Archivo de etiquetas | "Mohammed VI"

Acerca de la ruptura diplomática entre Argelia y Marruecos

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , ,

Acerca de la ruptura diplomática entre Argelia y Marruecos

Fecha 3/09/2021 por Raimundo Gregoire Delaunoy

Desde su llegada a la presidencia, Abdelmadjid Tebboune ha empezado a generar movimientos en la dormida diplomacia del estado argelino. Sobre esto último, el mandatario ha dejado en claro cuál es su postura respecto de Marruecos, lo cual se consolidó con una serie de señales enviadas, por el gobierno de Argelia, durante 2020 y 2021. La última de ellas ha sido el rompimiento de las relaciones con Marruecos, razón por la cual es interesante comprender el contexto y las razones de este nuevo impasse diplomático.

Raimundo Gregoire Delaunoy | 3 de septiembre de 2021

Según el comunicado oficial del gobierno argelino, la decisión se tomó debido a una “serie de actos hostiles cometidos por el reino durante un largo tiempo”. Además, agregó que Marruecos no ha cumplido con lo establecido en el acuerdo de normalización de relaciones de 1988. Junto a lo anterior, se acusó a Marruecos de estar detrás de los incendios que recientemente afectaron a buena parte del territorio argelino. En relación con esto último, Argelia aseguró que la contraparte marroquí apoya a Rachad -asociación islamista creada en 2015- y al Movimiento para la Autodeterminación de Cabilia (MAK, por sus siglas en francés), algo que, según el gobierno argelino, va en contra de la seguridad interna de Argelia, ya que esta última considera al Rachad y al MAK como organizaciones terroristas. También se apuntó a Israel, estableciendo que Marruecos ha sido el responsable que una potencia militar extranjera se haya inmiscuido[1] en los asuntos magrebíes (“nunca, desde 1948, habíamos escuchado a miembro del gobierno israelí amenazar a un país árabe desde el territorio de un país árabe”) y mencionando el escándalo de espionaje de Pegasus. Finalmente, el comunicado oficial responsabilizó a Marruecos de bloquear la solución al conflicto del Sahara Occidental y de torpedear la integración del Magreb.

Como complemento de lo anterior, Argelia también expresó la necesidad que la solución al conflicto en Libia sea alcanzada por los libios y sin injerencia externa, lo cual se puede interpretar como un guiño contra la iniciativa marroquí de Skhirat. Además, declaró que el gobierno argelino está dispuesto a mediar en el conflicto de la Gran Represa del Renacimiento Etíope (GERD, por sus siglas en inglés), aunque esto último trajo consecuencias, ya que el gobierno etíope anunció que cerrará su embajada en Argel. Si bien hace un tiempo se había declarado que se clausurarían diversas misiones diplomáticas, por motivos presupuestarios, no deja de llamar la atención que el cierre ocurriese justo después de la intención de Argelia de mediar en el conflicto que opone a Egipto, Etiopía y Sudán.

La respuesta marroquí fue rápida, directa y sin sorpresas. Aseguró que lamentaba la decisión y, al mismo tiempo, la catalogó como “injustificada, pero esperable, dada la lógica de escalada de las últimas semanas”.  El comunicado oficial también rechazó, categóricamente, “los pretextos falaciosos, incluso absurdos, que la sustentan”, mientras que dejó en claro que “el reino de Marruecos seguirá siendo un socio creíble y leal del pueblo argelino y continuará actuando con sabiduría y responsabilidad por el desarrollo de relaciones intermagrebíes sanas y fructíferas”.

Contexto previo

Para entender mejor lo que está sucediendo, es necesario revisar los últimos movimientos diplomáticos. El 23 de agosto, Ramtane Lamamra, ministro de Asuntos Exteriores, realizó una visita de trabajo a Túnez, donde se reunió con el presidente de aquel país, Kais Saied, y con su homólogo tunecino, Othman Jerandi. Previamente, Lamamra se había desplazado a Túnez el 27 de julio y el 2 de agosto. En ambos casos, expresó la preocupación, por parte de Argelia, sobre la crisis política que terminó con el congelamiento del Parlamento y de la dimisión del primer ministro, Hicham Mechichi.  Casi en paralelo, Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, se desplazó a Túnez, donde tuvo un encuentro con el presidente de Túnez, Kais Saied. En aquella ocasión, Bourita entregó dos mensajes del rey Mohammed VI al mandatario tunecino.

El 1 de agosto, Tebboune y Saied mantuvieron una conversación telefónica -lo cual se repetiría el 23 de agosto-, mientras que Lamamra realizó un viaje por Etiopía, Sudán y Egipto a fines de julio. Durante dicho periplo, Argelia propuso conversaciones directas entre los gobiernos etíope, sudanés y egipcio.  A propósito de las relaciones con África Subsahariana, Argelia ha comenzado una etapa de recuperación del terreno perdido, especialmente en el caso de Malí. Sobre este último, otros estados (africanos y foráneos) habían tenido injerencia, pero lo que preocupó de gran manera fue la entrada de Marruecos al escenario maliense. Es así que, el 5 de abril, Abdelmadjid Tebboune recibió al ministro de Asuntos Exteriores y de la Cooperación Internacional, Zeyni Moulaye. Luego, el 11 de agosto y tras un nuevo golpe de estado que trajo como consecuencia cambios en el gobierno de Malí el mandatario argelino se reunió, nuevamente en Argel, con el nuevo ministro de Asuntos Exteriores de la Cooperación Internacional, Abdoulaye Diop. Finalmente, el 27 de agosto, Lamamra visitó Malí, donde se reunió con el presidente de transición de Malí, coronel Assimi Goita. Ya en septiembre, el mencionado Lamamra realizó un segundo periplo africano, en el cual, además de visitar Mauritania, se desplazó a Níger, República Democrática del Congo y República del Congo. A su vez, Nasser Bourita, ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, se comunicó por teléfono, el 31 de agosto, con su par mauritano, Ismail Ould Cheikh Ahmed, mientras que, el 2 de septiembre, recibió en Rabat al presidente de la Cámara de Representantes de Libia, Aguila Saleh.

Otro hito a tomar en cuenta fue la reunión, celebrada el 30 y 31 de agosto, en Argel, de los ministros de Asuntos Exteriores de los “países vecinos de Libia”. En dicha instancia participaron los representantes de Argelia, Chad, Egipto, Libia, Níger, Sudán y Túnez. La ausencia de Mauritania es lógica, ya que dicho país está directamente implicado en el conflicto libio, pero haber dejado afuera a Marruecos es otra señal, una más, de la pugna diplomática que tienen Argelia y Marruecos por la influencia en Libia.

Por último, cabe recordar que, el 17 de diciembre de 2020, Abdelmadjid Tebboune anunció -luego de una llamada telefónica con su par tunecino, Kais Saied- que visitaría Túnez. Originalmente, el mandatario argelino lo haría el 16 y 17 de marzo de 2020, pero aquel viaje se anuló por la pandemia del covid-19. Posteriormente, el 13 de julio y el 14 de septiembre, se dio a conocer que Tebboune iría a Túnez, pero aquellos anuncios nunca se concretaron. Después, en octubre de 2020, el presidente argelino se contagió con covid-19. Lo concreto es que, tras la anunciada visita de diciembre de 2020, los presidentes de Argelia y Túnez no se han reunido en persona.

Conclusiones

La tensión entre Argelia y Marruecos ha sido constante desde la década de 1970, pero con ciclos de contracción y expansión. En el impasse actual, se puede concluir que se está pasando por una etapa de expansión de las diferencias, lo cual se debe, directamente, a ciertos hechos que ocurrieron en las últimas semanas e, indirectamente, a una serie de situaciones que se han generado durante 2020 y 2021. El escándalo de espionaje de Pegasus, acusar a Marruecos de ser responsable de los incendios en Argelia, la visita a Marruecos del ministro de Asuntos Exteriores de Israel  la declaración del representante de Marruecos ante la ONU sobre Cabilia y el incidente por la estadía de Brahim Ghali en España son parte del grupo de hechos que han acontecido en el último tiempo. A su vez, el reconocimiento, por parte de Estados Unidos, de la soberanía marroquí en el Sahara Occidental, la restauración de relaciones diplomáticas entre Marruecos e Israel y la pugna por el Sahel son factores de mayor profundidad, los cuales han ido moldeando el vínculo argelino-marroquí en el último tiempo.  

Si bien lo acontecido entre ambos países no tiene una relación directa con Israel, es evidente que el establecimiento de vínculos diplomáticos entre Marruecos e Israel traería consecuencias. Como se puede ver, el gobierno argelino ha usado, a su favor, el comodín israelí, para así basar su postura en un discurso con amplio respaldo popular (“ningún gobernante israelí ha dado instrucciones desde un país árabe”). Es así que se puede concluir que lo acontecido son los “efectos colaterales” de la movida diplomática marroquí de sumar apoyo en el asunto del Sahara Occidental. Básicamente, porque para contar con el respaldo de Estados Unidos, tuvo que asumir el riesgo de normalizar los nexos con Israel. Si bien el momento elegido (en plena pandemia y, por ende, con movilidad reducida) y la histórica relación entre Marruecos y el judaísmo impidieron grandes manifestaciones, tarde o temprano habría repercusiones por el acercamiento entre Marruecos e Israel.

También es fundamental comprender que la ofensiva de Argelia llega en un momento especial. Primero, porque, en diciembre pasado, Estados Unidos reconoció la soberanía de Marruecos en el Sahara Occidental, algo que, sin el mismo tono, fue continuado por Joe Biden, nuevo presidente estadounidense. Luego, aquella decisión trajo una serie de consecuencias. Primero, a Marruecos no le gustó la postura adoptada por Alemania y España después del reconocimiento realizado por Estados Unidos. Mientras Alemania convocó al Consejo de Seguridad de la ONU, España no hizo declaraciones especiales sobre el asunto y no cambió su postura sobre el conflicto del Sahara Occidental. Esto trajo consigo problemas en las relaciones diplomáticas con Marruecos, lo cual se agravó por otros factores. En el caso de España, el lío producido por el ingreso de Brahim Ghali inflamó al máximo los vínculos hispano-marroquíes, mientras que, recientemente, un artículo publicado por Isabelle Werenfels -investigadora del SWP, un think tank alemán- también causó molestia en Marruecos. Sin embargo, muchos creen que el verdadero conflicto tiene que ver con la disputa por los límites marítimos entre España y Marruecos. Esto último, luego que, en enero de 2020, Marruecos delimitara su mar territorial en las cercanías de las islas Canarias. Al respecto, cabe mencionar que, en 2016, se descubrieron grandes yacimientos mineros -de cobalto, litio y telurio, entre otros- en el fondo marino de dicha zona. Estos minerales representarían cerca del 10% mundial y por eso habrían generado tanto interés en Alemania y España. ¿Por qué Alemania? Básicamente, pues los necesitaría para fabricar las baterías de los autos de lujo que actualmente produce. Este sería, entonces, el principal motivo de la disputa de estos países con Marruecos. Dejando a un lado esto, es evidente que Argelia tomó noto de lo que estaba ocurriendo y aprovechó esta “pérdida de sintonía” de Marruecos con España y Alemania, para así avanzar y romper las relaciones diplomáticas con Marruecos. De todas maneras, la estrategia quizás no entregue los resultados esperados por la diplomacia argelina, pues Marruecos y España anunciaron el fin de las hostilidades y han iniciado un proceso de acercamiento.

La situación interna de Argelia es otro elemento a tomar en cuenta. El movimiento Hirak lleva más de un año y medio protestando, a lo cual se suma la pandemia del covid-19, las históricas confrontaciones con ciertos grupos o regiones, el estancamiento económico y la cuestionada institucionalidad democrática del país. Estos factores han generado un contexto de fragilidad para el gobierno de Tebboune, el cual sigue contando con el apoyo de los militares, pero no tiene un gran respaldo popular. En este punto, hay que decir que no se trata del caso específico del actual presidente, sino que hay un rechazo colectivo al sistema imperante. Una demostración de aquello fue la bajísima tasa de participación (23,02%) en las últimas elecciones legislativas. Así, con tantos frentes con los cuales lidiar, la carta nacionalista siempre viene bien. Además, el gobierno argelino aprovechó los incendios provocados en el norte del país y, particularmente, en Cabilia, para generar enemigos. Tras apuntar a Rachad, movimiento islamista, y al MAK, el gobierno argelino también acusó a Marruecos e Israel de estar detrás de los siniestros ocurridos. En este contexto, la guinda de la torta fue romper los vínculos con Marruecos, acusándolo de atentar contra la seguridad interna y los intereses de la nación.

En paralelo, no se debe olvidar que Argelia está intentando recuperar el terreno perdido, a nivel diplomático, durante la parte final de la era de Abdelaziz Bouteflika. Sobre esto último, los notables avances de Marruecos en África -específicamente en el asunto del Sahara Occidental- y la irrupción de otros países (Ejemplos: Emiratos Árabes Unidos y Turquía) en el Magreb y el Sahel (zona de alto interés geopolítico para Argelia), provocaron cambios en la diplomacia argelina. Por eso, la ruptura de las relaciones con Marruecos obedece a la necesidad, por parte de Argelia, de buscar o, más bien, de definir aliados y rivales en África. Ante la apertura de diversos consulados en el Sahara Occidental y debido a los progresos de Marruecos en sus vínculos con estados que históricamente han estado a favor del Polisario o de Argelia (Ejemplos: Rwanda, Etiopía y Nigeria), Abdelmadjid Tebboune sabe que su país se encuentra en una posición desfavorable. En resumen, Argelia tiene como gran objetivo recuperar el terreno perdido en África, en general, pero, particularmente, en el Sahel. A eso, suma la imperiosa necesidad de indagar en nuevos campos de batalla diplomática, como el Mediterráneo y el Cuerno de África. Una demostración de aquello ha sido la propuesta de mediación en el conflicto del Gerd, aunque, por ahora, sin la respuesta deseada por el gobierno argelino.

Si bien parece poco probable un conflicto armado, habrá que poner atención a una eventual escalada, la cual podría plasmarse con una disputa diplomática más abierta y más agresiva, especialmente en África. Esto podría agravarse en algunos años más, específicamente en 2023, cuando Francia, supuestamente, habrá terminado el proceso de retiro de todas sus tropas del Sahel. En paralelo, el Cuerno de África podría ser otro frente de batalla diplomática entre Argelia y Marruecos, a lo cual habrá que sumar, eventualmente, el espacio Mediterráneo. Los vínculos con los países del Golfo Arábigo y la política africana de Israel -la cual cuenta con el apoyo de Marruecos- también debiesen moldear la relación argelino-marroquí y podrían ser un foco de tensión. Otra región donde ha existido un choque entre ambas partes es América Latina, pero su relevancia es menor en comparación con el escenario africano. De todas maneras, es probable que la disputa diplomática entre Argelia y Marruecos también se intensifique en América Latina, aunque, a diferencia de África, la confrontación depende, casi exclusivamente, de los cambios de gobierno que ocurren en la región y no de otros factores.

La situación de Libia merece un párrafo aparte, ya que aquí se está desarrollando una pugna diplomática entre Argelia y Marruecos. Este último ha tenido un activo rol, el cual, además, ha sido bastante positivo. De hecho, la iniciativa de Skhirat ha dado frutos y, como demostración, en la última reunión llevada a cabo en Marruecos ambas facciones libias firmaron un acuerdo para realizar elecciones presidenciales a fines de año. La importancia de la mediación marroquí adquiere un valor aún más grande si se toma en consideración que la Cumbre de Berlín no logró grandes resultados. Esto último ha sido, sin dudas, un triunfo de la diplomacia marroquí y una derrota para Argelia y Alemania.

Acerca de quién gana o pierde en esta ocasión, ninguno verá afectado sus grandes intereses, pero igual habrá algunas leves pérdidas. A nivel comercial, los intercambios intermagrebíes son escuálidos y casi insignificantes, mientras que la integración magrebí está estancada hace décadas. A nivel diplomático, las dudas deberían estar puestas en la postura que podría tomar Alemania, pues ha tenido un comportamiento algo proclive hacia Argelia. Sin embargo, Marruecos puede contar con la excelente relación con el Reino Unido y Francia, a lo cual suma el apoyo de Estados Unidos y la obligatoria complementariedad con España, país con el cual ya se produjo un descongelamiento. Ambos se necesitan y, al menos en esta ronda, ha primado la cordura diplomática. Donde sí habrá un perdedor será en el asunto de los recursos, pero solo si se confirma, finalmente, que Argelia dejará de transportar gas (hacia España) por medio del gasoducto Maghreb-Europe. Si se cumple lo que se ha estado informando (que Argelia dirigirá todos sus envíos de gas a España por medio del gasoducto Medgaz), entonces Marruecos habrá sufrido una derrota en el campo de los recursos energéticos (afectaría, principalmente, a dos plantas energéticas ubicadas en el norte del país, que representan el 12% de la electricidad consumida) y, por ende, en sus arcas (aunque no superaría el 1% del presupuesto anual). Empero, aunque los efectos serán relevantes, en el mediano y largo plazo podrían ser absorbidos por Marruecos, especialmente por las exploraciones de gas que ya se están desarrollando, la opción de invertir en infraestructura para el gas licuado y porque se está apostando a la construcción del gasoducto de África Occidental, que conectará a Nigeria con Marruecos y, desde este último, pasará gas hacia España y Europa. También, la medida de desechar al gasoducto Maghreb-Europe choca con las capacidades de uno y otro gasoducto. Mientras Maghreb Europe tiene una capacidad de pasar 13.000 millones de metros cúbicos (m3) por año, Medgaz posee una capacidad de 8.000 millones de m3 anuales y, aunque a finales de 2021 sería aumentada, solo llegaría a 10.000 millones por año.  Otro dato a tomar en cuenta es que España y Portugal, pero principalmente el primero, se podrían ver perjudicados por la decisión de no transportar gas a través del gasoducto Maghreb-Europe, lo cual deja en claro que no es un asunto bilateral, sino que, como mínimo, entre tres partes (Argelia, España y Marruecos). Finalmente, si bien Marruecos podría perder una parte de su consumo interno de gas, que no sería superior al 10%, esto también traería como consecuencia una baja en los ingresos, por venta de gas, para Argelia. En resumen, la opción de desechar al gasoducto Maghreb Europe puede parecer un “buen castigo” para Marruecos, pero también significaría un perjuicio para Argelia. Por ende, es probable que esta medida no se concrete ahora, pero, en el mediano o largo plazo, dependiendo de la capacidad de Medgaz, podría ser un foco de tensión. Esto último va en línea con la decisión de Mohammed VI de poner énfasis en la construcción del gasoducto Nigeria-Marruecos.

Al momento de analizar la relación entre Argelia y Marruecos, se debe tomar en cuenta que ambos estados tienen un historial de disputas y el vínculo tiene una densidad que va más allá del conflicto del Sahara Occidental. Desde la independencia de ambos países, la relación se ha basado en aspectos como disputas ideológicas, lucha por los recursos, influencia en África, problemas limítrofes y modelos de desarrollo muy diferentes e, incluso, escasamente complementarios. Así las cosas, la ruptura de los nexos diplomáticos es algo a tener en consideración, pero tampoco adquiere la relevancia que tendría en otro contexto o, más bien, en otro historial entre ambas partes. La relación argelino-marroquí ha estado marcada por la irregularidad, con momentos de expansión y contracción, pero siempre dentro de ciertos márgenes. Por eso, no existen argumentos, hoy, para pensar que en el corto y mediano plazo pueda cambiar la tendencia histórica del vínculo. Eso sí, será interesante ver cómo se desarrolla esta pugna en el Magreb post-2011, ya que Libia solía jugar un importante rol en el Magreb (y el Sahel), pero ahora, con su precaria situación interna, la influencia libia es casi inexistente. Habrá que ver quién toma ese vacío de poder y, en el mediano o largo plazo, será motivo de análisis la postura que pueda apostar la Libia post-Ghaddafi.

La situación actual disminuye las probabilidades de conseguir una solución al conflicto del Sahara Occidental y lo esperable es que las posturas se alejen aún más. En este sentido, lo lógico sería que se continúe con la tendencia de las declaraciones cruzadas, las cuales han adquirido un mayor protagonismo en las últimas semanas. Al respecto, no se debe olvidar que las relaciones entre Argelia y Marruecos han pasado por momentos álgidos (1963, 1976 y 1994, entre otros), pero desde 1988 no se había consolidado la ruptura de los vínculos diplomáticos. Desde esta perspectiva, no se debe caer en un alarmismo exagerado, pero tampoco se le debe bajar el perfil a un hecho que, más allá de su real impacto, refleja el fracaso de la Unión Africana, la ONU, la Unión del Magreb Árabe y, por supuesto, de Argelia, Marruecos y el Polisario. 


[1] Esto, por las declaraciones realizadas, el 11 de agosto de 2021, por el ministro israelí de Asuntos Exteriores, Yair Lapid, quien durante su visita a Marruecos expresó que le preocupaba el rol regional de Argelia, que, como nunca antes, está muy cerca de Irán y que lidera campaña contra la admisión de Israel como miembro observador de la Unión Africana”.

Comentarios (0)

Acerca de un eventual acercamiento entre Marruecos e Israel

Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Acerca de un eventual acercamiento entre Marruecos e Israel

Fecha 30/09/2020 por Raimundo Gregoire Delaunoy

Apoyado por el gobierno de Donald Trump, el estado israelí ha conseguido establecer relaciones diplomáticas con Emiratos Árabes Unidos (agosto de 2020) y Bahrein (septiembre de 2020), dos países miembros del Consejo de Cooperación del Golfo (GCC) y aliados de Arabia Saudita en la Península Arábiga. Tras estos avances, se ha rumoreado con cuáles podrían ser los siguientes  estados “árabes” o “musulmanes” en generar vínculos oficiales con Israel y, en este sentido, Marruecos ha aparecido en algunos artículos, columnas de opinión y análisis. ¿Será posible esto?

Raimundo Gregoire Delaunoy | 30 de septiembre de 2020

Antes de responder la pregunta, es necesario revisar la historia de los nexos entre Marruecos e Israel, los cuales, vale la pena recordarlo, no son oficiales (no hay relaciones diplomáticas establecidas), ni tampoco tienen una gran profundidad.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el sultán Mohammed V enfrentó a las potencias dominantes y desafió al nazismo. En aquel entonces, el líder marroquí declaró, ante estupefactos periodistas:

“No apruebo, para nada, las nuevas leyes anti-judíos y rechazo asociarme a una medida que desapruebo. Les informo que, como en el pasado, los israelíes seguirán bajo mi protección”.

Aquellas palabras eran un reflejo de la permanente postura, de Mohammed V, de no solo oponerse a leyes que menoscabaran los derechos de los judíos, sino que también de defenderlos e incluso negarse a darle una lista de ciudadanos marroquíes judíos al mariscal Philippe Petain (régimen de Vichy). Durante la década de 1940, el sultán expresaría su rechazo a medidas sectarias o discriminatorias:

“Acá no hay judíos. Solo hay marroquíes”.

La historia es aún más antigua, ya que, la presencia judía en el norte de África se remonta a más de 2.000 años. Sin embargo, tras la expulsión de judíos desde España, importantes asentamientos se registraron en el Magreb. En Marruecos, se estima que la colonia judía llegó a tener cerca de 300.000 integrantes y que, en las cercanías de la independencia marroquí, en 1956, el total había bajado, pero seguía siendo bastante importante (280.000 habitantes). Con el paso de las décadas y ante los diversos sucesos geopolíticos de la región y el mundo- fin de la Segunda Guerra Mundial, creación del estado de Israel y Guerra de los Siete Días, entre otros- la población judía emigró de Marruecos y se asentó en Israel, pero también en Francia, Estados Unidos y Canadá. Actualmente, la comunidad de judíos sigue presente en Marruecos, pero con una pequeña representación de unas 2.500 o 3.000 personas, aproximadamente (la colonia judía más numerosa en los países del “mundo árabe”).

Entre otros reconocimientos, el matrimonio judío es oficial en Marruecos, el rey Mohammed VI pidió que la Shoah (“Holocausto”) sea parte de los textos escolares y existen 54 sinagogas en todo el territorio marroquí. Mohammed VI, actual rey, ha fomentado el diálogo entre civilizaciones y religiones, lo cual ha quedado de manifiesto con diferentes medidas adoptadas por el monarca. En 2020, se inauguró la nueva Beyt Dakira (“Casa de la Memoria”), que es una prueba viva del patrimonio cultural judío en Marruecos y, específicamente, en Essaouira. Además, Mohammed VI anunció, en 2019, la construcción de un Museo de la Cultura Judía en Fez y ha restaurado sinagogas, cementerios y antiguos barrios judíos. Estos proyectos se deben sumar a otros desarrollados antes de la llegada al trono del actual monarca. De hecho, su padre, Hassan II, inauguró, en 1997, el Museo del Judaísmo Marroquí de Casablanca. Cabe mencionar que estos proyectos (museos) son inéditos en el “mundo árabe”. Por último, no se debe olvidar que André Azoulay, consejero real de Hassan II y Mohammed VI es parte de la comunidad judía marroquí.

¿Un acercamiento imposible?

Mirando hacia atrás, lo más cercano a un acercamiento entre Marruecos e Israel fue el acuerdo de intercambiar oficinas de enlace, iniciativa que se llevó a cabo entre 1994 y 2000 (con una sede marroquí en Jerusalén y otra israelí en Rabat). Con el inicio de la Segunda Intifada, el recientemente entronizado Mohammed VI congeló dicho acercamiento, que, en realidad, era un legado de su padre, Hassan II.

A pesar de lo expresado en el párrafo anterior y de los vínculos históricos mencionados previamente, parece ser improbable que Marruecos establezca relaciones diplomáticas con Israel. Al respecto, hay varios motivos que explicarían la postura marroquí sobre este asunto.

Primero, el rey Mohammed VI ha optado por una política estatal de permanente apoyo a Palestina y, particularmente, hacia la población palestina. De hecho, Marruecos es uno de los países que más apoya a Palestina y, como demostración de aquello, rechazó, oficialmente, el “acuerdo del siglo” propuesto por Donald Trump en 2020. Además, la causa palestina es muy popular entre la población marroquí y, en una época de demandas sociales en el Magreb -incluyendo a Marruecos-, un eventual acercamiento con Israel sería muy mal visto y, seguramente, generaría protestas masivas en las calles de las grandes ciudades marroquíes.  Por último, si bien es el monarca quien tiene la palabra final en este tipo de asuntos, es importante recordar que el Partido por la Justicia y el Desarrollo (PJD, islamista) tiene a su cargo el actual gobierno marroquí y su postura, respecto de Palestina, es de total rechazo a Israel.

Luego, desde un punto de vista estrictamente diplomático, Marruecos y Palestina han compartido reconocimientos mutuos. Mientras la monarquía marroquí defiende el derecho a tener un estado palestino, la Autoridad Nacional Palestina (ANP) apoya la integridad territorial de Marruecos. Por ende, ya en términos más conceptuales, el nexo entre las dos partes se convierte en una relación de tipo “win-win”, lo cual permite concluir que sería poco probable mover piezas que generen un desajuste en el vínculo y en los intereses de los dos estados involucrados.

Relacionado con lo anterior, no se debe olvidar que Marruecos enfrenta, en términos diplomáticos, a Argelia y al Polisario. Esto último, por el siempre complejo conflicto del Sahara Occidental. En este contexto, cabe consignar que la diplomacia marroquí ha obtenido grandes éxitos en las últimas décadas -apoyo de diversos países, disminución de la cantidad de estados que reconocen a la autodenominada República Árabe Saharawi Democrática, consolidación del proyecto de autonomía como una vía razonable y regreso a la Unión Africana, entre otros- y siempre se han movido con mucha prudencia en su política exterior. Es así que establecer relaciones diplomáticas con Israel sería un paso hacia atrás en su política exterior respecto del asunto del Sahara. Básicamente, porque Argelia y el Polisario usarían un eventual acercamiento (entre Marruecos e Israel) para demostrar que Marruecos no busca soluciones pacíficas y que avala a estados que realizan ocupación de territorios. En consecuencia, parece imposible que el rey Mohammed VI tome la decisión de generar vínculos diplomáticos con Israel.

Sobre este mismo punto, se ha comentado que a Marruecos le convendría establecer relaciones con Israel, pues así ganaría el apoyo de Estados Unidos. En este tema, cabe resaltar dos hechos. Primero, que el nexo entre Marruecos y Estados Unidos es antiguo y valorado por ambas partes. Segundo, que un eventual sustento estadounidense tampoco cambiaría mucho el panorama en el conflicto del Sahara Occidental. Si se toma en consideración al Consejo de Seguridad de la ONU, es probable que Rusia vete cualquier resolución que busque modificar el actual estado del territorio en disputa, razón por la cual el apoyo de Estados Unidos no sería tan relevante. Junto a lo anterior, Marruecos ha conseguido que su postura sea aceptada o que al menos la mayoría de los países declaren que esperan una solución al interior del marco establecido por la ONU, es decir, ha logrado que casi ningún estado apueste por algún proyecto derechamente contrario a las aspiraciones marroquíes. En paralelo, la única región donde aún debe mejorar su presencia es América Latina y ahí Estados Unidos no tiene gran influencia y menos aún con el actual presidente (Donald Trump). Resumiendo, establecer relaciones diplomáticas con Israel a cambio del apoyo de Estados Unidos en el asunto del Sahara Occidental parece ser una estrategia con la cual Marruecos ganaría poco y perdería mucho.  

Finalmente, no se debe dejar a un lado que Emiratos Árabes ya confirmó las relaciones diplomáticas con Israel y que Arabia Saudita tiene buena comunicación con la parte israelí. A eso se debe sumar el hecho que Bahrein -un permanente aliado de Arabia Saudita- también firmó el establecimiento de vínculos diplomáticos con Israel. Esto adquiere gran relevancia, pues Marruecos ha tenido tensos momentos, durante los últimos años, con Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos, razón por la cual resulta poco probable que Mohammed VI decida sumarse a una iniciativa liderada por dos estados con los cuales no tiene, actualmente, un buen vínculo a nivel diplomático.

(Fuente elaboración propia)

Comentarios finales y proyecciones

La densidad y frecuencia de las relaciones entre Marruecos e Israel no debería variar mucho, ya que la postura marroquí está muy clara. Primero, en su política exterior (apostar por el multilateralismo y las soluciones bajo el aval de la ONU) y, segundo, la diplomacia marroquí ha dejado en claro que no tiene una posición beligerante, respecto de Israel, pero que tampoco se sentará a dialogar en la medida que no cesen las colonias israelíes, que no se reconozca a Palestina como estado (con los límites previos a 1967) y que Jerusalén Este no sea establecida como capital de Palestina.

En este sentido, lo esperable es que se mantengan los vínculos “secretos” en asuntos como inteligencia, armamento o agricultura y que, eventualmente, en el futuro más lejano, se genere un acuerdo para tener vuelos directos entre Marruecos e Israel. Sobre esto último, el establecimiento de vuelos comerciales no sería contradictorio, ni tampoco una demostración de un acercamiento entre ambas partes, y mantendría la línea histórica de las relaciones entre Marruecos e Israel. La única gran diferencia es que sería una medida con menos “secretismo”, pero entendiendo que se trata más bien de un asunto de nexos históricos entre poblaciones judías viviendo en Marruecos y ciudadanos israelíes de origen marroquí. Esto último, cabe resaltarlo, es la base de la relación entre ambas partes y, por ende, más que un vínculo entre estados es uno que se lleva a cabo entre grupos específicos de la población de uno y otro país. Además, en el caso de Marruecos, no busca establecer relaciones diplomáticas con un estado (Israel), sino que reivindicar y mantener un elemento histórico (el judaísmo) de la cultura marroquí.

Respecto del comercio, no sería raro ver un aumento en los intercambios entre Marruecos e Israel, así como tampoco sería extraño que se avanzara, siempre en forma acotada y secreta, en la eventual cooperación en temas como seguridad y lucha contra la desertificación.

Finalmente, no se debe olvidar que, ad portas de la elección presidencial en Estados Unidos, Donald Trump ha volcado su política exterior hacia temas complejos como el conflicto palestino-israelí y el litigio marítimo entre Líbano e Israel. En consecuencia, queda la sensación que, por ahora, los acercamientos con Israel son parte de la campaña presidencial de Trump y no reflejan, hasta ahora, un cambio en la política exterior estadounidense sobre Medio Oriente. En este contexto, es evidente que Marruecos tomará en cuenta eso y será aún más precavido.

Raimundo Gregoire Delaunoy
@Ratopado
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl

Comentarios (0)

La relación Marruecos-Argelia, ¿hacia una nueva dirección?

Etiquetas: , , , , , , , , , ,

La relación Marruecos-Argelia, ¿hacia una nueva dirección?

Fecha 7/11/2018 por Raimundo Gregoire Delaunoy

A propósito del 43er aniversario de la Marche Verde, el rey Mohammed VI realizó su tradicional discurso, aunque, a diferencia de otras ocasiones, tuvo un mensaje directo y conciliador para la vecina Argelia. ¿Será que ambos estados finalmente logren destrabar un conflicto que no solo los afecta a ellos, sino que a todo el Magreb?

Raimundo Gregoire Delaunoy | 7 de noviembre de 2018

Hace 45 años, España dejó el Sahara y con eso se inició un problema que hasta hoy no tiene solución. Si bien la paz se ha establecido y no se han registrado enfrentamientos armados en más de dos décadas, el tema sigue siendo un gran dolor de cabeza para los directos implicados (Marruecos y Argelia), el Magreb –especialmente para la integración magrebí- y los refugiados.

En los últimos años, la situación no ha variado mucho. Se cambió al enviado especial de la ONU, se superaron algunas polémicas (como la decisión marroquí de expulsar al personal de la Minurso, para luego permitir su regreso) e incluso se intentó llevar el conflicto del Sahara al seno de la Unión Africana (asunto que no prosperó), pero, en su esencia, el problema sigue existiendo y, peor aún, mantiene el statu quo que lo ha caracterizado por largo tiempo.

Sin embargo, algunos hechos permiten tener una luz de esperanza respecto de una posible solución o, como mínimo, un eventual acercamiento que pueda generar las bases de un futuro y fructífero diálogo.

El discurso del rey Mohammed VI

En su habitual discurso del 6 de noviembre, el monarca marroquí recordó la gesta de quienes, con un Corán y una bandera, lograron devolverle el Sahara (provincias del Sur para el reino marroquí) a Marruecos, pero lo llamativo no fue eso –ya es parte de la retórica existente-, sino que los guiños que realizó a Argelia y, particularmente, a Abdelaziz Bouteflika, presidente argelino.

Con frases como “las relaciones se encuentran en una situación inaceptable” o “desde mi entronización he llamado a la normalización de ellas”, Mohammed VI dejó en claro que en esta oportunidad quería ir más allá de lo usual y planteó, con hechos concretos, su postura de buscar una solución a los quebrados y débiles nexos entre Marruecos y Argelia. En este sentido, se puede destacar su gran propuesta, que es la creación de un mecanismo político conjunto de diálogo y concertación. Sobre este último, el rey mencionó que su estructura, formato y naturaleza se debe convenir entre ambas partes, agregando que Marruecos está abierto a propuestas e iniciativas que Argelia quiera sugerir en este asunto, pero también sobre la forma de mejorar las relaciones entre ambos estados.

En el plano retórico, Mohammed VI insistió en la necesidad de consolidar las relaciones –por medio de un diálogo franco y directo- sobre una base de confianza, solidaridad y buena vecindad. En esta dirección va su petición de reabrir las fronteras terrestres que ambos países tienen, las cuales fueron cerradas en 1994 y que ha generado, entre otras dificultades, la división de familias que viven en ciudades o pueblos fronterizos.

El encuentro de Génova

El alemán Horst Kohler, enviado de la ONU para el Sahara Occidental, tomó la decisión de darle un nuevo impulso al empantanado conflicto y para eso buscó retomar las negociaciones entre Marruecos y el Frente Polisario, las cuales estaban congeladas desde 2012. En este contexto, Kohler no solo consiguió el visto bueno de ambas partes, sino que también invitó a participar en el diálogo a Argelia y Mauritania, los cuales, a su vez, aceptaron participar como observadores.

Si entre el 5 y 6 de diciembre ocurrirá algo novedoso o si se repetirá la tendencia de estas negociaciones –que normalmente suelen dejar escasos o inexistentes avances en concreto- aún está por verse. Sin embargo, es necesario destacar que, a diferencia de otras instancias de diálogo desarrolladas en anteriores años, ahora habrá un contexto regional o multilateral. Básicamente, pues Kohler ha integrado, con gran habilidad, a Argelia y Mauritania en la mesa de diálogo. Y estos último son actores regionales, pues ambos, por uno u otro motivo, siempre han estado implicados en este conflicto. Por ejemplo, los acuerdos de Madrid –los cuales cedían la administración- dejaron una parte del territorio bajo tutela de Mauritania, el cual, tras los enfrentamientos armados con el Polisario, decidió no reivindicar parte del territorio legado por España. A su vez, Argelia ha sido el principal soporte –político, económico y militar- del Frente Polisario. Es de esperar, entonces, que la visión del asunto como un conflicto regional traiga positivas modificaciones.

El contexto argelino

En 2019 se llevarán a cabo las elecciones presidenciales en Argelia y, una vez más, Abdelaziz Bouteflika irá por la reelección, la cual, de ser conseguida, le otorgaría un quinto mandato. A pesar que parte de la sociedad y de los partidos políticos avalan esto, se ha ido generando una oposición que, aunque fragmentada, comienza a presionar por cambios reales y no modificaciones cosméticas. Es así que el asunto del Sahara podría ser una buena forma de demostrarle a los argelinos que el continuismo de Bouteflika no significa más de lo mismo y que Argelia puede ser un actor regional y africano de relevancia. A sabiendas de su delicado estado de salud, muchos dudan sobre sus reales capacidades, pero un avance en pos de un verdadero acercamiento con Marruecos sería bienvenido en buena parte de la sociedad argelina y en un importante sector de la política de aquel país.

Junto a esto, se pueden detectar ciertos movimientos subterráneos, al interior del gobierno argelino, que permiten concluir que podrían venir aires de cambio (aunque sean pequeños) sobre el asunto del Sahara. En paralelo, los cambios en las fuerzas armada de Argelia también podrían tener influencia, pues en caso de llegar un general pragmático, la situación podría tener un vuelco.

Y, finalmente, no debe soslayarse el sentido mensaje que envió Abdelaziz Bouteflika al rey Mohammed VI luego del dramático accidente ferroviario ocurrido hace unas semanas en las cercanías de Kenitra.

Precisiones finales

El llamado hecho por Mohammed VI no solo parece oportuno, sino que lógico. El Magreb, inserto en las lógicas regionales del Mediterráneo y el Sahel, enfrenta una serie de desafíos y conflictos que necesitan la puesta en marcha de propuestas y soluciones de tipo bilateral y multilateral. Entre otros temas, destacan la seguridad, la inmigración, la integración, las relaciones Sur-Norte del Mediterráneo, el desempleo juvenil y la lucha contra el terrorismo, el contrabando y el tráfico de drogas. Además de estos importantes asuntos, claro está, resalta el gran tema, que es el conflicto del Sahara.

Dada la situación actual, tomando en cuenta las respuestas a las propuestas generadas, resulta imprescindible que Argelia y Marruecos –las grandes potencias del Magreb y dos referentes de África- unan sus conocimientos, capacidades y esfuerzos en pos de obtener mejores soluciones a los conflictos que minan un mayor desarrollo de dichos estados y de la región magrebí. Junto a esto, el comercio intramagrebí, que representa no más de un 5%, parecer ser una buena posibilidad a la hora de pensar en decisiones que permitan generar, poco a poco, más trabajo y más ingresos en las arcas estatales.

Además, el Magreb tiene la obligación de retomar la senda de la integración, la cual tuvo como punto culmine la creación de la Unión del Magreb Árabe, pero que desde aquel lejano entonces –su fundación fue en 1989- solo ha sabido de fracasos y fantasmas. Un Magreb unido y potente se encontraría en mejores condiciones a la hora de negociar con su vecino del norte (Unión Europea) y podría soñar con un desarrollo de toda la región. Si el gasoducto Maghreb-Europe se ha desarrollado en paralelo al congelamiento diplomático entre Marruecos y Argelia, ¿por qué no pensar que dicho modelo de cooperación energética pueda ser aplicado en toda la relación entre ambos países?

Es así que el conflicto del Sahara debe ser mirado con objetividad y pragmatismo. Se trata de un problema heredado de la época colonial y exacerbado por la disputa existente en la Guerra Fría. Por lo mismo, no es un conflicto propio del siglo 21 y su solución es obligatoria. Respecto de esto último, quizás sea momento de asumir que, hoy, es inviable la creación de un nuevo estado magrebí y que es igual de complicado realizar un referéndum de autodeterminación –, principalmente, por las dificultades que siempre han existido a la hora de establecer el universo de votantes y de definir quiénes son saharauis-, razones que hacen necesario reglar el asunto basándose en la propuesta marroquí, pero con nuevas ideas que puedan aportar Argelia, Mauritania, la Organización de Naciones Unidas u otros implicados como la Unión Africana y la Unión Europea. En pocas palabras, se trata que los estados involucrados sean capaces de ceder, para así llegar, finalmente, a un acuerdo conveniente para todas las partes.

Por último, vale la pena recordar los postulados del tanzano Julius Nyerere, quien en los años sesenta y setenta planteaba que si la independencia de África derivaba en fragmentación, entonces el desarrollo del continente estaría en grave peligro. Por lo mismo, Nyerere sugería, con una cuota de pragmatismo político, que se debía apostar por los organismos de integración regional. Y a esto último debe apostar el Magreb. Las riquezas naturales abundan -petróleo, gas, fosfato, frutas, verduras, pesca, un mercado de casi 100 millones de personas y energía solar, entre otros-, pero falta la voluntad política para que el sueño del gran Magreb se cumpla. Y mientras se busque una solución al conflicto del Sahara, los gobiernos magrebíes debiesen avanzar en otros aspectos de la integración, como la infraestructura, el intercambio académico-cultural, la cooperación en turismo, el establecimiento de posturas comunes en los foros multilaterales, la unión de fuerzas en temas como la inmigración y el terrorismo y, uno de los más importantes, la libre circulación de personas y bienes.

Raimundo Gregoire Delaunoy
raimundo.gregoire@periodismointernacional.cl
@Ratopado

Comentarios (0)

Los desafíos del Covid-19

En diciembre de 2019 comenzaba uno de los momentos más complicados del siglo XXI. Mientras el mundo seguía con su cotidianeidad, China se esforzaba para ocultar el avance de una nueva gripe, pero que, a diferencia de otras, parecía ser demasiado contagiosa y letal.

[…] Seguir leyendo

Encuestas

La integración político-social africana es:

View Results

Cargando ... Cargando ...

Podcast