sus vecinos comienzan a recibir más apoyo internacional –lo cual debe ser tomado con precaución, pues las potencias ya se muestran sus dientes en la lucha geopolítica por esta importante región- y empiezan a tejer una red de vínculos diplomáticos que deberían llevarlos a fortalecer la integración regional y africana. Eso sí, habrá que tener cuidado con las “ayudas” y los “buenos consejos” de las potencias externas y, como se ha dicho en el último tiempo, todo deberá basarse en la premisa de “buscar soluciones africanas para los problemas africanos”.

En resumen, que un conflicto histórico, como el que mantenían Eritrea y Etiopía, haya llegado a su fin es una noticia esperanzadora y, por supuesto, merecedora del reconocimiento internacional. Por eso, a celebrar el Premio Nobel de la Paz recibido por Abiy Ahmed, el “reformista”. Que sus pares regionales se contagien e inicien la apertura, sin miedos, hacia una democratización política, social y comercial. Es lo que necesita África.

Es lo que necesita el mundo actual.

Comentarios (0)

Mohamed Morsi, el reflejo del verdadero Egipto

Etiquetas: , , , , , , ,

Mohamed Morsi, el reflejo del verdadero Egipto

Fecha 17/06/2019 por Raimundo Gregoire Delaunoy

Nacido en el sector oriental del delta del Nilo, Mohamed Morsi Isa Al-Ayyat se convirtió en unos de los símbolos de la Hermandad Musulmana de Egipto y, al convertirse en el primer (y, hasta ahora, único)] historia del Egipto moderno. Su historia estuvo llena de dulce y agraz, pero, quizás, se le recordará por haber liderado una etapa que pareció un espejismo más que un período concreto de nuevos tiempos.

Raimundo Gregoire Delaunoy | 17 de junio de 2019

Mohamed Morsi estudió ingeniería en la Universidad de El Cairo y siempre destacó por sus buenos resultados universitarios. Tras terminar sus estudios de ingeniería, en 1975, tres años más tarde obtuvo el grado de magíster en ingeniería metalúrgica. En 1978, optó por viajar a Estados Unidos y ahí continuó con su profundización, alcanzando, en 1982, un doctorado en ingeniería en la Universidad de Carolina del Sur.  Luego de realizar clases en esta última casa de estudios, Morsi regresó a Egipto, donde también desarrolló trabajo docente. En eso estuvo hasta 2010, aunque, desde mucho antes, también empezó a convertirse en un importante actor político de la era de Hosni Mubarak.

Claro, pues fue parte de la oposición y uno de los hitos de su ascendente carrera política llegó en 2000, cuando, siendo un candidato independiente, logró ingresar al Parlamento egipcio. Su agrupación, la Hermandad Musulmana, estaba prohibida durante el mandato de Mubarak, asi que su figura siempre estuvo ligada al movimiento islamista. Sin embargo, en 2005 le tocaría caer, ya que Mubarak organizó un fraude electoral para así disminuir el peso ganado por la Hermandad Musulmana, la cual, entre las sombras y con candidaturas “independientes”, seguía avanzando en el poder legislativo de Egipto. Para peor, en 2006 sería encarcelado durante siete meses y cinco años más tarde correría la misma suerte. Finalmente, con el fin de la era Mubarak, no solo recuperó su libertad personal, sino que también entró con gran poder a la arena política egipcia.

Así, a pesar que la Hermandad Musulmana afirmó que no tenía intenciones de tener un candidato a la presidencia, en julio de 2012, con cerca del 52% de los votos, Mohamed Morsi se convirtió en el primer presidente de Egipto elegido por votación democrática. Se generó, en medio de un proceso de cambios político-sociales que afectó a muchos países del mundo árabe, la esperanza de ver algo diferente. Si Nasser y Anwar el Sadat habían representado al sueño del socialismo panarabista y la apertura hacia Occidente y el capitalismo, respectivamente,, Morsi parecía ser el encargado de generar un sistema democrático y alejado de los cuarteles. De hecho, su popularidad era muy alta y normalmente estuvo sobre el 50%. Empero, su mandato tenía fecha de inicio y vencimiento, pues el poder seguía estando en las mismas manos de siempre. Y aunque intentó cambiar esto, lo cual le significó tener aciertos, pero también grandes errores –como haberse entregado, en noviembre de 2012, poderes totales, reviviendo el miedo de las dictaduras y, peor aún, una de tipo islamista-, su caída fue cosa de tiempo.

Aunque el PIB de Egipto tuvo un leve crecimiento (pasó de 1,8% a 2,2%), la incapacidad de frenar los precios del gas y de la alimentación le pasó la cuenta. Además, sus polémicas medidas, la inestabilidad político-social del país y el abierto quiebre con parte de la izquierda y grupos pro-Mubarak, le dieron aún más fuerza a la oposición que empezó a construirse en torno a él. Junto a lo anterior, los indicios de una islamización de la sociedad o, si se prefiere, de una “islamización conservadora”, no ayudaron a que lograse salir a flote. Así, tras fuertes protestas en la histórica Plaza Tahrir y con un ultimátum de los militares, Morsi sufrió un golpe de estado, el 3 de julio de 2013, y debió resignarse a poner fin a la era de la Hermandad Musulmana en la presidencia egipcia. Como en una película, el sueño de desvaneció y todo el mundo fue testigo de una metamorfosis que nunca fue tal. Todo cambió, pero para que nada se modificara. En un abrir y cerrar de ojos, Mohamed Morsi estaba detenido, condenado y acusado, entre otras cosas, de realizar espionaje a favor de Qatar o de matar protestantes. Incluso, se le condenó a muerte y pasó sus últimos seis años privado de libertad, mientras que Hosni Mubarak era liberado en 2017.

Al momento de su muerte, la cual aún no ha sido clarificada, Morsi se encontraba, para variar, en un tribunal. Durante años estuvo enfermo y la gravedad de sus males minaron su salud, la cual nunca recibió, según consigna Human Rights Watch, los mínimos y más básicos cuidados. Murió en vida y, con eso, aumentó la histórica consigna épica de la Hermandad Musulmana. Sin pensarlo, y a pesar de realizar un mal gobierno y no entender el juego político, ni los ritmos del nuevo proceso egipcio, entró a la historia de su agrupación como un mártir. Como uno de los tantos mártires de la Plaza Tahrir.

Comentarios (0)

Lecciones de Argelia y Sudán

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Lecciones de Argelia y Sudán

Fecha 11/04/2019 por Raimundo Gregoire Delaunoy


Con apenas unos días de diferencia, el argelino Abdelaziz Bouteflika y el sudanés Omar al Bashir debieron dejar el poder en sus respectivos países. Algunos dirán que eran presidentes y otros afirmarán que eran autócratas o tipos autoritarios. Sin embargo, es justo decir, en honor a la verdad, que la mano de hierro del sudanés no tiene comparación respecto a lo hecho por su par argelino, pero no se puede esconder que el régimen de Bouteflika excedió los tiempos y terminó por colmar la paciencia de los argelinos.

Raimundo Gregoire Delaunoy | 11 de abril de 2019

Bouteflika estuvo en el poder durante 20 años (1999-2019) y al Bashir lo superó en diez (1989-2019). Fueron gobernantes que, con diferentes estilos y en contextos muy particulares, pasarán a la historia por haber caído gracias a las protestas pacíficas del ciudadano común y a la intervención de las fuerzas armadas. Estas últimas, dejaron de apoyar a ambos y optaron por ponerse al lado de la gente. Claro, dirán que lo hicieron en forma estratégica, para así no perder sus regalías, es decir, buscarán un modelo democrático (o que al menos se acerque más a la democracia), pero sin perder su influencia y poder. La gran pregunta, en caso que esto sea así, es si los argelinos y sudaneses estarán dispuestos a eso. El pueblo está cansado y ya perdió el miedo.

Si bien años atrás cayeron Ben Alí (Túnez), Hosni Mubarak (Egipto); Ali Abdullah Saleh (Yemen) y Muammar al Gaddafi (Libia), lo ocurrido en Argelia y Sudán es muy simbólico. Básicamente, porque el proceso de caída de Bouteflika y al Bashir –especialmente en el caso del primero- fue menos sangriento. Mientras en Argelia no hubo muertos, en Sudán sí lo hubo (11 o 14, según distintas fuentes), pero al menos se evitó un choque frontal entre diversos grupos (civiles y estatales).

Sin embargo, ahora vendrá lo más difícil y, en este sentido, hay que tener mucha habilidad política. Hoy, las transiciones de ambos países están lideradas por los jerarcas militares, los mismos que fueron parte de los gabinetes de Abdelaziz Bouteflika y Omar al Bashir. Por ende, es natural que aparezcan dudas sobre hacia dónde irá el buque. En el caso argelino, ya se estableció que el 4 de julio habrá elecciones presidenciales y en ella no podrá participar el actual presidente interino (un cercano a Bouteflika). A su vez, la situación sudanesa es más incierta, pues recién ahora cayó el régimen de al Bashira. Por ahora, solo se sabe que habrá una transición de dos años (a cargo de los militares) y que, además, la Constitución será disueta. Junto a esto, habrá liberación de presos políticos, estado de emergencia por tres meses y toque de queda por un mes.

Al analizar lo que ocurre en Argelia y Sudán, se puede ver con claridad que la gente o, si se prefiere, el pueblo rechaza cualquier continuidad de los regímenes que acaban de caer. Esto es sumamente comprensible, pero, al mismo tiempo, muy peligroso. Es una espada de doble filo, pues ese ímpetu democrático puede ser el motor de una transición exitosa, pero también corre el riesgo de convertirse en una piedra de tope. Es muy complicado pensar en transar o ceder luego de dos o tres décadas dominado por dictadores (Al Bashir) u autócratas (Bouteflika), pero es necesario para que el paso desde una dictadura (o régimen autoritario) hacia una democracia sea lo más pacífico posible y, por ende, tenga un excelente resultado. Hemos visto lo ocurrido en Libia y esto debe ser puesto como ejemplo de cuán mal se pueden hacer las cosas. Al mismo tiempo, se puede examinar la transición chilena como un modelo interesante. No por cuestiones económicas –ya sabemos que fue la base de un sistema que tiene ahogado a la mayoría de los chilenos-, pero sí por la habilidad de haber salido de una larga dictadura, haber pasado con éxito los primeros años de frágil institucionalidad democrática y, finalmente, haber sido capaz de establecer una democracia como tal. Claro que se pueden mejorar aspectos, pero no se puede dudar que las dificultades propias del proceso fueron abordadas de buena forma.

Ahora, Areglia y Sudán deberán enfrentar la parte más compleja, que es dejar los festejos y empezar a trabajar para que todo lo acontecido genere cambios reales y no termine siendo, como en el caso de Egipto, una movida propia del Gatopardo. En este sentido, será un gran desafío para los argelinos y sudaneses, pero también para los países vecinos. En caso de necesitarse mediaciones, será fundamental que los mediadores sean estados del Magreb y del Cuerno de África, que son los espacios geopolíticos donde se desenvuelven Argelia y Sudán, respectivamente. Y si esto no fuese posible, entonces la Unión Africana debiese ser el organismo encargado de apoyar estos procesos. La injerencia extranjera, es decir, la participación de las grandes potencias (Estados Unidos, la Unión Europea, China y Rusia) y aquellas de tipo emergente (Turquía, Qatar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos e Irán), debería ser evitada, para así no cometer los mismos errores del pasado, lo cual se ha visto –con historias, contextos y actores muy diferentes- en Siria, Afganistán, Irak, Libia y Malí. No se debe olvidar que los intereses geopolíticos son muy poderosos y que los estados más fuertes pueden asumir cambios en los liderazgos internos, pero que nunca estarán dispuestos a perder o poner en riesgos sus intereses (económicos, políticos, militares, etc.).

Por último, lo acontecido en Argelia y Sudán puede significar que lleguen nuevos aires en los procesos de integración del Magreb y del Cuerno de África, respectivamente. Mientras Argelia se ha visto involucrada en el conflicto del Sahara –apoyando al Polisario y, de esta forma, manteniendo con vida a un choque generado por el colonialismo y la Guerra Fría-, Sudán ha sido un factor de división en el siempre denso y complejo tejido diplomático del Cuerno de África. Es así que un gobierno argelino dispuesto a dialogar con Marruecos y establecer una política de dos velocidades (una dedicada al asunto del Sahara y otra que promueve la integración regional) aportaría mucho para el sueño de integración magrebí. En paralelo, los cambios generados por los nuevos tiempos de Abiy Ahmed, primer ministro de Etiopía, han generado expectación en el Cuerno de África, especialmente porque, al menos en el nivel diplomático, se ha avanzado en el camino de la solución de conflictos. Por ejemplo, la normalización de los nexos entre Etiopía y Eritrea y los avances (pequeños, medianos o grandes) en disputas como aquellas entre Egipto, Sudán y Etiopía (represa en el Nilo), Kenya y Somalia (límites marítimos), Djibouti y Eritrea (conflicto fronterizo) y Somalía y Somaliland (este último, una autoproclamada república cuyo territorio es parte de Somalía).

Además de esto, existen diversos proyectos de integración en infraestructura, lo cual tiene que ir acompañado de una base sólida de entendimiento entre los países de la región. Es así que en el Magreb se está avanzando en el proyecto de un tren magrebí –por ahora incluiría a Marruecos, Argelia y Túnez- y hace tiempo que se está llevando a cabo la carretera transahariana, mientras que, en el Cuerno de África, hace poco fue inaugurada la línea de ferrocarril que une a Etiopía con Djibouti, pero existen otras iniciativas ferroviarias como las líneas Etiopía-Eritrea, Etiopía-Kenya y Kenya-Sudán del Sur. Por si fuese poco, estos proyectos ferroviarios involucran a Rwanda, República Democrática del Congo, Tanzania, Burundi y Uganda, lo cual generaría una gran conectividad terrestre en África Oriental. ¿Algo más? Claro, porque existe el deseo de construir el “Corredor Lamu” –que incluiría, entre otras cosas, carreteras, puertos, líneas de tren y un oleoducto-, el cual uniría a Kenya, Sudán del Sur, Etiopía y Uganda.

En resumen, el fin de los regímenes de Abdelaziz Bouteflika y Omar al Bashir dejan una serie de lecciones y desafíos. Dentro de las primeras, la importancia de realizar manifestaciones pacíficas (y persistentes), la necesidad de actuar en forma rápida cuando una situación amenaza con transformarse en un choque violento, aprender a escuchar a la gente, comprender que los tiempos actuales necesitan soluciones democráticas y no dictatoriales y asumir que ningún tipo de gobierno puede mantenerse en el tiempo si no toma medidas que favorezcan a la mayoría y no a las élites. Entre los segundos, cómo construir nuevas institucionalidades democráticas, entender que las democracias africanas o asiáticas no tienen por qué ser iguales a las de “Occidente”, implicar a todos los segmentos políticos y étnicos en los procesos de democratización y fomentar la creación de un nuevo sistema interno que permita establecer, en el largo plazo, buenas relaciones con los vecinos. Todo lo anterior, comprendiendo que se vive en un mundo globalizado y en el cual los estados (o estados-nación) van perdiendo fuerza ( y a veces soberanía) respecto de los bloques de integración (regional, continental o mundial).

En este contexto, es de esperar que los procesos de Argelia y Sudán terminen bien. Aquello sería un bálsamo en zonas que, en las últimas décadas, han vivido procesos complejos y, normalmente, acompañados de violencia, fragmentación e inestabilidad. Mientras África no solucione sus problemas, la dependencia de los capitales extranjeros seguirá siendo una realidad y, entonces, la utilización de sus recursos naturales (y las riquezas generadas por éstos) permanecerá bajo la voluntad de las potencias o, si se prefiere, de las grandes empresas que los exploran y explotan.

Comentarios (0)

El adiós de Abdelaziz Bouteflika: un proceso incierto

Etiquetas: , , , , , , ,

El adiós de Abdelaziz Bouteflika: un proceso incierto

Fecha 3/04/2019 por Raimundo Gregoire Delaunoy

El martes 3 de abril, el Consejo Constitucional de Argelia anunció que el mandatario argelino –quien estuvo en el poder durante 20 años- hizo efectiva su renuncia y, por ende, se declaró al cargo vacante. Ahora, Abdelkader Bensalah, presidente del Consejo de la Nación –cargo que ocupa hace 17 años-, debería ser el encargado de asumir la presidencia interina de Argelia. En teoría, debería organizar elecciones en tres meses más y sin que pueda presentarse como candidato presidencial. Más allá de esto, lo concreto es que se consolidó la salida de Abdelaziz Bouteflika, pero, al mismo tiempo, comienza lo más difícil. ¿Habrá un cambio total?, ¿Bouteflika y sus aliados gobernarán desde las sombras?, ¿hacia dónde irá Argelia?

Raimundo Gregoire Delaunoy | 3 de abril de 2019

Tras haber sufrido un accidente cerebrovascular en 2013, Abdelaziz Bouteflika prácticamente no apareció más en público y, cuando lo hizo, quedó la impresión que las secuelas físicas le impedirían gobernar. Sin embargo, Bouteflika –héroe de la independencia argelina y líder de la transición que puso fin a la década sangrienta de los años 90- permaneció en el poder por casi seis años más. Demasiado tiempo y eso, inevitablemente, le pasó la cuenta. No solo por su delicado estado de salud, sino que, lo principal, por sus evidentes problemas para tomar las riendas de Argelia. Esto significó que se profundizaran ciertos problemas –como la precariedad laboral, la excesiva dependencia de la economía argelina del petróleo, necesidad de reformas institucionales, democratización del sistema político, demandas étnicas y las relaciones exteriores, entre otros-, generando la sensación que el estancamiento argelino no tendría solución.

De esta forma, la gente se aburrió y salió a las calles. Fueron al menos seis semanas seguidas en las cuales se organizaron pacíficas y ordenadas protestas en Argel, pero también en otras ciudades del país. A pesar de ser un movimiento amorfo –sin líderes claros, ni tampoco peticiones consolidadas, salvo pedir la partida de Bouteflika y sus cercanos-, su unidad y persistencia le permitieron conseguir el objetivo. Tanto así, que se puso término a la era de Abdelaziz Bouteflika como presidente de Argelia.

Aunque la alegría es evidente, no se le debe dar demasiado espacio, pues de inmediato aparecen las dudas. La primera, quizás la más relevante, es quién liderará durante el proceso de transición. Esto último, pues muchos argelinos ya han anunciado que no quieren a los integrantes del círculo íntimo de Bouteflika –su hermano Said, Ahmed Ouyahia, Abdelmalek Sellal, Bachir Tartag y el general Gaid Salah, entre otros-, es decir, quieren un nuevo marco político en el cual los viejos estandartes ligados a la era Bouteflika queden fuera.

Luego, cabe preguntarse qué pasará con el movimiento, social y espontáneo, que emergió y generó la caída de Bouteflika. Al no tener una cabeza, ni tampoco dos, tres o cuatro, el escenario parece difuso. Recuerda, en cierta medida, al movimiento 20 de Febrero marroquí, el cual comenzó con mucha fuerza, pero después, cuando había que mostrar organización clara y propuestas bien definidas, desapareció. Básicamente, porque no tenía cohesión. Ciertamente, son dos países con sus propias realidades y en contextos diferentes, pero la comparación es necesaria para recordar que la oposición debe ser capaz de aglutinarse en torno a un objetivo común (lo cual lo consiguieron), pero también necesitan tener la capacidad de transformarse en un grupo político. En caso contrario, la transición quedará en las manos de los políticos, los mismos que generan tanta desconfianza.

Otra duda razonable tiene que ver con la institucionalidad democrática de Argelia. En este sentido, lo primero es ver si realmente terminará la “era Bouteflika” o si detrás de los muros gobernarán los mismos de siempre. Ya lo dijo el propio Abdelaziz Bouteflika, quien, al anunciar que dejaría el poder, aseguró que estaría atento al proceso de transición. En pocas palabras, él (o sus cercanos) vigilarán de cerca todo lo que ocurra. Y esto tiene dos lecturas. La positiva, que le interesa que el país evite el caos y asuma que debe haber un nuevo modelo político-social. La negativa, que desconfían de una democracia plena, ya sea por el temor a un eventual auge de los islamistas, su intención de no soltar el poder, la incapacidad de los nuevos líderes, la lucha antiterrorista, los ánimos revanchistas o la fuerza de las demandas separatistas o étnicas, entre otros. Además de lo anterior, Argelia tendrá el gran desafío de levantar un marco institucional nuevo y ajustado a los tiempos actuales. Y esto es aún más complejo cuando la institucionalidad ha estado marcada por el sello de un gobierno que ha dominado durante 20 años.  Liberarse de muchas ataduras y costumbres no será fácil y eso requerirá de mucha sapiencia y manejo político. En este contexto, será relevante conocer cuáles son las principales carencias –por más evidentes que parezcan algunas, como una mayor democratización- y cuáles son las percepciones de los argelinos. Establecer una buena sintonía entre gobernar y escuchar a la gente es una gran tarea y esto debiese marcar a la agenda política argelina. Relacionado con lo anterior, aparece la pregunta sobre el rol que cumplirán las fuerzas armadas argelinas en todo este proceso. Según lo visto en las últimas semanas, las demandas de la población generaron buena sintonía entre los militares, quienes, al mismo tiempo, parecen no querer intervenir demasiado y buscan un proceso que no los convierta en protagonistas, pero solo en la medida que sus deseos y la institucionalidad básica del país no se vean afectados.

Uno de los temas más potentes son las eventuales propuestas de políticas para el desarrollo interno y respecto de las relaciones internacionales. Dentro de las primeras, aparecen casos emblemáticos como una mayor diversificación de la economía argelina, el destino de las exportaciones petroleras, la lucha contra el desempleo de los jóvenes, la situación en Kabilia, la discriminación a los bereberes, los choques étnicos en el sur, el fenómeno migratorio y la lucha contra el terrorismo y el tráfico de personas. En cuanto a las segundas, por ejemplo, ¿qué pasará con el conflicto del Sahara y, por ende, con el apoyo al Polisario?, ¿se le dará un mayor espacio a la integración magrebí?, ¿qué pasará con África Subsahariana?, ¿cambiarán los vínculos con Europa?, ¿se mantendrá la alianza con Rusia?, ¿se buscará una mayor relevancia en los asuntos africanos?

Todo esto se podría resumir que lo que está ocurriendo es una verdadera Caja de Pandora y, por ende, todo debe ser realizado con mucha prudencia y estrategia. Además, será necesaria una gran capacidad de equilibro entre la necesidad imperiosa de grandes cambios, pero que, al mismo tiempo, vayan acompañados de políticas de mediano y largo plazo. Las transiciones políticas no son fáciles y en muchos casos suelen fracasar o tomar más tiempo de lo deseado. El problema es que en ocasiones esto trae consigo un contexto de confusión y caos –a veces con muertes y fracturas o fisuras sociales difíciles de solucionar-, asi que será importante que quienes lideren el nuevo proceso político-social de Argelia comprendan la realidad argelina, pero que también estudien los ejemplos de transiciones exitosas.

En este punto, la sociedad civil deberá asumir que no todas sus propuestas podrán ser puestas en marcha y, entonces, tendrán que comprender que ceder no será sinónimo de aflojar, sino que de ayudar a mantener el equilibrio. Si se empieza a pedir una limpieza total, aquello puede ser peligroso y poco realista. La sugerencia es que los representantes de la era Bouteflika consoliden su retirada y dejen a emisarios más jóvenes (y mejor evaluados por la población) en la mesa de negociaciones con los nuevos liderazgos sociales y políticos del país. Y estos dos últimos también deberán buscar lo mejor de sí, es decir, líderes reflexivos, capaces de transar y con reales intenciones de construir un mejor país. Por último, los militares deberán mostrar un comportamiento prudente, es decir, lo más alejados posible del proceso político. Sin embargo, pensar en verlos totalmente fuera es inviable, ya que han sido parte fundamental del aparato político argelino desde su independencia. Tanto así, que si Abdelaziz Bouteflika dejó el poder fue porque, entre otras cosas, las fuerzas armadas argelinas ya no veían con buenos ojos su permanencia.

Si lo anterior no se cumple, entonces Argelia podría entrar en una fase peligrosa, en la cual diversos problemas político-sociales saldrían a la superficie y, por ende, con el evidente riesgo de generar estallidos a nivel nacional y local. Y eso no es lo que necesita Argelia, ni tampoco el Magreb, el Sahel y la Europa Mediterránea.

Comentarios (0)

La invisibilidad de África en Chile: el caso de la (des)igualdad genérica

Etiquetas: , , , , , , , , ,

La invisibilidad de África en Chile: el caso de la (des)igualdad genérica

Fecha 27/12/2018 por Raimundo Gregoire Delaunoy

El pasado 18 de octubre, Paul Kagame, presidente de Rwanda, se convirtió en noticia obligada, ya que hizo un cambio de gabinete y en este último apostó por la igualdad genérica. Así, estará conformado por 50% de mujeres e igual proporción de hombres. La situación llamó la atención, pero tampoco sorprendió tanto, pues Rwanda tiene una tasa de participación femenina muy alta en el ámbito legislativo. De hecho, el 61,3% de quienes integran el Parlamento de Rwanda son mujeres.

Raimundo Gregoire Delaunoy | 27 de diciembre de 2018

(Fotografía: Getty Images)

Días después, otro país africano, ahora Etiopía, causó revuelo, ya que, por primera vez en su historia, nombró (a través de su Parlamento) a una mujer como presidenta del país. Si bien es un cargo simbólico –el que tiene el poder es el primer ministro-, no deja de ser un dato relevante. Tanto así, que Sahle-Work Zewde es, en la actualidad, la única jefa de estado de África.

Pero esto no es todo, pues el reformador Abiy Ahmed –que se ha convertido, sin dudas, en uno de los grandes personajes políticos del año- ya había dado otro paso, pues la semana anterior había nombrado a su gabinete y en éste optó, al igual que Kagame, por la paridad genérica. Así, diez de sus integrantes son mujeres y la misma cantidad corresponde a hombres. Aún más, se la jugó nombrando a una representante femenina en cargos tan importantes –e históricamente reservados para alguien del género masculino- como en el Ministerio de Defensa.

Para tener una mayor noción sobre lo acontecido en Etiopía y Rwanda, cabe revisar algunas cifras. Según datos de la Unión Interparlamentaria, en 2017 había apenas seis países (a nivel mundial) con 50% o más de mujeres en jefaturas ministeriales. En dicho listado, resaltaban Rwanda (7°, con 47,4%), Sudáfrica (9°, 41,7%) y Uganda (19°, 36,7%).

Respecto de la participación parlamentaria femenina, solo dos estados tenían, en su Parlamento unicameral o su Cámara Baja, una tasa de 50% o más, destacando Rwanda (1°, 61,3%), Senegal (7°, 42,7%), Sudáfrica (9°, 42%), Namibia (12°, 41,3%), Mozambique (13°, 39,6%), Etiopía (17°, 38,8%) y Angola (19°, 38,2%).

¿Dónde se ubica Chile en estos rankings? En el primero, aparece en el puesto 22°, con un 34,8% de ministerios a cargo de mujeres, en tanto que en el segundo figura en el lugar 128°, con un débil 15,8%. ¿Cuál es la media mundial? En el caso de los ministerios, la tasa de participación femenina es 18,3%, mientras que en el ámbito parlamentario es 23,3%.

Una medición más permite profundizar en el tema de la (des)igualdad genérica en África y Chile. Según el Índice de Brecha de Genero de 2018, el cual es publicado por el Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), tres países africanos se ubican entre los 20 primeros del listado. Se trata de Rwanda (6°), Namibia (10°) y Sudáfrica (19°). A ellos se deben agregar Burundi (31°), Uganda (43°), Zimbabwe (47°) y Mozambique (49°), quienes integran el selecto grupo de los 50 mejores del mundo.

Por ítem, dado que el índice del WEF involucra a cuatro variables, siguen llegando buenas noticias provenientes de África. Es así que en «participación económica y oportunidad» destacan Benín (4°), Burundi (5°), Guinea (7°), Camerún (8°), Namibia (12°), Botswana (13°), Ghana (25°), Rwanda (30°), Kenya (37°), Zimbabwe (40°), Liberia (41°) y Madagascar (48°), mientras que en «logros educacionales» resaltan Botswana, Lesotho -los cuales comparten el primer lugar con otros 24 estados del mundo- y Namibia (42°). A su vez, en «salud y supervivencia», Angola, Botswana, Eswatini, Kenya, Lesotho, Malawi, Mauricio, Mozambique, Namibia, Sudáfrica, Uganda y Zimbabwe se ubican en el grupo de 40 países que se posicionan en la primera plaza a nivel mundial. Por último, en «empoderamiento político», África vuelve a sobresalir, ya que Rwanda (4°), Sudáfrica (17°) y Namibia (20°) están entre los 20 primeros, en tanto que Mozambique (26°), Senegal (30°), Uganda (32°), Burundi (40°), Tanzania (43°) y Liberia (47°) aparecen en el segmento de los 50 mejores.

¿Qué ocurre con Chile en el índice del Foro Económico Mundial? A nivel general, ocupa el casillero número 54, es decir, es superado por siete estados africanos. En lo particular, Chile tiene sus mejores resultados en «empoderamiento político» y «logros educacionales», ubicándose en los puestos 31° y 37°, respectivamente. Algo más atrás aparece en «salud y supervivencia» (59°) y, en algo preocupante, queda bastante lejos en «participación económica y oportunidad», donde se queda con el lugar 120°.

En resumen, lo que ocurre con Etiopía, Rwanda y otros países de África amerita mayor difusión, pues dichos estados, al igual que Chile y la mayoría de los países del mundo, están en plena lucha por la igualdad genérica. Además, uno de los temas principales de debate ha sido, justamente, la participación de las mujeres en diversos ámbitos como la política, el mercado laboral y la educación. Por eso, genera tristeza que, nuevamente, se le entregue poca visibilidad a lo que pasa con los estados africanos, en particular, y con África, en general. Hace unos días, la prensa chilena no tuvo problemas en informar sobre un accidente ferroviario en un país de dicho continente, pero ahora, que es momento de mostrar hechos esperanzadores y positivos (índices o cifras que posicionan a ciertos países de África entre los mejores del mundo y superando a Chile), ya no hay tanta cobertura.

Como siempre, África termina siendo un continente del cual llegan pocas buenas noticias y muchas de las malas. Y, aunque muchos no lo crean, de las primeras hay muchas, solo que parecen ser invisibles en el lejano Chile.

Comentarios (0)

La relación Marruecos-Argelia, ¿hacia una nueva dirección?

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

La relación Marruecos-Argelia, ¿hacia una nueva dirección?

Fecha 7/11/2018 por Raimundo Gregoire Delaunoy

A propósito del 43er aniversario de la Marche Verde, el rey Mohammed VI realizó su tradicional discurso, aunque, a diferencia de otras ocasiones, tuvo un mensaje directo y conciliador para la vecina Argelia. ¿Será que ambos estados finalmente logren destrabar un conflicto que no solo los afecta a ellos, sino que a todo el Magreb?

Raimundo Gregoire Delaunoy | 7 de noviembre de 2018

Hace 45 años, España dejó el Sahara y con eso se inició un problema que hasta hoy no tiene solución. Si bien la paz se ha establecido y no se han registrado enfrentamientos armados en más de dos décadas, el tema sigue siendo un gran dolor de cabeza para los directos implicados (Marruecos y Argelia), el Magreb –especialmente para la integración magrebí- y los refugiados.

En los últimos años, la situación no ha variado mucho. Se cambió al enviado especial de la ONU, se superaron algunas polémicas (como la decisión marroquí de expulsar al personal de la Minurso, para luego permitir su regreso) e incluso se intentó llevar el conflicto del Sahara al seno de la Unión Africana (asunto que no prosperó), pero, en su esencia, el problema sigue existiendo y, peor aún, mantiene el statu quo que lo ha caracterizado por largo tiempo.

Sin embargo, algunos hechos permiten tener una luz de esperanza respecto de una posible solución o, como mínimo, un eventual acercamiento que pueda generar las bases de un futuro y fructífero diálogo.

El discurso del rey Mohammed VI

En su habitual discurso del 6 de noviembre, el monarca marroquí recordó la gesta de quienes, con un Corán y una bandera, lograron devolverle el Sahara (provincias del Sur para el reino marroquí) a Marruecos, pero lo llamativo no fue eso –ya es parte de la retórica existente-, sino que los guiños que realizó a Argelia y, particularmente, a Abdelaziz Bouteflika, presidente argelino.

Con frases como “las relaciones se encuentran en una situación inaceptable” o “desde mi entronización he llamado a la normalización de ellas”, Mohammed VI dejó en claro que en esta oportunidad quería ir más allá de lo usual y planteó, con hechos concretos, su postura de buscar una solución a los quebrados y débiles nexos entre Marruecos y Argelia. En este sentido, se puede destacar su gran propuesta, que es la creación de un mecanismo político conjunto de diálogo y concertación. Sobre este último, el rey mencionó que su estructura, formato y naturaleza se debe convenir entre ambas partes, agregando que Marruecos está abierto a propuestas e iniciativas que Argelia quiera sugerir en este asunto, pero también sobre la forma de mejorar las relaciones entre ambos estados.

En el plano retórico, Mohammed VI insistió en la necesidad de consolidar las relaciones –por medio de un diálogo franco y directo- sobre una base de confianza, solidaridad y buena vecindad. En esta dirección va su petición de reabrir las fronteras terrestres que ambos países tienen, las cuales fueron cerradas en 1994 y que ha generado, entre otras dificultades, la división de familias que viven en ciudades o pueblos fronterizos.

El encuentro de Génova

El alemán Horst Kohler, enviado de la ONU para el Sahara Occidental, tomó la decisión de darle un nuevo impulso al empantanado conflicto y para eso buscó retomar las negociaciones entre Marruecos y el Frente Polisario, las cuales estaban congeladas desde 2012. En este contexto, Kohler no solo consiguió el visto bueno de ambas partes, sino que también invitó a participar en el diálogo a Argelia y Mauritania, los cuales, a su vez, aceptaron participar como observadores.

Si entre el 5 y 6 de diciembre ocurrirá algo novedoso o si se repetirá la tendencia de estas negociaciones –que normalmente suelen dejar escasos o inexistentes avances en concreto- aún está por verse. Sin embargo, es necesario destacar que, a diferencia de otras instancias de diálogo desarrolladas en anteriores años, ahora habrá un contexto regional o multilateral. Básicamente, pues Kohler ha integrado, con gran habilidad, a Argelia y Mauritania en la mesa de diálogo. Y estos último son actores regionales, pues ambos, por uno u otro motivo, siempre han estado implicados en este conflicto. Por ejemplo, los acuerdos de Madrid –los cuales cedían la administración- dejaron una parte del territorio bajo tutela de Mauritania, el cual, tras los enfrentamientos armados con el Polisario, decidió no reivindicar parte del territorio legado por España. A su vez, Argelia ha sido el principal soporte –político, económico y militar- del Frente Polisario. Es de esperar, entonces, que la visión del asunto como un conflicto regional traiga positivas modificaciones.

El contexto argelino

En 2019 se llevarán a cabo las elecciones presidenciales en Argelia y, una vez más, Abdelaziz Bouteflika irá por la reelección, la cual, de ser conseguida, le otorgaría un quinto mandato. A pesar que parte de la sociedad y de los partidos políticos avalan esto, se ha ido generando una oposición que, aunque fragmentada, comienza a presionar por cambios reales y no modificaciones cosméticas. Es así que el asunto del Sahara podría ser una buena forma de demostrarle a los argelinos que el continuismo de Bouteflika no significa más de lo mismo y que Argelia puede ser un actor regional y africano de relevancia. A sabiendas de su delicado estado de salud, muchos dudan sobre sus reales capacidades, pero un avance en pos de un verdadero acercamiento con Marruecos sería bienvenido en buena parte de la sociedad argelina y en un importante sector de la política de aquel país.

Junto a esto, se pueden detectar ciertos movimientos subterráneos, al interior del gobierno argelino, que permiten concluir que podrían venir aires de cambio (aunque sean pequeños) sobre el asunto del Sahara. En paralelo, los cambios en las fuerzas armada de Argelia también podrían tener influencia, pues en caso de llegar un general pragmático, la situación podría tener un vuelco.

Y, finalmente, no debe soslayarse el sentido mensaje que envió Abdelaziz Bouteflika al rey Mohammed VI luego del dramático accidente ferroviario ocurrido hace unas semanas en las cercanías de Kenitra.

Precisiones finales

El llamado hecho por Mohammed VI no solo parece oportuno, sino que lógico. El Magreb, inserto en las lógicas regionales del Mediterráneo y el Sahel, enfrenta una serie de desafíos y conflictos que necesitan la puesta en marcha de propuestas y soluciones de tipo bilateral y multilateral. Entre otros temas, destacan la seguridad, la inmigración, la integración, las relaciones Sur-Norte del Mediterráneo, el desempleo juvenil y la lucha contra el terrorismo, el contrabando y el tráfico de drogas. Además de estos importantes asuntos, claro está, resalta el gran tema, que es el conflicto del Sahara.

Dada la situación actual, tomando en cuenta las respuestas a las propuestas generadas, resulta imprescindible que Argelia y Marruecos –las grandes potencias del Magreb y dos referentes de África- unan sus conocimientos, capacidades y esfuerzos en pos de obtener mejores soluciones a los conflictos que minan un mayor desarrollo de dichos estados y de la región magrebí. Junto a esto, el comercio intramagrebí, que representa no más de un 5%, parecer ser una buena posibilidad a la hora de pensar en decisiones que permitan generar, poco a poco, más trabajo y más ingresos en las arcas estatales.

Además, el Magreb tiene la obligación de retomar la senda de la integración, la cual tuvo como punto culmine la creación de la Unión del Magreb Árabe, pero que desde aquel lejano entonces –su fundación fue en 1989- solo ha sabido de fracasos y fantasmas. Un Magreb unido y potente se encontraría en mejores condiciones a la hora de negociar con su vecino del norte (Unión Europea) y podría soñar con un desarrollo de toda la región. Si el gasoducto Maghreb-Europe se ha desarrollado en paralelo al congelamiento diplomático entre Marruecos y Argelia, ¿por qué no pensar que dicho modelo de cooperación energética pueda ser aplicado en toda la relación entre ambos países?

Es así que el conflicto del Sahara debe ser mirado con objetividad y pragmatismo. Se trata de un problema heredado de la época colonial y exacerbado por la disputa existente en la Guerra Fría. Por lo mismo, no es un conflicto propio del siglo 21 y su solución es obligatoria. Respecto de esto último, quizás sea momento de asumir que, hoy, es inviable la creación de un nuevo estado magrebí y que es igual de complicado realizar un referéndum de autodeterminación –, principalmente, por las dificultades que siempre han existido a la hora de establecer el universo de votantes y de definir quiénes son saharauis-, razones que hacen necesario reglar el asunto basándose en la propuesta marroquí, pero con nuevas ideas que puedan aportar Argelia, Mauritania, la Organización de Naciones Unidas u otros implicados como la Unión Africana y la Unión Europea. En pocas palabras, se trata que los estados involucrados sean capaces de ceder, para así llegar, finalmente, a un acuerdo conveniente para todas las partes.

Por último, vale la pena recordar los postulados del tanzano Julius Nyerere, quien en los años sesenta y setenta planteaba que si la independencia de África derivaba en fragmentación, entonces el desarrollo del continente estaría en grave peligro. Por lo mismo, Nyerere sugería, con una cuota de pragmatismo político, que se debía apostar por los organismos de integración regional. Y a esto último debe apostar el Magreb. Las riquezas naturales abundan -petróleo, gas, fosfato, frutas, verduras, pesca, un mercado de casi 100 millones de personas y energía solar, entre otros-, pero falta la voluntad política para que el sueño del gran Magreb se cumpla. Y mientras se busque una solución al conflicto del Sahara, los gobiernos magrebíes debiesen avanzar en otros aspectos de la integración, como la infraestructura, el intercambio académico-cultural, la cooperación en turismo, el establecimiento de posturas comunes en los foros multilaterales, la unión de fuerzas en temas como la inmigración y el terrorismo y, uno de los más importantes, la libre circulación de personas y bienes.

Raimundo Gregoire Delaunoy
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl
@Ratopado

Comentarios (0)

30ma Sesión Ordinaria de la Asamblea de la UA: interesantes proyectos y proceso olvidados

Etiquetas: , , , , ,

30ma Sesión Ordinaria de la Asamblea de la UA: interesantes proyectos y proceso olvidados

Fecha 2/02/2018 por Raimundo Gregoire Delaunoy

Este importante encuentro, realizado entre el 22 y 29 de enero, en Addis Abeba, Etiopía, dejó una serie de positivas iniciativas, pero también puso en un costado temas de gran importancia que actualmente azotan a ciertas regiones de África.

Raimundo Gregoire Delaunoy | 31 de enero de 2018

(Fuente: Comisión de la Unión Africana)

Al inicio de esta cumbre, algunos de los grandes temas eran la inmigración, los conflictos político-sociales, la reforma del organismo panafricano, el espionaje chino, la creación de un mercado único y la puesta en marcha de un espacio aéreo común. Una vez finalizada este encuentro interafricano, el balance es esperanzador, pero, al mismo tiempo, deja algunas dudas.

En concreto, se deben celebrar algunos anuncios claves, como el establecimiento de un Mercado de Transporte Aéreo Africano –al cual adhirieron, de inmediato, 23 estados de África-, los avances en pos de la generación de un Área Continental de Libre Comercio –que volverá a ser analizada en marzo próximo- y la adopción de un protocolo para el tratado que establecerá la Comunidad Económica Africana en relación a la libre circulación de personas. También, son importantes la ampliación de diez a 15 miembros en el Comité de Ministros de Finanzas –basado en principios de distribución equitativa por geografía y con sistema rotativo-, el refuerzo del Grupo de Contacto sobre Libia y los progresos en el proceso de estudio de la reforma de la Unión Africana.

¿Algo más? Sí, pues hubo buenas noticias en temas como cambio climático, igualdad de género, lucha contra la desnutrición –con ambiciosas metas de cara a 2025, apostando a tener cifras menores a 10% en tópicos como malnutrición o hambruna- y la Nueva Asociación para el Desarrollo de África (NEPAD).

Sin embargo, quizás las principales espinas tengan que ver con dos temas fundamentales. El primero, sobre los conflictos que se están viviendo en África, ya que se mencionó lo ocurrido en Libia y en Sudán del Sur, pero no hubo grandes avances en las situaciones de países como República Democrática del Congo, Egipto, Etiopía o Nigeria, por dar algunos  casos. Lo mismo sobre la inmigración, pues se extrañó algún paso adelante en términos concretos con, por ejemplo, anuncio de nuevas medidas o de novedosos proyectos a seguir analizando en próximas reuniones. El segundo, sobre la discusión relativa al financiamiento de la Unión Africana –que depende, esencialmente, de la Unión Africana-, dado que el actual sistema choca con las aspiraciones de tener un organismo de integración continental libre de las presiones de otras regiones u poderes. Es así que la propuesta de Paul Kagame (impuesto de un 0,2% a las importaciones, la cual ha sido puesta en marcha por 22 de los 54 estados africanos) pudo haber sido contrapuesta con fuerzas con aquellas que busque recaudar impuestos a través de las trasnacionales y, especialmente, aquellas de origen extranjero. Es un debate ideológico, pero que tiene que ser relevante al momento de pensar en un organismo de integración que en sus orígenes buscaba la independencia. Los tiempos han cambiado y lo urgente es contar con los recursos económicos, pero quizás haya que ver otras opciones.

Finalmente, se echó de menos un mayor debate sobre lo acontecido con el espionaje chino. Según una investigación del diario francés Le Monde, China habría espiado a la Unión Africana al menos durante el período 2012-2017, lo cual debe ser investigado a fondo. El asunto es llamativo, dado que, entre otras cosas, China fue el principal soporte económico para la nueva sede de la Unión Africana, ubicada en la capital etíope.

Por último, y pensando en el futuro, es urgente que la Unión Africana siga avanzando, con profundidad, en la elaboración de bloques de integración que logren mejorar sus velocidades. Los distintos organismos integracionistas aún no logran calzar del todo entre sí y eso genera que las grandes decisiones del continente deban adoptarse a nivel de la UA y no a través de los votos de los bloques de integración. Esto último es fundamental, pues las votaciones entre 12, 13 ó 14 unidades son más fáciles que aquellas que cuentan con el voto de los 54 estados africanos.

Mientras, África debe seguir mirando con esperanzas su futuro. El solo hecho de no contar con Robert Mugabe en la última cumbre fue algo positivo. Empero, aún quedan muchos dictadores o gobernantes autoritarios en África. Y eso es algo que debe mejorar. Se avanzó mucho en comparación a décadas previas, pero es algo que, junto a la corrupción, puede estar incluido en la lista de las fallas africanas que han impedido un mayor y mejor desarrollo en la calidad de vida del continente.

 

Raimundo Gregoire Delaunoy
@Ratopado
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl

Comentarios (0)

Los desafíos del Covid-19

En diciembre de 2019 comenzaba uno de los momentos más complicados del siglo XXI. Mientras el mundo seguía con su cotidianeidad, China se esforzaba para ocultar el avance de una nueva gripe, pero que, a diferencia de otras, parecía ser demasiado contagiosa y letal.

[…] Seguir leyendo

Encuestas

La integración político-social africana es:

View Results

Cargando ... Cargando ...

Podcast